Cocina con muebles de acabado tipo mármol

¡Se acabaron las cocinas blancas! Ahora el gris es el nuevo blanco. ¿Qué quiere decir esto? Que tanto por la versatilidad como por los matices que el color gris ofrece, este color es muy solicitado en el diseño y la decoración de cocinas. A menudo se piensa que el gris es un color aburrido y sin vida, pero nada más lejos de la realidad. Si combinamos el color gris adecuadamente, podemos conseguir un resultado magnífico en la decoración de la cocina. Una cocina gris es especialmente recomendable para estilos modernos y estilos minimalistas, pero si prefieres darle otro toque a tu cocina, ¡no te preocupes! Puedes adaptar el color gris al estilo de decoración que quieras. Sigue los consejos de Westwing en la creación de cocinas grises: una cocina que desprenda estilo y cautive a todos los que pongan un pie en ella. ¡Decora con gris y descubre lo mejor de una cocina gris

4 razones para elegir una cocina gris

Una de las principales razones por las que elegir el gris para nuestra cocina es por las ventajas decorativas que ofrece. ¡Toma nota! 

  • Sobriedad. El gris invita a la relajación y nos sirve tanto en una cocina sobria como en una donde queramos dar protagonismo a los muebles y los accesorios. 
  • Equilibrio. El gris es un color neutro, por lo que, al combinarlo con colores llamativos, lograremos destacar la vivacidad de estos últimos en la cocina. 
  • Versatilidad. El gris es un color muy versátil que podemos emplear en el salpicadero, las encimeras y las paredes de la cocina. ¡El resultado puede ser fabuloso! 
  • Amplia gama de tonalidades y combinación de colores. El gris ofrece tonos muy diferentes como el gris perla, el tórtola rosado, el gris lino, el gris antracita o el gris topo. Además, encaja a la perfección con colores como el blanco, el azul marino y el verde botella. 

Cocina gris de estilo moderno 

El gris es el gran aliado de los espacios minimalistas y las cocinas no podían ser menos. Las cocinas grises están a la orden del día y son un referente en el diseño y la decoración contemporánea. 

Puedes hacer que el color gris sea el protagonista de tu cocina y aplicarlo tanto en los muebles como en las paredes. A su vez, el tono de gris más usado en las cocinas modernas es el gris perla, pues da una sensación de luminosidad y aporta serenidad al espacio. Si quieres contrarrestar este color, aporta calidez a la cocina con muebles de color madera. La combinación de gris y blanco, de la que hablaremos en detalle más adelante, es también una opción muy socorrida en la decoración de cocinas minimalistas. En este tipo de espacios, el blanco es el mejor complemento del gris. 

Un material que no deberá faltar en una cocina gris moderna es el acero inoxidable. Este material da brillo, así como una sensación de limpieza a toda la cocina. Además, es resistente al calor, elegante y funcional.  

Gris y blanco: la alianza perfecta 

Aquí tienes la combinación ganadora para las cocinas de estilo minimalista: la cocina gris y blanca. Ya conocíamos la popularidad del blanco para la decoración y el diseño de todo tipo de espacios, con excelentes propiedades para engrandecer visualmente una estancia y dotarla de mayor luminosidad. ¿Pero y el gris? ¿Lo tenías en cuenta hasta ahora como contrapunto de color? Esta mezcla es una de las favoritas en el estilo nórdico. Apunta estos consejos para hacer que funcione a la perfección. 

Mobiliario de líneas sencillas y gris azulado: el minimalismo también para los muebles de tu cocina, aporta sensación de limpieza, pulcritud, elegancia y es muy útil para aprovechar al máximo el espacio. ¿Y si dejas, además, que sea el color gris el que bañe tus muebles? Su efecto será increíble para transformar un diseño con carácter y el contrapunto en blanco, en los revestimiento, en el suelo o en algunos detalles, contribuirá a embellecer el conjunto. Un gris azulado es perfecto en este cometido. 

Juego de contrastes. No queremos crear un efecto monocromático en nuestra cocina gris, sino aportarle elementos con dinamismo y mucho gusto. Para ello, tenemos varias opciones: elegir muebles blancos con encimeras grises y a la inversa, viajar en la escala de color del gris elegido y aportar degradados sutiles entre varias piezas (por ejemplo optar por una tonalidad de gris más intenso en la isla de la cocina o en alguna de las zonas), elegir un revestimiento en gris que cambie la textura de la pared o el suelo (nos gusta en especial el toque que aporta un suelo de piedra natural en gris perla) y apostar por la madera clara para las mesa y las sillas del comedor en contraste con los muebles. 

Recuerda que los elementos de madera natural y los colores más orgánicos (los tonos arena, los marrones terrosos y ciertos toques rojizos) son perfectos para añadir calidez en los espacios en los que el gris pudiese resultar por sí solo demasiado frío. Si te apetece probar con un juego aún más atrevido, mezcla texturas y acabados: un gris fresco con acero inoxidable o un acabado en brillo con un revestimiento en piedra. 

Utiliza el color para separar espacios. No solo son ornamentales, los colores pueden ser muy funcionales si les atribuimos la misión de separar espacios dentro de una misma estancia. Por ejemplo, nos encanta la idea de emplear el gris para una de las paredes y los muebles de nuestra cocina y el blanco para otra. Además de generar un efecto óptico de división, ruptura y contraste en el espacio, hace que la estancia gane en personalidad. 

Para que la decoración de suelos y paredes contribuya a este diseño tan moderno, te recomendamos que elijas motivos geométricos. Con ellos, también puedes jugar a la creación de asimetrías. ¿Qué tal componer un mosaico parcial con azulejo hidráulico en una de las zonas y dejar el tono liso de la pared en otra? Las opciones son tantas y tan fantásticas como tu imaginación quiera. ¡Pero estamos seguros de que todas le sientan de maravilla a estas cocinas grises! 

¡Complementa el color gris con unos toques dorados!