¡Regístrate ahora y consigue un vale regalo de 30€!

El verano es una época fantástica para hacer reformas: el clima acompaña, los días son más largos y, además, siempre se puede aprovechar algún día de las vacaciones para hacer esas obras sin grandes agobios. ¿Qué tipo de mejoras? Si estás pensando en una reforma integral, perfecto, tienes varios meses para llevarla a cabo. Pero esta estación es ideal para otro tipo de reformas puntuales, para aquellas que harán que tu casa sea mucho más cómoda no solo cuando aprieta el calor, también cuando lleguen los meses más fríos. ¡Te proponemos 5 ideas de reformas para mejorar tu casa!

1. Cocina y baños actualizados

Con la vorágine del trabajo, del colegio y de las mil y una obligaciones que todos tenemos, es complicado prescindir unos días de cocina y baño para afrontar obras. En verano todo es más fácil, siempre se pueden tomar platos fríos o sacar partido a esa barbacoa que tenemos en el jardín o la terraza. Además, son días de piscina, por lo que el tema de las duchas estará solucionado.

Y ya que vas a hacer reformas, cambia todo lo que sea necesario: tuberías, revestimientos, grifos y hasta electrodomésticos. En el caso de estos últimos, busca siempre modelos más eficientes. Son más caros, pero a la larga saldrás ganando. Por otra parte, como estamos pensando en el invierno, un radiador toallero no vendrá nada mal.

2. Ventanas más eficientes

¿Sabías que entre un 10 % y un 30 % de la temperatura de una casa se pierde a través de los puentes térmicos? Así es, y las ventanas son una de esas vías de escape. En verano siempre agradecemos las corrientes de aire y dejamos las ventanas abiertas, así que es un buen momento para plantearse el cambio.

Elige ventanas que te ofrezcan un buen nivel de aislamiento. Cuando llegue el frío, tu casa será mucho más cálida y la factura energética lo notará. En cambio, cuando el calor apriete, será algo más fresca. Y recuerda que unas buenas ventanas protegerán tu hogar no solo de las temperaturas exteriores, también de los ruidos.

3. Renueva el sistema de climatización para disfrutar todo el año

En caso de que tengas pensado cambiar los suelos y no te importe invertir algo más en tu hogar, aprovecha para instalar suelos radiantes. Son mas eficientes y crean ambientes mucho más agradables. Este tipo de suelos proporcionan calefacción en invierno, pero también pueden ser refrescantes, de modo que tu casa estará a la temperatura ideal durante todo el año.

No quieres gastar mucho, pero la caldera tiene ya unos años. En verano es posible estar un par de días sin agua caliente sin que ello suponga una gran molestia, así que es buen momento para cambiar la caldera por otra más eficiente. No te olvides de los radiadores, de su buen estado depende también el consumo energético.

¿No tienes aire acondicionado en casa? Aún estás a tiempo de esquivar esas noches tropicales que te impiden dormir. Y, si optas por equipos con bomba de calor, tendrás calefacción en invierno. Es otra de esas pequeñas ideas de reformas para mejorar tu casa en verano pensando en el invierno.

4. Adiós filtraciones y humedades

Las humedades no son solo un problema estético, también de salud porque favorecen la proliferación de moho y microorganismos patógenos. Si a ello sumamos que pueden acabar dañando revestimientos y hasta estructuras, es importante no dejar pasar el tiempo y evitar poner parches.

En verano la lluvia no suele hacer acto de presencia, así que no hay mejor momento para dar un repaso al tejado si la humedad tiene forma de goteras o de filtraciones. Si el origen es condensación o capilaridad, las medidas que habrá que tomar son otras, pero el buen tiempo de margen suficiente para solucionarlas y olvidarse de ellas para siempre.

5. Instala un cerramiento

Quien tiene una terraza o un porche tiene un tesoro. Son espacios que se disfrutan al máximo desde la primavera hasta el otoño. Pero en muchos casos quedan olvidados durante esos meses más fríos. Para aprovecharlos durante todo el año, ciérralos. Ganarás un espacio útil precioso para el invierno y podrás utilizarlo como zona de trabajo, de estudio o de relax.

Puedes optar por cerramientos tradicionales, pero si quieres que sea discreto, las cortinas de cristal son la mejor elección. Al no tener perfiles, pasan totalmente inadvertidas y, cuando quieras abrir el espacio, no ocupan nada porque se recogen a un lado.

Con todas estas ideas de reformas para mejorar tu casa en verano ganarás en comodidad, y no solo en estos meses más cálidos. Pero recuerda también que en esta época los profesionales tienen más trabajo, así que no conviene que tardes en tomar la decisión.