decoracion mesa de boda

Una de las partes más importantes de una boda (para algunos la que más) es el banquete. Una vez finalizada la ceremonia, se da paso al ágape con el que continuará la celebración, hasta llegar a la fiesta. Un convite de boda puede variar dependiendo de si es una comida o una cena, se hace al aire libre o en un gran salón interior, la gastronomía de la zona… Muchos factores influyen en la elección y organización de un banquete de boda. ¿Quieres conocer las opciones de decoración de bodas que se llevan para dejar extasiados a los asistentes? ¡Estás invitado!

Tips para triunfar con el banquete de boda

Es la parte central de la celebración. Tras las ceremonia de boda civil o religiosa, la boda continúa habitualmente con un aperitivo tipo cóctel y luego la comida o la cena. Lo más importante es crear un buen ambiente para que fluyan la conversación y las risas, con productos de calidad y, como no, un buen servicio. Pero vamos paso a paso:

El menú

Definir el menú es quizás lo más complicado, sobre todo por la amplia oferta culinaria actual. Te aconsejamos un menú variado, donde prime la calidad a la cantidad, con productos de temporada e ingredientes saludables y sabrosos.

No os arriesguéis con platos no aptos para la mayoría de paladares, ya que un banquete de boda ha de ser lo suficientemente neutro para agradar a la máxima gente posible, pero con toques sofisticados para que resulte exquisito e inolvidable.

Piensa en todos los paladares

Prevé opciones vegetarianas/veganas y para niños. También infórmate de las posibles intolerancias de tus invitados. Con toda esta información, podrás satisfacer a todos. Diabéticos, celíacos, intolerantes a la lactosa… Hay que procurarles menús específicos para que disfruten igual que el resto de asistentes.

Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Apostad por alimentos ecológicos, de proximidad y de temporada. Sin olvidarse del maridaje, con vinos y cavas de la zona. Un convite de boda de kilómetro cero te asegurará ingredientes más frescos y gustosos, además de ser más sostenible. La cocina local siempre es un acierto, y una forma de sorprender a los invitados que vienen de fuera.

No te olvides de probar

No os quedéis con la primera opción. Antes de decidiros por un lugar de banquete u otro, deberéis visitar diferentes sitios para que os hagan menús degustación. Otros aspectos que deberéis tener en cuenta es el tipo de servicio del lugar, algo crucial a la hora de contratar el banquete nupcial o el servicio de catering.

Define el tipo de banquete

¿Sentados o de pie? En cuanto a la presentación del banquete, tenéis varias alternativas. Decantaros por un banquete de boda clásico, donde los comensales se sienten en mesas redondas o rectangulares, con un plan de seating. O bien un bufé libre, con aperitivos, mesas temáticas, food trucks, cóctel… En este tipo de convites los asistentes están de pie y se logra una atmósfera más informal. Esta segunda opción es típica para banquetes de boda al aire libre.

Adapta las ideas de decoración de bodas al tipo de banquete de deseéis. Todo el evento, en general, deberá transmitir el mismo estilo. Sobre todo, si ceremonia y convite se realizan en una misma localización. Elige un estilo, que tenga que ver con vuestros gustos y el lugar, y decora en consecuencia.

No olvides tu lado creativo

Las tendencias nupciales hablan de eventos más flexibles, no tan protocolarios, y sobre todo más personales, con guiños que representen en todo momento a los novios. Esto repercute también en los diferentes momentos del banquete de boda. Por ejemplo, la llegada de los novios al convite se puede hacer más especial si ponéis una canción animada, que signifique algo para la pareja.

Consejo: un banquete de boda en la playa puede ser más ligero, con productos del mar y una decoración en tonos blancos y azules. Mientras que un banquete en el campo, puede ofrecer ingredientes de la tierra, con una ambientación más rústica y silvestre.

Ideas para decorar el banquete

Una vez este pautado el menú y el lugar, llega nuestra parte preferida: la decoración. Aquí te compartimos las ideas decorativas que encantarán a todos tus invitados.

Divide espacios

Cread rincones especiales. Además de la zona de comedor propiamente dicha, podéis añadir otras áreas para que los invitados se ubiquen en diferentes grupos en distintos momentos del convite. Un candy bar, el chill out, la barra libre (está de moda ofrecer una barra libre de gin & tonics de autor o cócteles divertidos).… Son los ‘corners’ más habituales en un banquete de boda.

Las mesas

Respecto a la distribución de las mesas, se llevan las alargadas que congregan a todos los invitados. Esto solo es factible cuando la lista de asistentes es acotada. Si buscáis más la interacción, apostad por las mesas redondas, las más tradicionales. El criterio de ubicación es simple: cuanto más cercanas a la mesa presidencial, más importancia tendrán. Allí irán los familiares más próximos y los amigos más íntimos.

Si decidís numerar las mesas, se suelen separar en pares e imperes. Un modo más divertido de hacerlo es nombrando las mesas con nombres relacionados con la temática del evento. Pueden ser nombres de flores (como la mesa de las camelias, por ejemplo), de ciudades, de películas…

¿Cómo organizar las mesas de boda?

El criterio más común es hacerlo en dos grupos: por un lado, la mesa presidencial, donde se sientan los novios y los respectivos padres y padrinos. Y por otro, el resto de las mesas se articulan según círculos sociales: los primos, los compañeros de trabajo, los amigos de toda la vida, etc. Esto se puede considerar hasta un arte o un encaje de bolillos, según como se mire, porque deberéis procurar crear mesas divertidas, donde los comensales se sientan cómodos.

Decoración de mesas original

La decoración de la o las mesas del convite debe estar acorde con el entorno y no ser demasiado recargada. Claro que podréis poner un centro de mesa bonito, con flores y velas, pero el resto que sea pura vajilla, cristalería y cubertería necesaria para la comida. Una mesa abigarrada con muchos elementos decorativos puede resultar incómoda para los comensales.

Consejo: según el protocolo, los candelabros solo deben estar presentes en bodas de noche y las velas se encienden en el momento de empezar a comer.

Un truco actual muy eficaz para decorar las mesas del banquete sin ocupar muy espacio de su superficie es colgar del techo de la carpa o salón, sobre cada mesa, una falsa lámpara hecha con vegetación o palmas secas.

Un dulce final para el banquete de boda

El banquete de boda se cierra siempre con un brindis. A la hora del postre, el padrino suele pronunciar un discurso gracioso y emotivo a partes iguales. Mejor si es breve y divertido.

El momento del banquete es el que ocupa más horas en una boda. Por eso es importante medir bien los tiempos, la calidad del producto, un servicio elegante, atento a las necesidades de cada uno de los comensales, y una puesta en escena adaptada a la celebración.