entregando caja pequeña de regalo

La celebración de una jubilación nos encanta porque tiene algo de ritual. Supone marcar el antes y el después del paso a otra fase de la vida, y sin duda hay que celebrarlo. Puede que no siempre nos resulte fácil acertar con los regalos de jubilación: ya que si bien quien se jubila puede ser nuestro íntimo amigo y conocerlo en profundidad nos ayudará a dar con el regalo perfecto, también es muy común formar parte de cenas y comidas de jubilación en las que el regalo es colectivo y no conocemos tan personalmente al protagonista. Desde Westwing hemos echado mano de nuestras mejores ideas de regalos de jubilación perfectos. Toma lápiz y papel… ¡y encuentra justo el que estabas buscando!

Regalos de jubilación para los amantes de la lectura

Los amantes de los libros están de suerte en cuanto cuelgan el uniforme de trabajo. Y es que para ellos adentrarse en una etapa como esta significará, muy probablemente, hacerlo para pasar a dedicarse de lleno a su pasión: la lectura.

Recuperar el tiempo que antes no tenían para dedicar a devorar novelas infinitas desde un cómodo sillón… Un momento, ¿tienen ya con este cómodo sillón? Hamacas, mecedoras, butacones, sofás, chaise longue… Quien quiera pasarse muchas horas leyendo debe asegurar el máximo confort. Si sois muchos quienes participáis en el regalo de vuestro amigo lector, un buen sillón de lectura es la garantía de regalarle algo que se convertirá, en su rincón preferido.

No obstante, si vuestro presupuesto es menor, podéis echar mano de una gran cantidad de accesorio de lectura: lámparas de mesa, lámparas de pie, y hasta las ideas más insólitas como velas con auténtico olor a biblioteca o bandejas de bañera con atril para largos y relajantes baños acompañados de la mejor lectura junto con una buena copa de vino. ¿No envidiáis ya la nueva vida de vuestro amigo jubilado?

Regalos de jubilación para los amantes de la playa

No tener que acudir cada día a la oficina en un horario fijo, significa, para quienes sueñan a menudo con el sol y el mar, trasladar su residencia a una casa en la costa, en la que por fin van a poder disfrutar de las largas jornadas de paseos a la orilla y de los baños de sol y mar. Otros amantes de la playa aprovechan, a su vez, el momento de la jubilación para realizar todos aquellos viajes que antes no pudieron y perderse en lugares de calma paradisíaca.

Sí, sabemos que te entran las ganas de irte con ellos y hacer las maletas, pero, mientras esperas que llegue ese momento, tienes ante ti infinitas posibilidades para encontrar regalos de jubilación perfectos para tus amigos más viajeros y amantes del buen tiempo.

Tumbonas y hamacas, juegos de barbacoa, un kit para ser el más elegante de la playa (kaftán, pamela, gafas de sol y cesta de fibra vegetal) o, incluso, un billete de avión a un destino exótico de altas temperaturas… ¡Ay la felicidad que trae consigo la jubilación!

Regalos de jubilación para los amantes del vino

Educar el paladar para degustar un buen vino es, muchas veces, una cuestión de tiempo. Por lo que es común que nuestros amigos más expertos en el arte de las cata y degustación del vino sean también quienes tienen más edad.

Si ese amigo que está a punto de jubilarse es un auténtico sumiller es posible que aproveche las largas jornadas libres que tendrá tras dejar atrás su vida activa para profesionalizarse, cada vez más, en esta auténtica pasión.

Dar en este caso con el regalo de jubilación perfecto será sencillo, incluso aunque estemos ante un verdadero experto que cuenta ya con todo tipo de materiales. Y es que la cata de vino es un mundo tan amplio que estamos seguros de que siempre vas a poder encontrar el accesorio estrella que tu amigo necesita: decantadores, enfriadores y abridores eléctricos de última generación, estanterías de vino, bolsas para transportar botellas, equipos profesionales para sumillers, kits de aromas de vino, marcadores de copa, termómetro para botellas y hasta cristalería fina para degustar los mejores tragos… ¡Chin-chín!

…Y para los más clásicos

Si tu amigo es de la vieja escuela o si no tienes tanta confianza y no te apetece arriesgar a la hora de realizar ese detalle… Los regalos de jubilación más clásicos pueden ser también un buen acierto siempre que los seleccionemos en base a su elegancia, calidad y diseño.

En este sentido, las plumas estilográficas en plata, con algún pequeño grabado personalizado, los juegos de mesa en edición de lujo (como el ajedrez o los juegos de cartas), las vajillas llenas de estilo, en porcelana o en cerámica con acabados muy personales que las conviertan en un objeto especial, pueden ser una gran opción que se anticipe a los días de relax, llenos de amigos, familiares y sobremesas compartidas.

Con la dosis de observación necesaria sobre los gustos de tu amigo, conseguirás encontrar el detalle perfecto. Y es que, en regalos de jubilación, solo hay uno que está prohibido: desecha siempre la idea de regalar un reloj por elegante que resulte. Porque justamente lo que estamos celebrando es haber llegado a una época eterna, sin horarios, una que no entiende ni de prisas ni de tiempo.