Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Estudio blanco decorado con estantería y mesa auxiliar negra y mesa y sillas transparentes

Sobre todo en las grandes ciudades, cada vez vemos más apartamentos tipo estudio. Vivir en un estudio significa vivir con pocos metros cuadrados. Si sabemos aprovecharlos correctamente, podremos disfrutar de un espacio de lo más acogedor y sobre todo funcional. Anota estas ideas, y convierte tu estudio en una casa a medida.  

¿Cuál es la diferencia entre estudio, piso y apartamento? 

Estos tres términos son muy comunes. Sin embargo, los utilizamos muchas veces sin conocer realmente cuál es la diferencia entre ellos.Sobre todo nos cuesta ver más esa diferencia entre piso y apartamento. Y es que ambos tienen muchas similitudes, sin embargo la principal diferencia entre todos es el tamaño.  

Un estudio es una vivienda que no tiene separaciones entre las habitaciones, es decir que no hay puertas ni muros que la limiten. Exceptuando la zonas del baño o de la cocina, que muchas veces sí que están separadas sobre todo el baño por motivos de intimidad. Los estudios, por norma general no suelen contar con muchos metros cuadrados. Quizás es una de las viviendas que menos nos cuesta diferenciar.  

En cuanto a los pisos y apartamentos, es cierto que es más difícil diferenciarlos. Pero hay una característica que los diferencia: el tamaño. Los pisos cuentan con muchas más habitaciones que los apartamentos. Estos últimos por lo general, tienen habitaciones pero en menos metros cuadrados.  

¿Cuáles son los beneficios de vivir en un estudio? 

Lo bueno de los estudio es que si por ejemplo vivimos solos o únicamente con nuestra pareja, este tipo de espacios son ideales. Además, permiten que hagamos más hincapié en la organización y el orden. Y por supuesto, a la hora de limpiar son mucho más cómodos. Es cierto, que limita el espacio, pero si buscamos muebles y accesorios funcionales podemos vivir cómodamente.  

Ideas para vivir en un estudio: salón, cocina y mucho orden 

Salón comedor, y ¡con un office! 

Crea un salón práctico al mismo tiempo que acogedor. Conecta dos zonas el salón con la zona de comedor por ejemplo. Puedes limitar ambas zonas con una alfombra de fibra natural. Puedes también añadir un sofá rinconera aunque sea de máximo 3 plazas. La esquina del sofá te será de mucha utilidad para también dividir ambas zonas. Para hacer el salón mucho más acogedor, cerca de la ventana puedes crear una pequeña zona del café. Simplemente incorpora un mueble con baldas y algo de almacenaje para poder añadir la cafetera y los vasos. Así cuando tengas invitados en casa podrás servir directamente el café en la zona del salón. 

Aunque no lo creas este salón da para mucho. En la otra zona de salón, añade un pequeño office. Aprovecha si tienes un pequeño rincón en U para hacer un banco a medida. Así solo tendrías que añadir un par de sillas y la mesa. Notarás cómo no te supone mucho espacio, y podrás utilizarlo también como zona de trabajo. 

Dormitorios y baños funcionales 

Los estudios suelen contar con un baño únicamente integrado en la zona del dormitorio. Para que puedas tener un baño mucho más espacioso saca el lavadero del baño, e incorpóralo a la zona del dormitorio, justo a la entrada del baño. Añade un mueble de baño ligero, si puede ser en blanco mejor o por lo menos que se integre bien con el dormitorio. De esta forma, podrás tener un baño con más espacio para la ducha e incluso para almacenaje o elementos decorativos como plantas.  

¡Todo en orden! Más armario y más espacio 

Para ganar metros es importante que tengamos muebles que sean prácticos y que nos permitan organizarnos mucho mejor en casa. Apuesta por muebles con bastantes cajones o baldas para que puedas organizar todo. Incorpora cajas o separadores en los armarios para que todo esté mucho más ordenado. Las cestas de mimbre, o las de metal se convertirán en tus mejores aliadas para vivir en un estudio.