comedor moderno blanco y negro

Blanco y con mucha luz. Nos imaginamos un desayuno perfecto en un comedor de amplios ventanales que haga una clara apuesta por este color total. Un comedor moderno blanco es todo un regalo para la vista que al interiorismo no le pasa desapercibido. Si quieres saber cómo transformar el tuyo en un lugar en el que harías una sobremesa eterna, ¡muy atento a los consejos que desde Westwing hemos preparado para ti! Enamorados de la versatilidad del blanco, creemos que la serenidad y elegancia que consigue transmitir es perfecta para trasladar al comedor. Una gran noticia es que se trata de una tonalidad que se adapta a cualquier estilo, por lo que te va a resultar muy sencillo llevarla a tu hogar, sean como sean tus gustos.

Un comedor moderno blanco ideal para todos los estilos

La decoración en blanco le sienta de maravilla al estilo rústico, al minimalismo del scandi chic o a los estilos señoriales. Eso sí, si quieres un comedor blanco moderno te aconsejamos que lo pruebes en el estilo industrial, combinado con sugerentes tonos mostaza y haciéndolo dialogar con materiales muy urbanos como el metal o el ladrillo, y en el estilo nórdico, en una delicada combinación en escala de grises que llenará de sofisticación tu comedor.

Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Comienza por el suelo

Un gran truco para incorporar el blanco a nuestro hogar es llevarlo al suelo: el efecto de amplitud que genera es inmediato. Te recomendamos, no obstante, que elijas un material de fácil limpieza para que las manchas que se ocasionen sean fáciles de eliminar, pues no hay que olvidar que el comedor es habitualmente un espacio de tránsito y con mucha actividad.

Atrévete con el dorado

Si lo tuyo es el absoluto atrevimiento y ves el lujo como algo verdaderamente moderno, una gran idea es hacer dialogar el blanco de tu comedor con detalles en dorado. Para que el estilo no sea recargado y se mantenga minimalista y moderno, apuesta por un mobiliario de líneas rectas y superficies lisas. Eso sí: el dorado hará las delicias en cada pequeño detalle. Tiradores, lámparas y hasta cubertería. ¡De lo más chic!

Un comedor moderno blanco y muy sutil

La suavidad es a menudo amiga del estilo más moderno, por ello, a la pureza del blanco, se suman aliados en tonos neutros que son el básico para conseguir un auténtico estilo nórdico. Hazte con tonos crema, beige, sutiles grises y prueba, si acaso, a introducir algún verde pálido. Esto aplica para pavimentos, paredes, mobiliario e incluso algún elemento textil. Nadie ha dicho que lo moderno deba ser estridente, así que quizás encuentres en este juego de sutilezas tu conjunto fetiche.

Un comedor moderno blanco transgresor

¿Buscas un contraste para tu comedor blanco moderno? ¡Apuesta por el suelo! Las baldosas hidráulicas son una opción perfecta para darle un puntazo. ¿Más moderno aún? Transgrede las normas de interiores y exteriores y haz que el conjunto de tu comedor sea versátil, sin distinguir entre el jardín y el interior. Fresco, moderno y con mucho que decir.

¿Clásico y actual? Un comedor moderno blanco que lo consigue

El blanco lleva siglos siendo el protagonista de los mejores diseño y, sin embargo, parte de su versatilidad radica en su capacidad para resultar tanto clásico como imprescindible en las propuestas más actuales. ¿Se puede conseguir un comedor clásico y moderno a la vez? ¡Sí! Con el blanco como nexo de unión y elementos bien equilibrados donde esté la fuerza decorativa. Un comedor blanco con chimenea de líneas modernas y un conjunto de mesa y comedor en líneas clásicas y elegantes son una de nuestras opciones preferidas. Pero no la única: introducir sutilmente el estilo marinero combinando el blanco con pequeños toques azules para ganar en frescura al tiempo que mantenemos una propuesta clásica, acabados raw con lámparas de araña… Fusiones atrevidas que el blanco reconcilia y pone en valor. ¡Te encantará!

Haz que lo natural sea protagonista

Si hay un elemento decorativo que no puede faltar en tu comedor blanco son las flores y las plantas, ideales para romper la monotonía de este color pero con una elegancia que pocos adornos conseguirán.

Orgánico y versátil, un centro floral conquista todas las miradas sobre la mesa de comedor. Y además, si optas por flores frescas, podrás cambiarlas según la estación y ganarás en originalidad. Con esta propuesta, tu decoración podrá variar siempre con el blanco como telón de fondo de un comedor perfecto.

¿Quieres más naturaleza en tu comedor? Deja que entre por la ventana. Si tienes la posibilidad de abrir un gran ventanal en el comedor, pocas opciones quedarán mejor. Una fuente de luz natural que en alguno casos tenemos la fortuna que apunte hacia un bosque o un parque. Vegetación dentro y fuera del hogar para que nuestro comedor sea también ese punto de unión con el espacio natural que tanto nos relaja. ¿Una tacita de té para disfrutar de las vistas?

Un comedor moderno blanco ante grandes retos

Ni que decir tiene que, si dispones de pocos metros cuadrados en tu comedor, el blanco es un aliado natural que te va a permitir agrandarlo con un efecto visual único.

Además de hacer el espacio más grande a simple vista, el blanco tiene otras grandes propiedades para un comedor pequeño, como su capacidad para potenciar la luz. Acentuarla en zonas en las que los metros son escasos o la iluminación no es muy buena es la especialidad de este tono. Así que, si tu comedor es pequeño, te recomendamos que apuestes por hacerlo blanco, diáfano, eliminar obstáculos innecesarios, diseñarlo en vertical y crear muebles multifunción y a medida con posibilidad de hacerlos desaparecer cuando no estén en uso.

Por último, no olvides la madera si quieres un comedor moderno blanco de auténtico estilo nórdico: sobre todo al natural en mobiliario, suelos y vigas. ¡Una combinación irresistible que hará las delicias de tus invitados!