cómo decorar la casa en navidad

La avalancha de opciones ante la cuestión de cómo decorar la casa en Navidad puede resultar apabullante. Así que nunca va mal una pequeña guía para que conozcas las decoraciones navideñas que se llevan y elijas la que mejor encaje con tu estilo. Con estas sugerencias sobre cómo adornar la casa en Navidad, tus Fiestas serán (aún) más mágicas.

Ideas geniales para decorar la casa en Navidad

Llega la Navidad pero no sabes por dónde empezar para decorar tu casa, o simplemente te has cansado de decorar igual cada año. ¡No te preocupes! En Westwing nos encanta la decoración navideña, y por eso hemos reunido en una lista 20 ideas originales de decoración de Navidad. ¡Empezamos!

Consejo de lectura: si quieres saber cómo decorar la casa en Navidad con las tendencias de moda, no te pierdas nuestro informe de tendencias de Navidad 2021.

El árbol de Navidad y las plantas de interior

  1. El árbol de Navidad es la pieza más especial para decorar el salón durante las Fiestas. Si escoges un modelo natural, mejor con raíces para que cuando pasen las navidades puedas llevarlo a un puesto de reciclaje y puedan trasplantarlo. Si optas por un árbol artificial, la inversión inicial puede ser mayor, pero la amortizarás con el tiempo ya que lo podrás usar años. Hay árboles artificiales que imitan a la perfección las ramas y colorido de un abeto natural. También existen en versiones blancas, que simulan un abeto nevado. Esta opción aporta luz a estancias oscuras. Sea como sea, selecciona un árbol navideño proporcionado a tu espacio. El tamaño en este caso importa y un árbol demasiado pequeño puede quedar ridículo en una sala grande y viceversa. Así que toma medidas y adapta sus dimensiones al rincón donde vayas a colocarlo
  2. No te olvides de la base del árbol. Si es natural, cubre la maceta con una tela arpillera o de saco. Si es artificial, cubre las antiestéticas patas con un textil liso de la misma gama que hayas utilizado para las bolas. Una manta peluda blanca le puede dar ese aire nórdico de moda.
  3. Escoge tres tipos de bolas y adornos para tu árbol. De este modo no se convertirá en un “pastiche”. Mantendrá una imagen coordinada, con una gama de tonalidades coherente. Puedes completar el look con lazos de la misma paleta, alternando bolas, adornos y lazos.
  4. Crea un rincón especial con las poinsettias. La flor de Pascua es un símbolo navideño inconfundible. Puedes elegirla en rojo, rosa, ¡hasta en blanco! Envuelve su maceta con un saco anudado con un lazo de terciopelo y pon al lado unas velas. Sobre una cómoda, ambientarás la estancia con sutileza y naturalidad.

Regalos

  1. Después del árbol, el elemento que cobra mayor protagonismo en la decoración navideña es una buena corona. Normalmente se pone en la puerta de entrada, para añadir una nota festiva a los rellanos o calles. Pero son tan versátiles que no están de más en ventanas interiores o como centros de mesa. Al igual que pasa con el árbol de Navidad, tienes opciones naturales preciosas, compuestas por distintos tipos de ramas tipo eucalipto, acebo o abeto. Su naturalidad y belleza son incomparables, pero caducas. Así que si no quieres invertir cada año en una corona distinta, elige modelos realizados con flores preservadas o las artificiales. Hay versiones muy realistas. Otra alternativa son las coronas hechas de bolas y otros materiales, originales y duraderos.
  2. Los envoltorios de los regalos, que sean iguales. ¿Y cómo distinguir de quién es cuál? Pues colgando unas bonitas etiquetas con los nombres. Pero es que el efecto decorativo de envolver todos los regalos con el mismo tipo de papel es armónico a más no poder. ¡Verás qué diferencia!
  3. Otra forma de presentar los regalos es comprar un saco para cada miembro de la familia, con su nombre, y meter allí los paquetes. La base del árbol quedará recogida y será todo un placer para los amantes del orden visual.

Adornos para la casa

  1. Las bolas no son solo para el árbol. Prueba de crear un centro de mesa especial con una cesta y mete bolas de los mismos colores usados en tu árbol. Puedes formar una base para ellas con ramas de eucalipto. También puedes mezclar bolas con piñas y bellotas. Otro adorno muy especial es una campana de cristal, la típica para guardar la esencia de las velas, llena de bolas.
  2. Las guirnaldas de luces son otro must navideño. En el árbol, por supuesto, pero también puedes colocarlas sobre la chimenea o en una estantería. Mejor si son de luz cálida, LED y con baterías recargables, para no depender de tomas de corriente.
  3. ¿Navidad solo en el salón? ¡Por supuesto que no! Llévala a otras partes de la casa, como el cuarto de los niños, auténticos protagonistas de la ilusión de estas fechas. Cuelga estrellas de sus ventanas, pon un cartel colgando del pomo de su puerta con algún mensaje tipo “Please Santa, stop here” o alguna guirnalda luminosa en su cabecero.
  4.  Y no te olvides de la cocina. Es el punto neurálgico de la casa en Navidad, el centro de operaciones. Así que anímalo con tiras vegetales en los estantes, trapos con motivos navideños o un jarrón lleno de eucaliptos. Todo un placer para vista y olfato.
  5.  Decora con mensajes navideños. Unas letras de cartón o madera sobre una mesita auxiliar, las postales más bonitas sobre la chimenea o un estante o una lámina navideña apoyada sobre un rincón especial pondrán el acento con las mejores intenciones.
  6.  Las velas son imprescindibles para añadir magia a las escenas navideñas. En candelabros, tarros o envueltas con lazos de encaje, forma grupos de tres velas en diferentes alturas e ilumina la Navidad.
  7. Prepara un calendario de adviento único con 24 bolsitas de papel, del 1 al 24 de diciembre. Dentro puede poner mensajes con planes o propósitos para cada jornada. Pega las bolsitas en una cartulina y listo.
  8. Dale vida a las escaleras o zonas de paso con farolillos o casitas iluminadas en su interior por velas.

Decoración navideña para tu casa

Mesa de Navidad

  1. Los dulces navideños no solo son sabrosos sino que ¡también sirven para decorar! Coloca barquillos, bombones y rosquillas en tres tarros de cristal y ponlos en la cocina o en la mesa como elementos decorativos comestibles.
  2.  Los moldes para hacer galletas también te pueden servir para crear una guirnalda de papel muy especial. Los adornos de papiroflexia están de moda. Crea formas con los moldes, recorta las siluetas y ata cada adorno en una cuerda. ¡Ya tienes tu guirnalda DIY!
  3.  Para la mesa, prepara sittings originales, que decorarán e indicarán el lugar que debe ocupar cada invitado, con estilo. Colgar del respaldo de la silla una corona con la etiqueta del nombre o tarjetitas en las copas, es un detalle que marcará la diferencia.
  4.  La decoración de la mesa navideña es crucial, porque la mayoría de celebraciones de estos días se hacen alrededor de ella. Cuida la mantelería, la vajilla, la cubertería y la cristalería con mimo, pero no llenes toda la superficie, porque la comida, presentada en grandes fuentes, debe caber y ser la protagonista. Un conjunto sereno y coordinado, sin colores estridentes ni demasiado brilli brilli, pondrá la nota de elegancia. Los tonos tierra son siempre un acierto.

Finalmente, y ya que tenemos placer para la vista y el olfato, no pasemos por alto el oído. Una buena decoración con música navideña agradable siempre es mejor. Reforzarás el efecto de armonía y la escena será más acogedora.

Decoración para la mesa de Navidad

El cómo es importante, pero ¿y el cuándo?

Ahora que ya sabemos cómo adornar la casa en Navidad, vamos a ponerle fecha. ¿Cuándo es el momento ideal para empezar a decorar la casa de Navidad? Cada año parece que las calles y comercios empiezan antes… Pero como en tu casa mandas tú, la fecha ideal, el pistoletazo de salida, lo marcas tú.

La tradición dice que un buen día para vestir la casa de Navidad es el 13 de diciembre, día de Santa Lucía. Pero para los más navideños e impacientes puede parecer algo tarde, así que muchos empiezan los preparativos el 1 de diciembre (con el inicio del calendario de Adviento). Una fecha intermedia puede ser el puente de la Inmaculada, la ocasión perfecta porque tienes días festivos para dedicarte de lleno a la decoración.