baño azul y blanco marmol pequeño

En el momento de buscar colores para la reforma o renovación de tu cuarto de baño pueden surgir dudas sobre cuáles son las tonalidades más adecuadas. Normalmente, en un espacio pequeño debemos apostar por una estética monocromática o bien basada en dos colores. Un baño azul y blanco reúne las características esenciales: luminosidad, amplitud y reminiscencias al elemento protagonista, el agua. ¿Nos sumergimos en esta propuesta?

Cómo diseñar un baño en azul y blanco en 4 pasos

El azul es el color del mar y del cielo. Un tono que produce calma y sosiego, transmitiendo frescura y pureza. Por estos motivos, la combinación de azul y blanco en un espacio como el baño, una estancia íntima donde sentir tranquilidad, es tan adecuada. Con estos recursos que te enumeramos, podrás lograr un baño azul y blanco práctico y con mucho estilo:

  1. Una combinación que funciona la mar de bien sería la siguiente: sanitarios en blanco, mueble y revestimiento o pintura de paredes en azul y suelo de madera o mosaico hidráulico en tonos crudos y azulados.
  2. Respecto al revestimiento, te sugerimos que elijas azulejos tipo metro o baldosas en blanco para la zona de ducha o bañera, así como del suelo hasta la mitad de la pared del lavabo, y el resto pintarlo o con papel pintado especial para áreas húmedas en azul. De este modo, los muros estarán protegidos en las zonas más sensibles, darás luminosidad y amplitud al baño, sin renunciar a la personalidad que aporta el color.
  3. Un mueble de lavabo en azul, ya sea lacado o pintado a la tiza con chalk paint, será un elemento que ayudará tanto a nivel funcional como estético.
  4. Los ítems que reforzarán la imagen de tu baño en azul y blanco podrán ser las toallas, albornoces y alfombrilla, las velas, accesorios de baño, lámparas y alguna ilustración en este color.

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

8 tonos de azul para un baño blanco

La gama de azules ofrece una gran variedad. Dependiendo de tono de azul que elijas, conseguirás un efecto u otro, así como un estilo decorativo concreto. Te guiamos en esta elección tan personal:

  1. Azul Klein, para los más atrevidos: este azul tan intenso solo es apto para los baños más fashionistas. Si deseas poner una nota arty en tu baño, este es tu tono de azul que, junto al blanco, dotará de una personalidad arrolladora a tu aseo.
  2. Azul celeste, para el baño más armonioso: los tonos pastel están de moda, sobre todo gracias al estilo nórdico. Si pretendes crear una escena de calma y relajación en tu baño, el celeste es justo lo que necesitas en paredes y complementos.
  3. Azul navy, para un estilo mediterráneo: ideal para baños de apartamentos y casas en la playa. El mix de blanco y azul marino comulga con una estética marinera que no pasa de moda. Las rayas serán el estampado más acertado en este caso.
  4. Azul agua, para dar mucha luz: este tipo de azul con reflejos esmeralda propicia escenas muy luminosas, por lo que es muy adecuado en baños pequeños y sin mucha luz natural.
  5. Azul empolvado o bebé, para aseos infantiles: este azul tan sutil es capaz de transmitir dulzura al instante. Un tono muy candy, que queda espectacular en el baño de los peques.
  6. Azul turquesa, para espacios con carácter: el turquesa vibra alto, pero junto con el blanco, que atempera su fuerte carácter, es capaz de transmitir una atmósfera equilibrada. Úsalo en pequeñas dosis para un look moderno.
  7. Azul oscuro, para baños elegantes con aires masculinos: no importa si tu baño es grande o pequeño. Es azul oscuro, casi negro, procurará por un cuarto que será refugio, muy íntimo y personal.
  8. Azul verdoso, para baños con esencia natural: si escoges unos azulejos sirena (o con forma de escamas de pez) para revestir las paredes de tu baño, en este tono, te aseguramos que se respirará un ambiente glamouroso, con claras alusiones a la naturaleza.

Baño en azul y blanco según el Feng Shui

Según el Feng Shui, el baño verde y el azul, son los colores ideales para esta estancia, aunque los más puristas del tema aconsejan que juguemos con los colores de la zona del Bagua donde se encuentre ubicado el baño. Si crees en esta antigua técnica basada en la búsqueda del equilibrio, recurre al azul y al blanco, sí, pero con matices:

  • En cuanto al azul… olvídate de tonos muy fuertes y apuesta por una paleta pastel, mucho más suave. Este color es perfecto para un baño Feng Shui al estar intrínsecamente asociado con el agua y la pureza. Al igual que con el verde, es recomendable que se añadan elementos en colores cálidos o terrosos.
  • En cuanto a los blancos… decántate por los que llevan pigmentación ocre. Poseen un matiz más acogedor que contrarresta la posible frialdad de la unión blanco-azul.
  • La combinación con maderas o complementos de mimbre, cerámica y plantas será la más acertada, ya que el exceso de agua en este espacio se templa con abundancia de madera.
  • Si quieres profundizar en tener un baño según los preceptos del Feng Shui, mantén la puerta de este cuarto de aseo cerrada, así como la tapa del inodoro. ¡No queremos que se escape la energía!
  • Los espejos grandes multiplicarán la luz; un aspecto crucial en el Feng Shui.
  • Las formas redondeadas y las velas también son bienvenidas, así como mantener el baño siempre limpio y ordenado.

Un baño azul y blanco es un acierto, tanto a nivel estético como práctico y de Feng Shui. Si te gusta esta combinación de colores, puedes añadir algún elemento en negro, como las griferías, o en gris o beige, para los accesorios, y verás cómo tu baño se convierte en una estancia agradable, serena y con mucho estilo.

Accesorios en azul, por supuesto