Lavandas con mariposas

En Westwing somos fans de su color, de su aroma, de su apariencia silvestre y romántica, y nos gusta tanto para plantarla en el jardín como para que decore nuestra terraza o cualquier espacio de nuestra casa: desde el salón hasta el baño o incluso el interior de armarios y cajones. Y es que la lavanda es una planta que da mucho juego: podemos usarla como decoración, para aromatizar o incluso hacer con ella infusiones y cosméticos. Hoy vamos a centrarnos en cómo plantar lavanda en casa y disfrutar de su perfume y su aire informal y campestre. ¿Nos sigues en nuestra clase de jardinería exprés? 

Los beneficios de plantar la lavanda 

Plantar lavanda para decorar tu casa con macetas y ramos de esta aromática planta no solo es una buena idea a nivel decorativo, sino que también lo es a nivel de salud. ¿Cuáles son los beneficios que nos aporta?  

Una infusión de lavanda, por ejemplo, puede rebajar los niveles de estrés y ansiedad, y puede ayudar contra el insomnio. Por otro lado, también actúa contra la hipertensión y favorece el buen funcionamiento del sistema nervioso. También funciona como tratamiento antibacteriano y antivírico en caso de faringitis, laringitis o resfriados.  

Esa función antiséptica natural también la puedes utilizar en el lavado de heridas o para realizar friegas en espalda o pies, ya que ayuda contra el dolor y tiene propiedades antiinflamatorias. 

7 pasos para plantar (bien) la lavanda 

Puede que hayas pensado en disponer de un pequeño jardín de hierbas aromáticas en tu casa o puede, incluso, que tengas mucho espacio en el exterior y te hayas planteado hacer un huerto en el jardín. Sea cual sea el caso, no puede faltarte una planta de lavanda.  

¿Cuándo es mejor plantar la lavanda? Si vives en una zona de clima cálido y suave, el mejor momento será en otoño, pero si vives en una zona de clima frío, será mejor que lo hagas a principios de primavera para evitar las heladas. 

Si quieres plantar lavanda entre tus flores de jardín, debes saber que no es muy recomendable hacerlo directamente en la tierra del exterior. Lo ideal es plantarla primero en una maceta y trasplantarla cuando ya tienen varios juegos de hojas y están desarrolladas. Así que vamos a aprender cómo plantar lavanda en macetas paso a paso para que crezcan sanas y fuertes tanto si las trasplantas como si no.  

  1. Paso

    Consigue una maceta de unos 30 cm de profundidad, no necesitarás más.

  2. Paso

    La lavanda no necesita una tierra muy específica para crecer, solo que sea suelta para que el agua del riego no quede encharcada, humedezca la tierra y salga por el agujero de drenaje de la maceta y así no se pudran las raíces. Si para plantar la lavanda, haces una mezcla con perlita, humus de lombriz y turba, tu planta te lo agradecerá.

  3. Paso

    Riega la tierra y déjala reposar una noche.

  4. Paso

    Al día siguiente, siembra en la maceta tus semillas de lavanda. Entiérralas, más o menos, a 1 cm de profundidad y si vas a poner varias en una misma maceta, procura que entre ellas haya unos 3 cm de separación.

  5. Paso

    Coloca la maceta en un lugar cálido, con una temperatura de unos 20o y riégala cada mañana un poco.

  6. Paso

    Cuando las semillas germinen, entre 15 y 40 días después, lleva la maceta a algún lugar donde los brotes reciban sol directo, aunque no muy fuerte.

  7. Paso

    ¿Cuándo podrás plantar la lavanda en el exterior? Espera a que las plantas hayan crecido para cambiarlas de maceta o bien trasplantarlas a un jardín.

¿Quieres más lavandas? ¡Haz esquejes! 

Puedes reproducir tu lavanda durante todo el año si lo haces por esquejes. ¿Cuándo es mejor plantar la lavanda de este modo? En verano y otoño podrás plantar lavanda por esquejes semileñosos; en invierno, por los leñosos y en primavera, por los más tiernos.  

¿Cómo plantar lavanda por esquejes? Con un cuchillo (no con tijeras porque aplastan el tallo e impiden un buen enraizamiento del esqueje), corta unos cinco centímetros de una ramita con hojas. Si hay muchas hojas, con el mismo cuchillo córtalas hasta que queden un par de grupos de hojas como mucho porque así, el esqueje concentrará su fuerza en hacer crecer sus raíces, no en alimentar a sus hojas. 

Necesitarás una maceta de barro con sustrato nuevo y de calidad que encontrarás en tu tienda especializada en jardinería y herramientas de jardinería. Es un material que proporciona la humedad ideal para mantener el esqueje. También deberás comprar hormona de crecimiento.  

Ahora ya podrás proceder a plantar tu lavanda por esquejes. Una vez plantados, riegas un poco la maceta y la cubres con una bolsa de plástico para mantener la humedad y la temperatura adecuada. Coloca estas macetas en un lugar cálido de la casa y en uno o dos meses, ya habrán enraizado tus esquejes, y tras uno o dos meses, podrás trasplantar los esquejes de lavanda a su lugar definitivo. 

5 pasos para tener ramos de lavanda eternos 

Además de saber cómo plantar lavanda para disfrutar de tu planta tanto en tus macetas como en el jardín, seguro que te interesa cómo mantener tus ramos de lavanda perfectos durante mucho tiempo y así decorar tu casa o aromatizar armarios y cajones. Sigue estos 4 pasos y lo conseguirás muy fácilmente:  

  • Corta tus ramitas de lavanda antes de que florezcan completamente. 
  • Corta las flores justo por encima de las hojas, dejando un tallo largo. 
  • Una vez tengas las flores cortadas, átalas en un ramillete con una cuerda que impida que se muevan y pierdan pétalos. 
  • Cuélgalos boca abajo en un lugar oscuro y seco. Así, las flores se irán secando sin perder su color. 

Disfrutar de ramos de lavanda y plantar lavanda en casa no es nada difícil y, sin embargo, ya lo has visto, es muy aconsejable. Si quieres beneficiarte de todas sus propiedades y te gusta el estilo de decoración campestre y afrancesado, ¡la lavanda es tu elección!  

¡Aquí tenemos regalos perfectos para cada amante de lavanda!