sillón con una decoración de muebles antiguos

Las antigüedades y el estilo shabby chic ya forman parte de la escena habitual cuando se trata de la decoración del hogar. La decoración vintage consiste en llenar un hogar de encanto y carácter. Si quieres empezar a incorporar objetos vintage en cualquier espacio ten en cuenta que la gama de objetos vintage comprenden desde la decoración años 20, hasta los años 70. Si buscas crear un aspecto nuevo y fresco en tu casa, y sobre todo, con mucha personalidad, la decoración vintage es perfecta. Descubre nuestros trucos de decoración vintage: colores, muebles, todo cuenta.

Los colores para tu decoración vintage

Si piensas en cualquier película de época, seguramente visualizarás escenas con una paleta de colores muy particular. Amarillo mostaza, marrón óxido o naranja suelen ser tonos muy propios de cualquier escenario vintage. Observa las posibilidades que te brinda su uso.  

  1. Amarillo mostaza

    En realidad, este color, probablemente, no ha llegado a estar fuera de moda en todos estos años. Versátil y cálido, es un retal directamente extraído de los años setenta. Este color tan nostálgico combinará muy bien en tu salón con muebles de madera sencillos y con formas suaves y redondeadas.

  2. Marrón óxido

    Estilo shabby chic y marrón oxidado van cogidos de la mano; hasta las decoraciones más modernas pueden revelar cierto toque vintage gracias a este color. Un toque de marrón óxido en jarrones, candelabros o lámparas los convierte en objetos decorativos muy elegantes.

  3. Naranja

    Paredes, muebles tapizados o elementos de cocina ganan mucho con el color naranja. Por ejemplo, una manta de patchwork vintage en varios tonos de naranja embellecerá tu sofá y le dará ese punto de “otro tiempo” que buscabas; una pared naranja, con espejos de bordes dorados, también reflejará ese efecto. Juega con varias combinaciones.

  4. Dorado

    El estilo vintage también se llama estilo dorado por razones evidentes: el oro, habitualmente en compañía del negro, es el protagonista en numerosas ocasiones. Piensa en una boda de los años veinte. La decoración de las mesas solía brillar con objetos de este tipo. Si añades accesorios de filigrana, con flecos y copas de cristal brillantes, completarás el estilo de tu habitación. Para comer, grandes platos de metal brillante, candelabros pomposos y portavelas de oro pulido, junto con cubiertos dorados o plateados crearán una atmósfera de mesa de época.

Una posible aplicación del estilo vintage: la mesa

Muebles antiguos, vajillas retro, elementos brillantes… Todos valen para que tu mesa sea la pieza vintage más codiciada. Para perfilar mejor este look, puedes incluir un ramo floral que parezca también de otra época. ¿Cómo puedes conseguirlo con elementos de la actualidad? Toma nota, puedes hacerlo con objetos que tengas por casa:

  1. Los tarros de conservas que ya no utilizas o tienes tirados por casa. Colócales un trozo de cuerda alrededor o bordes de encaje, introduce las flores, y listo.
  2. Estos frascos podrías pintarlos con algunos de los colores que ya hemos mencionado arriba. ¿Qué piensas sobre darle ese toque especial con el marrón óxido?
  3. Asegúrate de que las flores no sean muy coloridas. Las blancas con mucho verde son perfectas para conseguir ese ramo vintage. Los colores complementarios también son una buena baza decorativa.
  4. Como mucho, pon de tres a cinco flores en el vaso que has diseñado. Eucaliptos y nostálgica gipsófilas serán el broche de oro de tu creación.

El look retro: años 50, 60 y 70

Los muebles creados en épocas posteriores a los años veinte se inspiran en esta época para tomar la forma y, sobre todo, los colores de sus diseños. Las formas, eso sí, cambian ligeramente según la década.

En los años 50, los muebles solían ser con líneas rectas y estilizadas, sin demasiados adornos. Después, en las décadas posteriores, hubo cambios: en los años 60, los muebles presentaban un estilo redondeado; en los años 70, el modernismo inundó las casas y los diseños eran bastante novedosos. Nuevas camas, muebles bar, mesas auxiliares, mesas de salón, etc., fueron, tal vez, los diseños más habituales en estos treinta años; actualmente, se sigue recurriendo a estos estilos.

Cómo integrar muebles vintage a tu decoración

La decoración vintage incluye muebles y objetos utilizados entre los años veinte y la década de los setenta del siglo pasado. Estos muebles se caracterizan por su aspecto antiguo: arañazos, en ocasiones, marcas de desgaste por el uso, o colores apagados por el paso del tiempo, convierten estas piezas en elementos únicos y muy cotizados.

Además, estas piezas suelen estar cargadas de emociones y recuerdos, y si han pertenecido a nuestros antepasados (una reliquia de tu abuela, un reloj de tu abuelo), adquieren incluso más valor.

Por ello, muchos fabricantes han optado por diseñar muebles con estas características, con un aire retro. Es muy probable que, en tu casa, en tu legado familiar, tengas algunas piezas retro o tesoros en el sótano de los que no puedes desprenderte.

Empieza con 2 o 3 piezas vintage

Si es la primera vez que decoras con elementos vintage, te recomiendamos que empieces por algo pequeño. Ve a una tienda de antigüedades o de segunda mano y elige uno o dos objetos que realmente te gusten, como una vieja lata de cereales vintage, y utilízala en tu mesa de centro con flores en lugar del típico jarrón. Este sencillo cambio añadirá al instante encanto y carácter a toda la habitación. Las lámparas y los espejos vintge también añaden mucha personalidad a la habitación

La combinación perfecta: objetos vintage con colores neutros

Para no fallar cuando integres muebles vintage en tu hogar, combínalos con colores neutros. Combina el gris, los azules claros y los tonos crema con tu decoración vintage. Con esta combinación es más fácil acertar y crearás un ambiente acogedor y relajado. Ya que la decoración vintage es toda una declaración por sí misma y debe ser el punto de atención, reduce al mínimo todas las demás distracciones para que esos artículos vintage destaquen al máximo. Por ejemplo, coloca los muebles vintage como cómodas o aparadores sobre una pared blanca o crema para hacer que el mueble destaque. En cuanto a sillones o sofás de colores más oscuros, rebaja el color colocando cojines de colores claros.

Utiliza libros antiguos

Decorar con libros antiguos es muy sencillo. Puedes envolverlos con una cuerda y meterlos dentro de una caja de madera o simplemente apilarlos sobre una mesa auxiliar. No te puedes equivocar con los libros antiguos.

Incluye piezas vintage de tu familia

La forma más rápida y sencilla de encontrar objetos vintage es mirando entre tus cosas. Es posible que tengas guardado algún objeto heredado de tu familia que puedas reutilizar. Por ejemplo, una cámara de fotos, una radio, una máquina de escribir o incluso un tocadiscos. Esas son las mejores piezas porque no sólo son vintage, sino que tienen una historia personal y un significado para ti. Si tienes muebles vintage como sillas, mesas o cómodas, puedes renovarlos tú mismo para darles un toque más fresco o nuevo.

Estilos que combinan con una decoración vintage

Elijas el tipo de mueble que elijas, hay varios estilos que encajan a la perfección con el vintage. El provenzal trae elementos de la naturaleza al interior de nuestras casas. Pensamos en accesorios con estampados de lavanda, mariposas, a veces pequeños cuadros vichy, etc.

Muy cercano al provenzal tenemos el estilo campestre, con jaulas de pájaros con tonos suaves, morteros de cerámica blanca, o combinaciones con madera, entre otros.

El estilo romántico, que es, quizá, el más delicado de todos. Tarros de vidrio o jarrones pequeños caseros, con mermelada, pasta, arroces, se convierten también en elementos decorativos; decora con cintas de color, cordeles de esparto, lazos, etc.

Y finalmente, el estilo modern glam, que incorpora elementos muy elegantes de otras épocas, pero reinventados con un toque moderno y sofisticado.

En fin, como puedes ver tienes muchísimas opciones para viajar en el tiempo sin una máquina. Ya no tienes excusa para que tu casa forme parte de los años dorados con tu nueva decoración vintage.