Mesa en un jardin decorada con limones

Las mesas veraniegas permiten dar mayor rienda suelta a tu creatividad. Ha llegado la hora de jugar con los colores, las texturas y distintas composiciones para una decoración de mesas veraniegas perfecta. Con ella crearás una mesa para comidas, meriendas o cenas de verano con mucho estilo. No te pierdas estas propuestas con las que dejar a tus invitados embelesados. ¡Nunca antes poner la mesa fue tan divertido!

Detalles que no pueden faltar en la decoración de mesas veraniegas

El mantel: para vestir una mesa de verano tienes básicamente dos opciones, dependiendo si es para comida o cena. En el primer caso, te recomendamos manteles de tejido plastificado, mejor estampados o de rayas. Este acabado te permitirá dejarlo limpio de una pasada con una bayeta húmeda y “aquí no ha pasado nada”. Las servilletas, pueden ser de papel, en tonos luminosos, como el crudo que pega con todo. Para la noche, opta por algo más sofisticado, como un mantel XL de lino natural, mejor liso, en tonos claros: beige, rosa palo, gris suave… Las servilletas, mejor de la misma tela.
Truco: si escoges un mantel blanco, harás que tu vajilla colorida, las flores del centro de mesa y demás accesorios destaquen más.

La vajilla: los platos veraniegos permiten mayor libertad tanto en sus tonalidades como en sus materiales. Las vajillas esmaltadas o de bambú son alternativas a las clásicas de cerámica. En cuanto al color, atrévete a escoger piezas vibrantes en tonos rosas, azules o verdes.

La cristalería: los vasos y copas de colores están de moda este verano. Elige un tono igual o complementario al de tu vajilla veraniega, dependiendo si deseas armonía o contraste.

Los cubiertos: dorados para una fiesta de verano o de acero inoxidable para una barbacoa casera. La cubertería actual ofrece acabados innovadores, que van desde el negro más sobrio, hasta los que poseen empuñaduras de madera, para ocasiones más informales.

Las velas: no pueden faltar en una velada nocturna en la terraza. Disponlas en un desorden estudiado para que iluminen cada plato, sin que molesten a los comensales, o bien en el centro de la mesa. Opta por un mismo aroma, para potenciarlo, o por velas muy diferentes entre sí para darle más dinamismo, tanto a la vista como al olfato.

Las flores: otro must de las mesas veraniegas. Ya sea en un frondoso centro de mesa o bien repartiendo una o dos flores en pequeños floreros por toda la superficie, son elementos imprescindibles en la decoración de terrazas de verano.

Los complementos: farolillos y guirnaldas son accesorios que quedan genial en el estilismo de cenas ligeras para verano. Farolillos metálicos, de fibras naturales, ¡hasta de papel! Iluminan y decoran, así como las guirnaldas dispuestas por la superficie de la mesa o sobre ella.

5 estilos para un mesa de verano

Si estás buscando inspiración más concreta, te sugerimos cinco escenarios listos para copiar el look. Estas tendencias de cómo decorar una mesa en verano son un acierto seguro.

  1. Look étnico: el verano nos transporta a lugares exóticos y paradisíacos. Viaja a través de tu mesa, con una decoración de estilo étnico. Para ello, escoge un mantel con estampado geométrico, tipo ikat, y acompáñalo de una vajilla blanca, marrón o negra. Decora la mesa con un centro de hojas verdes y grandes, tipo monstera o palmas, o frutas y accesorios para servir de madera natural.
  2. Deco boho romántica: un mantel de lino rosa pálido, con una vajilla en gris, será el pack básico para lograr este look. Cubertería dorada y centros de flores muy coloridas completarán este estilo romántico y desenfadado.
  3. Viva el color-block: arriesga un poco con la combinación de dos colores opuestos entre sí. Selecciona el color que más te gusta, traza una línea recta hasta el lado opuesto del círculo cromático y encontrarás el tono que debes utilizar junto a tu elegido. Usa uno para mantelería y otro para vajilla. Uno de nuevo para complementos y el otro para el centro de mesa. Mejor si son colores intensos para causar un buen impacto. Si juegas al color-block con los tonos más claros de la paleta cromática, el efecto será más discreto pero conseguirás también mesas alegres.
  4. ¿Eres más de playa o de montaña? Parece que los principales planes de verano se ciñen a estos dos escenarios. Si te tira más el mar, el estilo marinero-mediterráneo es lo tuyo. Un mantel de rayas marineras, en rojo o azul navy, con una vajilla esmaltada blanca con borde en azul o rojo, unas cuantas conchas y estrellas de mar como centro de mesa (sueltas o en un jarrón transparente con base de arena) y servilletas atadas con cuerdas de nudo grueso crearán el ambiente deseado. Si eres más campestre, opta por el country style. Mantel de flores, vajilla en tonos pastel, menaje de madera y centro de mesa de flores silvestres conformarán el estilismo.
  5. Estilo infantil: puedes montar una mesa veraniega ideal para peques con una bonita mantelería de papel lisa, servilletas naïf, farolillos y alguna guirnalda o banderines. Los platos, cubiertos y vasos, mejor de fibra de bambú. Escoge un tono y selecciona cada elemento siguiendo su gama. Crea un delicioso candy bar con chuches de la tonalidad predominante en tarros de cristal de diferentes tamaños pero con un mismo diseño. Esta propuesta es válida tanto para una merienda con niños en la terraza o el jardín, como una de las ideas para fiestas de cumpleaños en verano para no tan peques.

Tipos de arreglos florales ideales para la decoración de mesas veraniegas

  • Los arreglos florales son composiciones realizadas con diferentes productos de arte floral. Como no, flores, ramas y plantas, pero también pueden incluirse jarrones, lazadas o coronas que se usan para embellecer el conjunto.
  • Lo ideal es utilizar las flores propias de la temporada estival, como las hortensias, la lavanda y las flores silvestres.
  • Existe una variedad infinita de tipos de arreglos florales: para bodas, ceremonias, cumpleaños… y, como no, para mesas veraniegas.
  • Podrás optar entre un arreglo floral monocromático, bicolor o multicolor.
  • Lo primero que debemos pensar es en la decoración de la mesa y los colores predominantes, para luego seleccionar las flores que le van a ir bien. La primavera se caracteriza por las tonalidades fuertes, mientras que en verano se llevan colores más suaves, como los tonos desvanecidos verdes, amarillos, morados y azules.
  • Las tendencias por las que se apuesta en la estación más calurosa del año son sobre todo las de estilo campestre, utilizando la flor de espiga en los delphinium o eremurus, presentadas en una cesta de mimbre o en una caja de madera.
  • Para un arreglo de estilo vintage se busca el encanto con las hortensias, flores de ajo y las rosas. Utiliza pequeños recipientes, antiguos o metálicos, para poner dos o tres flores en cada uno de ellos y acompáñalos de velas.
  • El estilo clásico es una opción idónea para eventos especiales. Busca el contraste suave con tonalidades moradas, blancas y rosas o empleando un solo color en todo el arreglo. Un jarrón tipo busto será su complemento perfecto.

¿Estás buscando opciones para decoración de mesas veraniegas?