Accede a las mejores marcas hasta -70%

piscina con sombrero y libro

Una casa con piscina es el sueño de muchos de nosotros. Nos imaginamos bañándonos en sus aguas turquesas en la máxima intimidad de nuestra casa. Pero no es solo la piscina lo importante en este sueño. Todo lo que la rodea juega un papel más que esencial. Nos referimos a todos los detalles de decoración del hogar con los que podemos hacer que nuestra piscina pase de ser una balsa de agua para convertirse en una auténtica playa privada. 

4 looks para una casa con piscina 

¿Cuando piensas en una casa con piscina, en qué tipo de decoración piensas? ¿En una deco de estilo actual y contemporáneo? ¿En un look ibicenco? ¿En uno exótico…? El estilo de tu piscina dependerá, por supuesto, de los muebles y los detalles de decoración para la casa con los que la rodees. ¿Los vemos?  

  1. Una casa con piscina moderna y contemporánea: aquí la piscina se rodea de listones de madera y sobre ellos, tumbonas de metal blanco y algún auxiliar ligero como una mesita redonda o una bajita cuadrada, también de metal blanco, para dejar la limonada. Los textiles de lino en tonos grisáceos quedarán perfectos.  
  2. Una casa con piscina con mucho encanto: es el estilo de las viejas casas de campo, masías o casas de labranza recuperadas. Aquí, las piscinas se rodean de verde, y para decorar su exterior: tumbonas con estructura de madera y lonetas en colores terracota, beige e incluso rosados y verdes. Bancos de madera pintada con desconchados también dan un toque romántico al espacio. Y como detalles de decoración del hogar, farolillos y guirnaldas de luz para iluminar la piscina de noche, y macetas de barro con mucha flor, para sumar look campestre al conjunto.
  3. Una casa con piscina de look ibicenco: quedarán perfectas tumbonas de madera o de fibras con textiles en blanco y azul, y detalles de decoración del hogar como pufs de ratán o colchonetas en el suelo con un conjunto de cojines que les regalen comodidad para crear una especie de chill out en el que descansar tras un largo baño. ¡Y que no falten los parasoles!
  4. Una casa con piscina con aires exóticos: sofás de bambú, colchonetas largas en el suelo con estampados en colores terrosos y patrones tipo ikat, pufs redondos de fibras naturales y detalles de decoración del hogar como farolillos de barro y mucha vela para refrescantes baños nocturnos. Un conjunto con mucha personalidad.

Una casa con piscina, ¡ya!

Para tener una casa con piscina no es necesario disponer de una gran extensión de terreno ajardinado. Hay piscinas maravillosas incluso en patios (URL pendiente). Suelen ser modelos prefabricados que se impermeabilizan convenientemente y en los que se instalan todos los sistemas de saneamiento del agua necesarios. El más sano es la cloración salina, con la que se sustituyen los productos químicos como el cloro por la sal, mucho más respetuosa con la piel y las mucosas. También en esta línea de piscinas saludables, podemos hablar de la fitodepuración, es decir, plantas acuáticas que consiguen, por sí mismas, limpiar el agua y oxigenarla, sin ayuda de químicos. Las piscinas que utilizan este sistema suelen tener una división, es decir, en una parte de la piscina se colocan las plantas y grava, y la otra se deja para el baño.

Mágicas albercas 

Las viejas casas con alberca pueden convertirse en una maravillosa casa con piscina reconvirtiendo la alberca. ¿Cómo? Es muy importante sanear las paredes y el fondo para evitar cualquier posible fuga. Será necesario aplicar mortero impermeabilizante, un liner (material impermeable especial para piscinas) de al menos 1,5 mm de grosor o varias capas de fibra de vidrio, y revestir el vaso con gresite, por ejemplo, y la zona de alrededor, con listones de madera de teka, resistente al agua y a la intemperie.

Consejo: Si revistes el exterior de la piscina con madera de teka, hazlo con madera de explotaciones controladas para que tu opción sea más sostenible.

Pero también puede que quieras mantener tu alberca con ese aire romántico de las casas de antaño. En este caso, puedes actualizarla, rodeándola de borde de piedra natural, y decorando su interior con piedras y plantas acuáticas. No estará disponible para el baño pero sí para crear una zona fresca y llena de vida en el exterior.

Este tipo de piscinas nos piden una decoración del hogar con mucho encanto: vintage, con aires recuperados, quizás unas sillas de hierro en un lado de la alberca, o una pérgola bajo la que instalar un sofá de fibras naturales, amplio, cómodo y con gruesos cojines sobre los que pasar la tarde a la sombra de una glicina.

¿Seguimos soñando? Pues date una vuelta por la selección de Westwing para decorar el exterior y diseña tu casa con piscina deseada.