Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Sala de estar decorada con terciopelo en tonos rosados

Suave, delicado y elegante. Así es el terciopelo, un material que, inevitablemente, nos recuerda a las clases altas pero que, poco a poco, se ha hecho un hueco en todo tipo de hogares. El terciopelo es una de las telas más valiosas para los diseñadores de moda y de interiores; gusta a todos por igual. Hoy te proponemos algunas ideas para que te sumes a este movimiento aterciopelado tan actual y que tu casa sea tendencia.

¿Por qué elegir el terciopelo? 

Especialmente en épocas de frío, buscamos, tanto para nuestro vestuario como en nuestra casa, telas calientes y aislantes, como la lana (además, nos gusta mucho sentir su tacto). Pero la lana puede presentar un problema: no es una tela tan elegante como otras, y tiene un acabado bastante informal. Si buscas un toque de elegancia para tu hogar y no puedes conseguirlo con la lana, entonces el terciopelo es lo que necesitas. Sedoso y cálido, se integrará bien con otros materiales, y podrás utilizarlo en diferentes estancias.

¿Cómo puedo incorporar el terciopelo en la decoración?

Las casas con accesorios de terciopelo presentan un estilo más chic y elevado; esta decoración nunca pasa de moda, y se adapta muy bien a muchas situaciones y espacios. Cinco de los elementos que mejor aceptan el terciopelo son los siguientes:

  • Cabeceros. Dan mucha personalidad al dormitorio; sin ellos, la cama podría verse demasiado vacía, así que son un complemento perfecto. Por ejemplo, un acabado en verde aguamarina, con un ligero relieve, y en capitoné es muy vistoso y elegante. Puedes utilizar otros colores.
  • Pufs. Ya no son solo asientos extra en dormitorios, ahora son elementos muy funcionales y que pueden emplearse como mesas auxiliares o mesas de centro, uniendo dos o tres pufs. Si además de terciopelo le añades flecos, serás tendencia.
  • Sillas. La elegancia inundará tu salón con las sillas de terciopelo. Incluso puedes mezclar tonos (rojos, verdes, azules) en su justa medida. La zona de la oficina de trabajo también puedes customizarla; tapiza la silla o añádele un reposapiés de terciopelo. Ideal.
  • Butacas. Tapiza con terciopelo butacas, banquetas, bancos pequeños… Incluso en el cuarto de baño podrías añadir un poco. Eso sí, cuídalo mucho y evita mojarlo para que la tela no se estropee ni coja humedad.
  • Cortinas. Un suelo de madera combina muy bien con unas cortinas de terciopelo en tonos naranja u ocre; si quieres decorar la habitación de tus hijos, puedes escogerlas en verde, un color más juvenil.

El sofá: el rey del terciopelo

El sofá es el rey del terciopelo y, a su vez, tú puedes sentirte como un auténtico rey. Siestas y buenos ratos convierten al sofá en un elemento central del salón. Añádele terciopelo para que sea como de la realeza y muestre mucho estilo. Los tonos pastel son muy adecuados para diferentes estilos, como el nórdico, el glam y, por qué no, el vintage.

¡Haz que tu casa brille con el terciopelo! No vas a poder evitar querer volver del trabajo rápido para estar rodeada de este textil que querrás acariciar todo el tiempo.