cargando cajas

Por fin llega uno de los momentos más esperados de nuestras vidas, la mudanza: nos dan las llaves y al abrir entramos en el que se va a convertir en nuestro nuevo hogar. Este espacio compuesto por habitáculos vacíos se erige ante nosotros como un lienzo en blanco. Todo está por idear: las posibilidades de decoración y diseño son infinitas. Adaptables cien por cien a nuestras necesidades y deseos. ¡Amueblar un piso completo dando rienda suelta a la imaginación es una sensación increíble!

Qué implica amueblar un piso completo

Para muchos, esta libertad absoluta y este momento tan reconfortante de comenzar a construir, poco a poco, su nuevo hogar puede resultar un auténtico quebradero de cabeza al no saber por dónde comenzar. ¿Cuánto cuesta amueblar una casa? ¿Qué es imprescindible? ¿A qué estancia debo darle prioridad? Quizás te estés haciendo todas estas preguntas antes de trasladarte a una nueva residencia. Tranquilo: es lógico y todo aquel que ha estrenado casa ha pasado por ello.

Basados en nuestra experiencia y con el afán de hacerte siempre la vida en el hogar lo más placentera posible, desde Westwing nos hemos propuesto ayudarte a amueblar un piso completo con todos los básicos. Con esta guía en 5 pasos y el checklist para descargar que hemos diseñado, te garantizamos que no se te escapará ningún detalle al momento de amueblar un piso completo. ¡Allá vamos!

1. Amueblar un piso completo: diseña pensando en los espacios

Puede que te seduzca la idea de tener un cómodo chaise longue en el salón o quizás una zona chill out en el exterior, con columpio y barbacoa para apetitosas comidas con las visitas. Sin embargo, ¿has contado los metros cuadrados de los que dispones? Lo primero que debes hacer es medir bien los espacios, analizar las estructuras, la entrada de luz, la forma de las paredes (quizás en alguna exista algún tipo de saliente o curvatura) y, en función de todas estas variables, comenzar a diseñar cada una de las estancias.

Con ello no pretendemos que renuncies a tus deseos: tan solo que los adaptes a las posibilidades de cada espacio. ¿Eres un apasionado de la jardinería y no dispones de un jardín con un tamaño suficiente como para plantar todo lo que te gustaría? Maximiza las posibilidades y prueba con un jardín vertical. ¿No sabes cómo sacarle partido a esa molesta pared circular? Quizás un mueble modular a medida sea la solución que buscas. ¿Y qué hay del reducido dormitorio para los niños? ¿Será posible incluir una mesa de estudio y una cama en un espacio así? ¡Sí, con una litera! Y es que la evolución del diseño de interiores es tal que nos propone soluciones adaptadas a cualquier situación sin tener que sacrificar en funcionalidad y estética.

Tus herramientas: metro, lápiz y papel

Toma exhaustivamente las medidas de cada habitación y traza un plano a modo de boceto para hacerte una buena idea de cómo es cada una de ellas. A partir de este primer dibujo, podrás comenzar a diseñar las estancias basada en las posibilidades reales de cada una. La iluminación, la ventilación y las prestaciones que necesitas en cada habitáculo son los tres factores fundamentales que debes considerar en cada uno durante este proceso.

¡Menos es más!

Si puedes conseguir la misma funcionalidad y servicio sin necesidad de recargar el espacio, lo más posible es que salgas ganando en varios sentidos: conseguirás un rincón minimalista, fácilmente adaptable a tu estilo de diseño favorito, será más fácil de limpiar y organizar y, posiblemente, mucho más económico. ¡Todo ventajas!

2. ¿Qué estilo te define?

Tu casa, tus normas. Tu nuevo hogar será una extensión de tu estilo personal. Y es que, en gran medida, configuramos el espacio según nuestras preferencias estéticas y reflejamos en él lo que somos. Por eso, uno de los momentos más importantes -y emocionantes- a la hora de amueblar tu nuevo piso es encontrar el estilo de diseño que va contigo.

Los acabados, los materiales, la forma del mobiliario y los detalles para decorar cada una de las estancias vendrán totalmente determinados por el estilo elegido.

Consejo Westwing: no trates de imponerte ningún estilo solo porque se haya puesto de moda. Elige algo que realmente te guste y con lo que te identifiques.

Por otra parte, te aconsejamos que mantengas la coherencia en todas las estancias de la casa. ¿Te has decantado por la elegancia del estilo nórdico? ¡Estupendo! Entonces los tonos neutros, con pequeñas notas de color, los acabados en madera al natural y la pulcritud y limpieza de las líneas rectas serán tus perfectos aliados para todas las estancias. ¡No mezcles estilos a no ser que el eclecticismo sea deliberado!

3. Un paso posterior a las reformas

Sería una locura comenzar a amueblar tu flamante nuevo apartamento y, de pronto, detectar averías o materiales en mal estado que impliquen la necesidad de una obra inminente.

Levantar el suelo, revestir nuevamente las paredes, cambiar una instalación, pintar… Si estos procesos se entrecruzan con el momento de amueblar el piso auguramos un auténtico caos. Fácilmente evitable si procuramos un orden razonable de los acontecimientos.

Evalúa y haz las reformas necesarias

Teniendo en cuenta el plazo que requiere cada reforma, puedes ir planificando el mobiliario sobre el plano, pero será algo que no deberás ejecutar hasta que se haya completado la rehabilitación del inmueble.

4. Organiza tu presupuesto

Un presupuesto nunca debe ser una sorpresa: en todo caso es una herramienta de organización previa que nos sirve de guía.

Confeccionar un presupuesto de manera realista es crucial para no cometer errores en este punto: para ello, ayúdate de nuestra checklist para descargar con los elementos imprescindibles que deberá incluir cada una de las estancias. Sobre esta checklist básica para acceder a tu primera vivienda, podrás ir agregando posteriormente nuevos elementos según necesites. Pero con ella te asegurarás de que lo fundamental no se te escapa.

5. Elige sabiamente tus electrodomésticos

La eficiencia energética es un asunto vital no solo a la hora de comprar una casa, sino también de amueblarla. Las estructuras, el estado del inmueble, el tipo de instalación y las condiciones de aislamiento en las que ha sido realizada la vivienda influirán directamente en el coste de los suministros, pero también los electrodomésticos que elijamos. De ahí la importancia de hacerlo con sabiduría.

De manera general, los electrodomésticos A+++, A++ y A+ cuentan con una gran eficiencia energética, así como los catalogados como C y D. Puede que su coste de adquisición sea mayor en el momento de la compra, pero estamos seguros de que te ayudarán a ahorrar a largo plazo, además de resultar más sostenibles y comprometidos con el medio ambiente a la hora de amueblar un piso completo.

Encuentra los muebles ideales para amueblar tu piso