dormitorio con solores neutros gris y beige

Ninguna otra gama de tonalidades gusta tanto en interiorismo como los colores neutros. Y es que decorar con una paleta de colores neutros como el beige, gris y la mezcla de ambos, el denominado “greige”, es una apuesta segura, atemporal y a prueba de gustos y modas. Vamos a conocer más de estos tonos y cómo combinarlos, para aportar luz, versatilidad, naturalidad y calidez a cualquier espacio. ¿Aburridos? ¡Para nada!

¿Cuáles son los colores neutros?

Se considera tono neutro aquel que contiene una baja intensidad y saturación. Los colores neutros tienen otra característica en común: la luz que proyectan carece de croma, es decir, no tienen un tono destacado. Los principales en este sentido son el blanco, resultado de la suma de todos los colores, y el negro, la ausencia absoluta de color.

La paleta de colores neutros abarca varios pigmentos y por eso se consideran como tal todos aquellos tonos grises que se encuentren entre el blanco y el negro. Las diferencias de unos con otros, los matices, residen en la intensidad de la luz que posean.

  1. Blanco: es el color neutro más luminoso. Proporciona una sensación de amplitud inigualable y es la base de cualquier decoración, ya que combina con todos los colores. Existen distintos tonos de blanco, pero da igual el que elijas, todos son fácilmente combinables.
  2. Gris: este tono mantiene la luminosidad del blanco, en sus versiones más claras, creando ambientes actuales. La gama de colores grises oscuros absorben una gran parte de la luz, teniendo connotaciones de elegancia y sobriedad. Permiten crear contraste con otros complementos en colores más oscuros e intensos.
  3. Negro: situado en el otro extremo de la gama de neutros, el no-color se puede aplicar en decoración en pequeñas dosis, pero cruciales.
  4. Beige, marfil y crema: Son colores cálidos, luminosos, suaves… esta gama posee tantas ventajas y matices que es un pilar en interiorismo.
  5. Marrón: el más cálido dentro de la categoría de colores neutros. No todos los marrones se consideran neutros, solo los más sutiles, como los tonos tierra, topo, nuez, arena o el greige.

En Westwing hemos creado dos paletas de colores neutros perfectas para que te inspires:

Cómo usar los tonos neutros en decoración

Son los más fáciles de utilizar y combinar. Dependiendo de la paleta de neutros que escojas, obtendrás un estilo decorativo u otro.

Estilo minimalista

Si te has pasado al minimalismo, como estilo de vida, la paleta de colores para tu casa más adecuada será la de todos los tipos de blanco. Blanco puro, roto, hueso, perla, lino… ¿Cuántos tipos de blancos hay? Tantos como matices tiene la luz.

Añadir unos suaves toques de rojo o amarillo al blanco, lo hará más cálido. Mientras que, si se mezcla con tonos fríos grises o azules, el resultado será algo más frío. Son comodines perfectos, siempre transmiten limpieza, luz, paz. Cocinas y baños total white, pero también lo encontramos como color estrella para el salón con paredes, cortinas y sofás en blancom, además es perfecto como color para dormitorios con ropa de cama en esta gama pueden crear una casa 100% minimal.

Estilo nórdico

El gris claro funciona genial en ambientes de estilo nórdico. Pintar una pared en esta tonalidad y amueblar con piezas de madera de pino o roble, con accesorios en blanco, textiles naturales de lino, algún cojín peludo de tendencia furry y alfombras mullidas son las claves para un hogar scandi.

Estilo rústico

La paleta de colores neutros a utilizar para una casa rústica se basa en los tonos tierra. Maderas sin tratar, con las señales que deja el paso del tiempo en sus superficies, textiles cálidos en tonos nuez, fibras naturales en cestos y accesorios… Todo ello te ayudará a dar una atmósfera rústica.

Estilo clásico

Los colores neutros nunca ha pasado de moda en el diseño de interiores. Son los tonos más suaves de la paleta que han formado parte de las casas a lo largo de siglos y siglos, al margen de temporadas. Por lo tanto, son los colores idóneos para crear ambiente clásicos, con una base clara: el beige. Esta tonalidad, llena de matices, es adecuada en todas las estaciones y casa perfectamente con la esencia clásica. Usa una paleta monocromática, junto con toques dorados envejecidos y cristal.

Estilo moderno

Si hay una tendencia actual en decoración respecto a color, que ya lleva algunos años con nosotros, esta es la del greige; un tono a medio camino entre el beige y el gris. Armoniza con una paleta muy amplia, potencia las pinceladas de color que quieras añadirle al espacio, se lleva bien con la madera y es camaleónico, ya que es el perfecto punto medio entre los tonos fríos y los cálidos. Si deseas un estilo moderno para tu casa, este es tu color.

Estilo industrial

El negro no tiene la misma aceptación en moda que en decoración. Mientras que en la primera se asocia a un básico, en la segunda cuesta más incorporarlo. ¡Atrévete! Pinta una pared en negro, sobre todo en ambientes grandes y luminosos, escoge lámparas metálicas en negro mate, para marcos de fotos, incluso para muebles de cocina. Le dará un aire industrial a tu hogar.

Combinar colores neutros entre sí: la fórmula mágica

Si no te decantas por un solo estilo para tu casa, te animamos combinar diferentes colores neutros entre sí. Aquí van algunas pautas que funcionan:

  • Gris+Blanco+Negro: una combinación contemporánea. Aplica la regla 60-30-10 para guardar una proporción equilibrada entre ellos. Es decir, 60% de la deco enb uno de estos tonos (¿blanco quizás?), 30% de otro (gris) y 10% del restante (negro).
  • Greige+Blanco: Un binomio que funciona siempre. Para que el resultado no quede plano o demasiado sobrio, juega con diferentes texturas.
  • Beige+blanco+gris: Otro trío infalible. Esta elección conllevará calidez, ambientes acogedores, luminosos y atemporales.

5 Ventajas de los colores neutros

  1. Si dudas con los colores para pintar paredes, los tonos neutros te evitarán sorpresas desagradables. Muévete en esta gama y acertarás, ya que no te cansarás de ellos en años, hasta que toque volver a pintar.
  2. Además, son un recurso fantástico para integrar ambientes, se llevan bien con los espacios abiertos. Si quieres unificar zonas en una misma estancia, utiliza en cada una de ellas elementos cromáticos neutros que las unan.
  3. También transmiten orden y equilibrio, gracias a que son armónicos. Amplían, iluminan y relajan, sin restar ni una pizca de calidez a los espacios.
  4. Son capaces de resaltar el mobiliario y el resto de complementos y gracias a su polivalencia, puedes cambiar la decoración según la época del año, echando mano de accesorios.
  5. Dan sensación de limpieza y encajan en cualquier estilo.

Ya sabes conoces las ventajas de los colores neutros, ¡decora tu casa con ellos!

Muebles y accesorios en colores neutros que combinan con todo