Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Mesa de café con jarrón con flores

Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te deseamos todos… ¡Cumpleaños feliz! Aunque muchos prefieren no celebrarlo por diferentes razones, otros esperan con ansias este día, considerado uno de los más especiales del año. Es importante, por tanto, planificarlo bien, sea una gran fiesta o sea una celebración íntima. En esta entrada vamos a darte diferentes ideas relacionadas con cuestiones básicas de cualquier cumpleaños. ¿Preparado?

Las preguntas más importantes sobre un cumpleaños

Hay tres aspectos que deberás tener en cuenta antes de hacer cualquier adquisición para el cumpleaños o planificar nada. Toma nota con mucha atención.

  • Presupuesto disponible. No puedes lanzarte a por un regalo, o ni siquiera pensar en ese regalo, si no tienes suficiente presupuesto para conseguirlo. Claro, esto siempre dentro de tus posibilidades o teniendo presente a la persona a la que vayas a hacerle el regalo; es decir, normalmente invertirás más en el regalo de tu mejor amigo que en el de un compañero de trabajo al que conoces desde hace poco tiempo. Cuando tengas claro tu límite presupuestario, ya puedes ir en busca de tu regalo.
  • Compartir gastos. En ocasiones especiales (como el 18 cumpleaños de un hijo, o el 80 cumpleaños de un abuelo) queremos hacer regalos a lo grande; sin embargo, en estos casos el obsequio suele ser demasiado caro y uno solo no puede permitírselo. Es entonces cuando debes plantearte compartir gastos con familiares o amigos cercanos. Todo sea por conseguir ese regalo tan especial.
  • ¿Cuáles son los gustos del cumpleañero/a? Si no conoces muy bien al cumpleañero, buscarle un regalo puede ser una tarea ciertamente ardua. Para solucionar esto, averigua información relacionada con sus aficiones. Por ejemplo, si le gusta el yoga, unas esterillas o inciensos perfumados le encantarán; si, por el contrario, es un artista y adora dibujar y pintar, un juego de acuarelas y pinceles de buena categoría serán perfectos. Todo vale atendiendo a sus gustos.

El regalo más especial a veces es el que haces con tus propias manos

En muchos casos, un regalo de cumpleaños personal, creativo, hecho con nuestras propias manos, es todo un acierto. Un clásico en este sentido es regalar un álbum con fotos personales con el cumpleañero, lo que os permitirá disfrutar juntos de esos maravillosos recuerdos. Si quieres ir más allá, olvida el álbum y regálale un libro especial, con muchas de vuestras fotos, pero, también, cartas, entradas al cine o a conciertos, fotos en la escuela, etc. Esas cartas puedes personalizarlas para la celebración siguiendo estas reglas:

  1. Piensa en momentos en los que el cumpleañero podría abrir estas cartas personalizadas. Cuando esté triste, cuando necesite un abrazo o hablar con alguien, etc. ¡Siempre estarás ahí!
  2. Escribe exactamente eso en el sobre: “Ábreme si necesitas un abrazo”, “Ábreme para sentir mi calor”.
  3. Dale algunas pautas, como que solo puede abrir una o dos cartas al mes, y no todas de repente.
  4. Escribe unas líneas relacionadas con lo que has puesto en los sobres. ¡Sé creativo!
  5. Puedes adjuntar pequeños regalos para cada carta. Chocolate, un pañuelo, unos pequeños pendientes, etc. Numéralos y numera cada carta para que coincida con su respectivo regalo.

Si no te convencen estas ideas, siempre te quedará algo incluso más personal y menos físico: ir a ver su concierto favorito, dar un paseo por vuestro pueblo de la infancia, escribirle una canción, etc.

La tarta: el dulce final de la celebración

Por supuesto, no puedes olvidarte de la tarta de cumpleaños. Después de un original tentempié servido en vasos y platos para comer de pie, llega el dulce momento. ¿Qué sería de esta celebración sin la ilusión de soplar las velas y comer, todos juntos, un pedazo de una deliciosa tarta? Es una tradición. Según cuánta gente vaya a haber en el cumpleaños, deberás optar por una tarta sencilla o una de dos pisos. Decórala con flores, macarons, glaseado de colores, etc. Si no se te da bien la repostería, siempre podrás comprarla. Dependiendo de la estación del año, la decoración o el relleno de la tarta variará: fresas para el verano, chocolate negro para el otoño… Los pasteles ligeros, con rellenos de crema fresca o frutas, suelen ser para los meses de más calor, mientras que las tartas hechas con mucho chocolate y crema son para los meses más fríos.

Ya solo queda que la persona que cumple años pida su deseo, sople, y todos brindéis por toda una vida juntos compartiendo más y más momentos con un buen champán (o con otra bebida si no puedes permitirte una tan cara). ¡Chin-chin!