Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

sillón con una decoración de muebles antiguos

La decoración vintage incluye muebles y objetos utilizados entre los años veinte y la década de los setenta del siglo pasado. Estos muebles se caracterizan por su aspecto antiguo: arañazos, en ocasiones, marcas de desgaste por el uso, o colores apagados por el paso del tiempo, convierten estas piezas en elementos únicos y muy cotizados. Además, estas piezas suelen estar cargadas de emociones y recuerdos, y si han pertenecido a nuestros antepasados (una reliquia de tu abuela, un reloj de tu abuelo), adquieren incluso más valor. Por ello, muchos fabricantes han optado por diseñar muebles con estas características, con un aire retro. Es muy probable que, en tu casa, en tu legado familiar, tengas algunas piezas retro o tesoros en el sótano de los que no puedes desprenderte. Ya va siendo hora de desempolvarlas y ponerlas a la vista en tu hogar, ¿no crees? Quédadate con estos trucos de decoración a la antigua: colores, muebles, todo cuenta.

Los colores para tu decoración vintage

Si piensas en cualquier película de época, seguramente visualizarás escenas con una paleta de colores muy particular. Amarillo mostaza, marrón óxido o naranja suelen ser tonos muy propios de cualquier escenario vintage. Observa las posibilidades que te brinda su uso.  

  1. Amarillo mostaza

    En realidad, este color, probablemente, no ha llegado a estar fuera de moda en todos estos años. Versátil y cálido, es un retal directamente extraído de los años setenta. Este color tan nostálgico combinará muy bien en tu salón con muebles de madera sencillos y con formas suaves y redondeadas.

  2. Marrón óxido

    Estilo shabby chic y marrón oxidado van cogidos de la mano; hasta las decoraciones más modernas pueden revelar cierto toque vintage gracias a este color. Un toque de marrón óxido en jarrones, candelabros o lámparas los convierte en objetos decorativos muy elegantes.

  3. Naranja

    Paredes, muebles tapizados o elementos de cocina ganan mucho con el color naranja. Por ejemplo, una manta de patchwork vintage en varios tonos de naranja embellecerá tu sofá y le dará ese punto de “otro tiempo” que buscabas; una pared naranja, con espejos de bordes dorados, también reflejará ese efecto. Juega con varias combinaciones.

  4. Dorado

    El estilo vintage también se llama estilo dorado por razones evidentes: el oro, habitualmente en compañía del negro, es el protagonista en numerosas ocasiones. Piensa en una boda de los años veinte. La decoración de las mesas solía brillar con objetos de este tipo. Si añades accesorios de filigrana, con flecos y copas de cristal brillantes, completarás el estilo de tu habitación. Para comer, grandes platos de metal brillante, candelabros pomposos y portavelas de oro pulido, junto con cubiertos dorados o plateados crearán una atmósfera de mesa de época.

Una posible aplicación del estilo vintage: la mesa

Objetos antiguos, vajillas retro, elementos brillantes… Todos valen para que tu mesa sea la pieza vintage más codiciada. Para perfilar mejor este look, puedes incluir un ramo floral que parezca también de otra época. ¿Cómo puedes conseguirlo con elementos de la actualidad? Toma nota, puedes hacerlo con objetos que tengas por casa:

  1. Los tarros de conservas que ya no utilizas o tienes tirados por casa. Colócales un trozo de cuerda alrededor o bordes de encaje, introduce las flores, y listo.
  2. Estos frascos podrías pintarlos con algunos de los colores que ya hemos mencionado arriba. ¿Qué piensas sobre darle ese toque especial con el marrón óxido?
  3. Asegúrate de que las flores no sean muy coloridas. Las blancas con mucho verde son perfectas para conseguir ese ramo vintage. Los colores complementarios también son una buena baza decorativa.
  4. Como mucho, pon de tres a cinco flores en el vaso que has diseñado. Eucaliptos y nostálgica gipsófilas serán el broche de oro de tu creación.

El look retro: años 50, 60 y 70

Los muebles creados en épocas posteriores a los años veinte se inspiran en esta época para tomar la forma y, sobre todo, los colores de sus diseños. Las formas, eso sí, cambian ligeramente según la década. En los años 50, los muebles solían ser con líneas rectas y estilizadas, sin demasiados adornos. Después, en las décadas posteriores, hubo cambios: en los 60, los muebles presentaban un estilo redondeado; en los 70, el modernismo inundó las casas y los diseños eran bastante novedosos. Nuevas camas, muebles bar, mesas auxiliares, mesas de salón, etc., fueron, tal vez, los diseños más habituales en estos treinta años; actualmente, se sigue recurriendo a estos estilos.

Estilos que combinan con una decoración vintage

Elijas el tipo de mueble que elijas, hay varios estilos que encajan a la perfección con el vintage. El provenzal trae elementos de la naturaleza al interior de nuestras casas. Pensamos en accesorios con estampados de lavanda, mariposas, a veces pequeños cuadros vichy, etc. Muy cercano al provenzal tenemos el estilo campestre, con jaulas de pájaros con tonos suaves, morteros de cerámica blanca, o combinaciones con madera, entre otros. Por último, el estilo romántico, que es, quizá, el más delicado de todos. Tarros de vidrio o jarrones pequeños caseros, con mermelada, pasta, arroces, se convierten también en elementos decorativos; decora con cintas de color, cordeles de esparto, lazos, etc.

En fin, como puedes ver tienes muchísimas opciones para viajar en el tiempo sin una máquina. Ya no tienes excusa para que tu casa forme parte de los años dorados con tu nueva decoración vintage.