Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Decoración de mesa con set de platos y tazas de estilo japonés en tonos azules

Si la comparamos con la decoración de otros estilos, como el vintage o el industrial, la decoración japonesa se sitúa en el extremo contrario: líneas finas y elegantes, minimalismo sin frialdad. La decoración japonesa refleja, en muchas ocasiones, una filosofía de vida asociada a la paz, a la tranquilidad, a evitar los excesos del día a día y reducir el estrés. Una delicia no solo para los ojos, sino también para el alma.

Si quieres integrar todas estas características en tu hogar, ten en cuenta la información que te ofrecemos en esta entrada. Hablaremos un poco de la filosofía Wabi Sabi, tan determinante en este estilo, de cuáles son los materiales más auténticos para reproducir la decoración japonesa, y de cuáles son los muebles que mejor se ajustan a ella. También te contaremos un poco sobre los jardines a la japonesa.

Menos es más.

Ludwig Mies van der Rohe

Decoración japonesa según la filosofía Wabi Sabi

Verás que para aplicar la decoración japonesa no es suficiente con colocar pequeños Budha (algo muy típico) o cuadros con caligrafías japonesas ininteligibles en las paredes. Es un proceso que va más allá de todo esto, que podría considerarse, simplemente, banal. Para entenderlo, debes profundizar más y entender la filosofía de vida subyacente.

En origen, los términos “wabi” y “sabi” tenían significados con una connotación ligeramente negativa: “wabi” significaba “triste”, y “sabi” era “viejo” o “fallecido”. Sin embargo, las palabras evolucionan con el tiempo y adquieren nuevos significados. En este caso, la combinación de ambos conceptos ha superado sus valores más negativos para, en un modo poético, asociarse a la belleza. Wabi Sabi implica reconocer que la belleza de las cosas no tiene por qué ser siempre perfecta; los objetos no son solo decorativos, tienen alma e invitan a ser disfrutados por sus dueños. Esta visión está muy relacionada con el budismo, y es muy habitual en las ceremonias japonesas del té.

En definitiva, filosofía Wabi Sabi lleva a reflexionar sobre las formas esenciales del mobiliario y decoración japoneses. Los objetos que tienen mucho tiempo, precisamente por ser viejos o estar “cerca de la muerte”, tienen más valor. No se consume sin sentido, el vacío no es algo malo (de hecho, se asocia con el individualismo humano), y los muebles se seleccionan cuidadosamente y se cuidan. De hecho, si alguno se rompe y puede llegar a reconstruirse, su valor crece todavía más (como el Kintsugi, o técnica de reparar las fisuras o grietas de los jarrones con oro).

Con todo esto, es difícil pensar que una decoración japonesa sea fácil de llevar a la práctica, pero con la siguiente información, podrás acercarte a ella si lo deseas.

Decoración japonesa: materiales auténticos

La decoración japonesa implica tener materiales auténticos. Olvídate de colores estridentes y objetos extraños. La decoración japonesa es limitada en su diseño, y esto hace que los materiales empleados ocupen un papel decisivo.

  • Bambú: Madera con bambú, mimbre, o madera de deriva.
  • Cerámica: Eso sí, hecha a mano. Esto hace que los objetos sean más únicos.
  • Vidrio: El vidrio soplado permite que adopte formas.
  • Cuero: Cuero curtido.
  • Lino: Materiales naturales, como el lino o el algodón, dotarán a tu espacio de una frescura muy adecuada para este tipo de decoració

Decoración japonesa: muebles básicos 

Junto con los materiales, hay que pensar en muebles para completar el estilo decorativo tranquilo y calmo nipón. Aquí te detallamos algunos:

  1. Shoji

    En cualquier película o serie de animación japonesa, nunca faltarán los shoji: esas paredes translúcidas presentes en cualquier habitación de la casa. Los shoji dan privacidad a los inquilinos sin estar completamente aislados del resto de las habitaciones. Puedes emplearlos, pues, como separadores de ambiente o partes de un vestidor. Además, son muy elegantes.

  2. Tatami

    Otro clásico del mobiliario japonés. Siguiendo la tradición, con los tatamis puedes sentarte a la altura del suelo, sin tener la elevación de los asientos y sillas occidentales. A pesar de estar en el suelo, la base de paja de los tatamis te aislará del frío. Son fáciles de limpiar y pueden sustituirse con frecuencia, por lo que así solucionarás posibles problemas y evitarás suciedad.

  3. Futón

    Es cierto que en muchas casas hay camas que imitan el estilo de los futones: son camas bajas, con el somier prácticamente a ras de suelo. Sin embargo, un auténtico futón se enrolla y guarda detrás de armarios o shojis cuando la persona que dormía se levanta. De esta manera, la sala queda libre todo el día (esta es la idea de vacío como algo bueno de la que hablábamos antes).

  4. Noren

    Típicas cortinas de tela con caracteres japoneses. Muchas tiendas y espacios públicos en Japón las tienen.

  5. Tansu

    Son muebles a medio camino entre la cómoda y el cofre. Son de madera y son muy típicos en Japón. La gente guarda todo tipo de objetos dentro de los tansu. Imagina que tienes que hacer una mudanza. ¡No hay problema! Puedes guardar tus posesiones y transportarlas, ya que es muy práctico y fácil de mover.

  6. Otros

    Las almohadas o los cojines de asiento también son importantes, ya que los japoneses suelen sentarse en el suelo. En muchas ocasiones, el papel pintado de pared está hecho a mano, con bonitas caligrafías. Mesas pequeñas de bambú o madera son también un must. Y, por supuesto, los biombos, que junto con los jardines zen o los bonsáis completarán perfectamente tu estilo japonés.

Para la cocina y el comedor, escoge mesas sencillas que queden en un segundo plano. Normalmente, los tableros de las mesas suelen ser sencillos, delgados, nada robustos. Las sillas pueden ir a juego o ser de mimbre fino. Las mesas deberían incluir vajillas de cerámica o porcelana fina, hechas a mano, y ambientarlas con velas aromáticas de té verde o granada sería una buena idea. Asimismo, en cuanto a la iluminación, las lámparas asiáticas, hechas con papel, son muy discretas y propagan una cálida luz en las habitaciones. Como ves, cada elemento va en la línea de no romper un aura de silencio y calma. 

Decoración japonesa para el jardín

Aplicando las mismas reglas de decoración que te hemos expuesto hasta ahora, puedes conseguir una decoración de jardín centrada en las líneas claras, formas sencillas y, sobre todo, materiales naturales cien por cien. Los asientos hechos de mimbre o bambú, pequeños, colocados en círculo y rodeados de una iluminación suave, te invitarán a que estés todo el día allí, especialmente en verano. ¡Quién sabe si no querrás hacer tu propia ceremonia del té! Plantas, arbustos, piedras y pequeños lagos te transportarán directamente al país del sol Naciente. 

¡Desacelera tu ritmo de vida y déjate inspirar por estas ideas!