Puf artesanal de yute y rafia Bono, estilo boho

La rafia es una de las fibras naturales que se utiliza para realizar salvamanteles, macetas, accesorios de cocina, cojines, alfombras, lámparas de techo, sillas y muebles. Los tejidos y objetos de esta fibra imprimen carácter a los ambientes, ya que con su presencia transmiten una atmósfera rústica, campestre, cálida y fresca a la vez. Estos consejos para decorar con rafia te ayudarán a encontrar el estilo acogedor y moderno que andas buscando esta primavera-verano. 

¿Qué es la rafia? 

Es una fibra natural, flexible y resistente, que se obtiene de un tipo de palmera originaria de América y de África. También se conoce como rafia al tejido fabricado con este material, a partir de hilos flexibles entrelazados en forma de red que se cruzan unos con otros formando ángulos de 90 grados. De este proceso, que puede ser artesanal o manufacturado, se obtiene la tela de rafia, así como diversos elementos decorativos. La rafia natural está entre nuestros materiales de moda, ya que posee múltiples propiedades.  

Sus propiedades 

  1. Es un material que no absorbe el calor y soporta muy bien las altas temperaturas, por lo que se le considera una fibra básica para refrescar la casa, ideal para escenas veraniegas.  
  2. Es apta tanto para interiores como exteriores.  
  3. Destaca por ser impermeable y dura. El entrecruzamiento de la fibra da lugar a un tejido resistente que no se deforma, con una muy buena flexibilidad ideal para la confección de tejidos. 
  4. Hay rafia natural y sintética. Esta segunda, elaborada de polímeros, es toda una revolución gracias a sus características: muy fácil de limpiar, es ideal para el almacenaje de productos de todo tipo, porque los protege de la humedad.  
  5. La natural, al ser un material orgánico, es reciclable y sostenible
  6. Además de sus indudables cualidades prácticas, a nivel estético la rafia aporta un toque natural y fresco a la decoración.  

Cómo podemos introducir la rafia en la decoración 

Sus colores naturales trasladan a ambientes mediterráneos, exóticos o rústicos, dependiendo del contexto, pero siempre relajados. La rafia suele estar presente en estilos veraniegos y naturales, desde el contemporáneo al rústico actualizado, bohemio o mediterráneo, mediante piezas de todo tipo. 

  • Tela de rafia: los tejidos de rafia natural se pueden utilizar para tapizar sillas o como fundas para cojines. Queda ideal en espacios exteriores como terrazas, porches y jardines. También se la conoce como tela de saco y se puede comprar por metros para realizar todo tipo de manualidades.  
  • Alfombras: la característica textura de rafia resulta fresca y muy agradable al tacto. Su trenzado proporciona superficies con un leve relieve, rica en matices, empleada para hacer alfombras de interior y exterior. Con una alfombra de rafia imprimirás un carácter country style a tu salón o comedor de verano.  
  • Toldo: las lonas o toldos de rafia más comunes se realizan en un tipo de rafia plastificada de polietileno. Es reutilizable, resistente, flexible y duradera. Por otro lado, las cortinas de rafia natural ofrecen una estética rústica, idónea en casas de campo o playa.  
  • Bajoplatos: si quieres darle un aire bucólico a tu mesa, no puedes dejar pasar las oportunidades que te brinda la rafia, en forma de individuales, salvamantes o bajoplatos. El cambio de look que lograrás es automático. Haz la prueba.  
  • Lámparas: son las reinas de las últimas tendencias en decoración. Las fibras naturales vegetales se emplean cada vez más para la confección de pantallas de lámparas. Y es que aportan tal personalidad a los ambientes, que es difícil apartar la vista de ellas. Las lámparas de rafia son un estandarte de la filosofía slow life-slow deco. Su poder, ya se trate de un modelo de pie, de sobremesa o de techo, es que apagadas decoran y aportan riqueza con la trama de su material; y encendidas crean una atmósfera sugerente que se llena de matices a través de las luces y sombras que crean las pantallas trenzadas. 
  • Cestas: ideales para el almacenaje, porque conservan los productos en su interior libres de humedad. Además, tanto en el baño como en la cocina, estas cestas dan un aire armónico y acogedor, de orden absoluto, a los estantes.  
  • Papel pintado: los diseños que imitan a la rafia son modelos que se han creado rememorando ambientes mediterráneos, donde predominan los colores blanco, marfil, natural, arena, miel y chocolate, que combinados entre sí aportan calidez y luz a la estancia donde se coloquen. A partir de la imitación a la rafia o tela de saco, se crean papeles pintados preciosos, desde modelos trenzados, a rayas verticales y horizontales, o lisos simplemente. 

¿Qué nos dices? Seguro que a estas alturas, la rafia ya te ha tocado la fibra. Encuéntrala entre nuestras ofertas decorativas de materiales de moda y, sin más, ¡disfrútala! 

¡Apuesta por la naturalidad!