Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Cocina blanca de estilo industrial con encimera de madera y estantes de color blanco

Por tiempo que pase, el look industrial sigue siendo uno de los estilos decorativos con más seguidores. Es la mezcla de auténtico, sobrio y vintage lo que lo hace único. Toda la casa permite decorarse con acento industrial pero la cocina es uno de los espacios donde más resalta esta estética y donde el metal, el ladrillo y las piezas de madera desgastadas aúnan toda su belleza. Si te gusta este look pero no sabes cómo aplicarlo, no dejes de leer este artículo. Te diremos, una a una, las claves para conseguir una cocina de estilo industrial.  

Busca el alma de tu cocina 

El estilo industrial no es amante de las paredes lisas y enyesadas. El estilo industrial no busca esconder nada. A él le encanta eliminar el revestimiento de los muros y dejar el ladrillo visto. Un ladrillo que habla del pasado del edificio, aportando a la cocina carácter y calidez de inmediato. Y cómo no, igual que las paredes se desnudan sin pudor, las tuberías tampoco se ocultan en regatas. Una cocina de estilo industrial deja a la vista las tuberías del agua, el gas o la luz, pintadas de negro (el color estrella de este look) o bien realizadas en cobre, un material que también encaja perfectamente con el estilo industrial.  

El color negro, que no falte 

El negro se asocia al hierro, un material que no faltaba en los lofts neoyorquinos de mediados del siglo XX, unos espacios que en el pasado habían sido fábricas y que se reconvirtieron en las viviendas más cool de los años 50-60 americanos.  

Hoy, el negro puede vestir desde tuberías hasta griferías o incluso los propios muebles. Y si hay ventanas en la cocina y puedes instalar carpinterías a cuarterones negros, emularás los altos ventanales de las viejas fábricas de Nueva York. Pero sobre todo, el color negro no puede faltar en la iluminación. En la cocina de estilo industrial, las lámparas de metal colgantes en color negro son un must, y también los apliques en los muros.  

Madera envejecida 

La cocina de estilo industrial es 100% vintage, y en este look es muy importante la presencia de madera envejecida. Las superficies rudas, de madera con vetas y nudos marcados y ennegrecidos, quedan perfectas en estos ambientes. ¿Algunos ejemplos?  

  • Una mesa de comedor con un tablero hecho con de madera envejecida. 
  • Partes delanteras de muebles industriales de madera, combinados con encimeras de cemento en gris plomo o negro. 
  • Estantes de madera sobre las paredes de ladrillo. 
  • Sillas antiguas de madera para la mesa de office. 
  • Pavimentos de tablas de madera que cuanto más viejas, más bellas son, etc.  

De suelos de madera a suelos de hormigón 

A pocos espacios les queda mejor un pavimento de hormigón que a una cocina de estilo industrial. Y si el hormigón está envejecido, con alguna grieta o distintas intensidades de color según la zona, todavía mejor. Pero también hay otra clase de pavimento que triunfa en este tipo de espacios (a parte de la madera). Hablamos de los suelos de mosaico hidráulico. Tienen aire vintage y este, como hemos dicho, encaja a la perfección con el estilo industrial.  

Paredes con personalidad 

El ladrillo domina en las cocinas de estilo industrial. Pero, en cocinas con poca luz natural, puede ser una elección arriesgada y hacer que la cocina quede demasiado oscura. Una alternativa ideal y de tendencia es combinar el ladrillo con un antepecho de azulejo tipo metro de color blanco. El blanco, en contraste con el ladrillo, aportará luz al espacio a la vez que protegerá la pared de salpicaduras de aceite y otras manchas. Pero existe otra opción que también queda genial: instalar un antepecho de baldosas tipo mosaico hidráulico creando un patchwork colorista.  

Toques industriales 

Hay elementos no estructurales que pueden ayudar a que la cocina coja aire industrial. Podríamos hablar de: 

  • Electrodomésticos como las campanas extractoras, por ejemplo, de acero inoxidable y con el tubo extractor a la vista. O los frigoríficos de estilo retro en color crema, rojo, verde menta… E incluso balanzas y tostadoras de la misma estética. 
  • Los tramos de pared pintados con pintura de pizarra donde escribir notas a la vez que se decora la cocina. 
  • Los botelleros a la vista, prácticos y al mismo tiempo decorativos. 
  • Taburetes de estilo vintage, de metal y madera o metal y cuero. 
  • Mesas de hierro desconchado. 
  • Barras metálicas en la pared donde dejar los utensilios a mano, etc.