decoracion en blanco comedor

La decoración en blanco es un clásico que nunca falla. Es estiloso, tranquilo, armonioso, combina bien con otros colores y, sobre todo, es muy fresco. Paredes, mobiliario y telas blancos hacen que una habitación parezca más grande. En definitiva, todo son ventajas utilizándolo. Aplica su pureza y versatilidad con las ideas que te damos a continuación, relacionadas con su empleo en ciertas partes de la casa y, especialmente, su combinación con otros colores. ¡Toma nota para no quedarte en blanco!

Las 5 ventajas de apostar por una decoración en blanco

1. Sensación de amplitud

El blanco es un color que aporta una gran sensación de amplitud, por tanto, opta por esta opción si tienes una casa con cuartos reducidos o espacios de tránsito que quieras potenciar. Por ello, los recibidores blancos son una gran idea.

2. Limpieza e higiene

Uno de los mayores temores del color blanco, es la facilidad de ensuciarlo, pero esto también puede ser un beneficio, ya que mantendrá nuestra casa a raya, requiriendo una mayor limpieza e higiene.

3. Minimalismo

Una de las tendencias del año es el minimalismo. Por tanto, apuesta por este color si buscas ese look minimalista y poco recargado.

4. Combinable

Otro de las grandes ventajas del color blanco es que es un color muy fácil de combinar con otros tonos.

5. Versátil

Aunque apostemos por el blanco, tenemos un sinfín de opciones para crear un estilo concreto en casa: minimalista, rústico, moderno… ¡La decoración en blanco es una fuente inagotable de posibilidades en cualquier estancia del hogar!

Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Decoración en blanco: ¿con qué colores combina?

1. Blanco y rojo

Un interior blanco puede cobrar mucha vida con toques de rojo. Por ejemplo, dispón objetos rojos y blancos, con estilo, sobre una cómoda y verás qué cambio le das. Es muy típica en los hogares con un cierto aire al estilo country escandinavo. ¡Atrévete!

2. Blanco y plata

¿Te imaginas un florero plateado con ramas decorativas de color blanco? No lo utilices solo en una fiesta. Estos dos colores pegan mucho y darán un toque de alegría a tu vida diaria. Con accesorios en estos tonos, como mesas auxiliares o baldas de estanterías, fijarás mucho más este efecto.

3. Blanco y gris

Similar pero no igual a la anterior, la decoración en blanco y gris es muy popular. En sofás, cojines, en partes de la cocina y, cómo no, en la mesa, el gris y el blanco son un claro ganador.

4. Blanco y beige

El beige es el color de la arena, de los frutos secos, del trigo. Es decir, es una tonalidad que nos remite a la naturaleza y por ello queda de maravilla con el blanco para conseguir un efecto de armonía, relajación y confort. Por esas propiedades, los salones en blancos y beige, por ejemplo, son todo un acierto lleno de luminosidad y calidez a partes iguales.

Olvídate ya de esa idea de que el blanco es un color soso y aburrido. Como ves, hay muchas opciones para hacerlo único, aplicables durante todo el año.

5. Blanco y negro

Otro clásico que nunca se pasa de moda es la combinación de negro y blanco, no solo en la ropa o los complementos, sino también en la decoración del hogar. En las paredes queda muy bien, ya que puedes acentuar líneas horizontales o verticales y jugar con los efectos visuales para dar sobriedad a la habitación en la que los uses, ¡hasta en el cuarto! Un dormitorio en blanco y negro moderno es un acierto de diseño como pocos. En los textiles también puedes incluirlos: cojines, alfombras, mantas, etc. Y, por supuesto, en la mesa son una combinación exquisita: un mantel blanco o a rayas con candelabros negros, vajilla blanca y unas plantas en medio es la mayor muestra de elegancia a la hora de comer.

Decoración en blanco: las paredes blancas son atemporales

Atemporal. Esa palabra que tanto nos gusta por su versatilidad. En efecto, el blanco es un color atemporal en las paredes. Según los elementos decorativos que añadas, lograrás cambiar ligeramente el aspecto para así no cansarte de ver siempre el mismo tono. Asimismo, los accesorios hechos de lino o maderas claras mejorarán considerablemente tu estilo.

El blanco no solamente va bien con todos los tonos que puedas imaginar, sino también con todas las estancias: nos encantan las habitaciones blancas, las cocinas modernas blancas y los salones modernos blancos que saben bien la elegancia de combinar este tono con la madera (por eso, a su vez, los salones blancos y madera clara u oscura y las cocinas blancas y madera son una absoluta tendencia). En este sentido, el estilo escandinavo, que nos enseña que se puede conseguir un resultado de diez sin emplear demasiados accesorios, es una inspiración absoluta por su fusión de minimalismo en blanco y madera en todas las estancias.

Un mobiliario cuidado, líneas rectas y limpias y buenos acabados serán las claves para acertar en cualquier estancia. Pero si hay una que nos conquista especialmente es el cuarto. Los dormitorios blancos modernos y los dormitorios blancos y madera al natural generan una sensación de amplitud y comodidad que nos gusta especialmente. Tanto para los adultos como para los adolescentes. Y es que si algo se le da bien al color blanco es vencer hasta los retos más difíciles. Por ello recomendamos diseñar habitaciones juveniles blancas para crear una buena base sobre la que actualizar la decoración sin que nunca pase de moda, por muchos cambios de gustos y pareceres que la adolescencia traiga consigo.

Decoración en blanco: el blanco también para la mesa

Es verdad que deberás tener mucho cuidado porque el blanco es un color que se mancha fácilmente, pero este es, quizá, el único pequeño problema que podría surgirte. El blanco no solamente es para las bodas, los bautizos y las comuniones, como mucha gente piensa: la vida cotidiana también lo acepta muy bien. Manteles y servilletas blancos y a juego con platos y cubiertos dorados o de plata, junto con vajilla de porcelana, candelabros metálicos y un precioso jarrón en el centro son una opción perfecta.

¡Y la propia mesa, en blanco! Optar por un mobiliario en estos tonos es un acierto absoluto para estancias amplias y muy actuales, como un gran comedor moderno blanco que admite, a su vez, acabados de lujo y combinaciones insólitas. ¿Te atreves con un estilo minimalista, muy contemporáneo y a su vez absolutamente original? Entonces incluye detalles en dorado en tiradores, lámparas y cubertería, encimeras de mármol y una base de blanco impoluto en el comedor. ¡Chic y sofisticado!