Azul, como el mar azul… Ya lo dice la canción, este color es realmente inspirador y se puede llevar al baño con total acierto. De hecho, diseñar un aseo en azul comportará tranquilidad, un ambiente relajante y será toda una alegoría del elemento agua. Las posibilidades en un baño azul son variadas, ya que puedes jugar con una gama de tonalidades muy rica, así como con combinaciones de colores interesantes.

Cómo emplear el color azul en el baño

El color azul, según la cromoterapia, es capaz de producir los efectos de calma y relajación sobre el estado de ánimo. En decoración, amplía, refresca y es útil para los cuartos considerados “calientes” o muy activos, así como en habitaciones pequeñas. ¡Como el baño! Si te gusta esta tonalidad para tu cuarto de aseo, puedes incluirla mediante los siguientes elementos:

  1. El revestimiento de las paredes: con baldosas o pintura, si realmente buscas un efecto inmersivo, en el que el azul tenga mucha presencia. En cuanto a los azulejos, se llevan los de corte sirena o cola de pez, en azul, o los mosaicos hidráulicos estampados en blancos y azules grisáceos, para los suelos. En lo que respecta a la pintura, puedes optar por un azul bebé, muy sutil, o irte hacia el otro extremo, con una pintura plástica especial para zonas húmedas en azul intenso o noche, con toques de gris oscuro, extremadamente elegante.
  2. La pared de la ducha o la bañera: si no quieres rodearte por completo de tanto azul, piensa en revestir con baldosas de este color solo el espacio de la ducha o la bañera. Esta pared tiene mucha importancia en el baño y será definitoria.
  3. El mueble del lavabo: el mobiliario de baño en azul resulta original y moderno. Si pintas el mueble bajo-lavabo, por ejemplo, con una pintura a la tiza o chalk paint en azul grisáceo, verás como cobra protagonismo en la escena. Tu baño será único.
  4. Las toallas: una forma fácil de emplear el color azul en el baño es mediante los textiles, como las toallas, albornoces o alfombrillas. Si te gustan los ambientes marineros, elige toallas en azul navy. Si es un aseo infantil, opta por unas toallas en azul pastel.
  5. Los complementos: los accesorios de baño pueden ayudarte a darle esa personalidad en azul. Jaboneras, dispensadores, botes para geles y todo tipo de organizadores en azul, pondrán una nota de color al baño.
  6. ¿Y las lámparas de techo o apliques? También puedes encontrar luminarias con pantallas de todo tipo de materiales en distintos tonos de azul.

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Claves para decorar un baño azul

Si en tu baño predomina el azul, con los elementos que hemos mencionado antes, ¿cómo decorarlo para que no sea monocromático? ¿Con qué otros tonos combina? Te damos 5 opciones para crear ambientes equilibrados y coordinados:

  • Azul + Negro + Blanco: este mix posee mucha fuerza y desprende una gran personalidad. Un azul intenso, combinado con negro y detalles dorados es puro glamour. Dale luminosidad al conjunto con el blanco.
  • Azul + Rosa + Dorado: este mix resulta muy chic. Si a tu baño azul le añades toques dorados y textiles en rosa comprobarás que este trío funciona. Diseñarás un ambiente fresco y acogedor.
  • Azul + Tonos tierra: decora tu baño azul con cestas, alfombras de fibras vegetales y estantes de madera; obtendrás un espacio en calma.
  • Azul + Gris: acierto seguro. Si te gusta el estilo nórdico y actual para tu baño, prueba a decorarlo con este par. Por ejemplo, mobiliario azul con un suelo de microcemento gris… ¡espectacular! el baño gris no falla.
  • Azul + Verde: son los colores ideales para un baño, según el Feng shui. Así que si ambos tienen presencia en tu cuarto de aseo, conseguirás armonía. Ponle plantas a tu baño azul y equilibra con la madera, para que resulte un baño verde natural y cálido.

Las tonalidades de azul ideales para el baño

Cada tono de azul tiene su personalidad. En su gama existen una paleta muy variada, con la que conseguirás efectos muy variopintos:

  • Baño azul claro:  transmitirás paz, serenidad y espiritualidad. Puedes combinar el azul cielo con el blanco, la madera, detalles en dorado y alguna planta para un ambiente bohemio. Si tu baño es pequeño, el azul claro o empolvado te ayudará a darle amplitud y luminosidad.
  • Baño azul oscuro: inspirará confianza, sabiduría, autoridad y dignidad. Con esta tonalidad lograrás un baño muy elegante, sobre todo si lo combinas con blanco y negro.
  • Baño azul índigo o intenso: es sinónimo de limpieza, frescura y fuerza. Si lo combinas con elementos de madera, darás en el clavo. Tu baño resultará cálido y muy original.

4 estilos de decoración para un baño azul

Como has podido comprobar, el azul tiene muchas caras. Escoge bien el tono y combínalo con las piezas adecuadas para conseguir un estilo concreto:

  1. Mediterráneo: azul intenso y blanco, estampados de rayas, objetos que nos recuerden al mar… todos estos ítems nos llevarán a la costa mediterránea, sin salir de nuestro baño.
  2. Moderno: un baño azul claro con muebles de madera es la opción correcta para aquellos que deseen un estilo actual.  
  3. Clásico: turquesa, porcelana blanco y espejo con marco dorado. Serán las piezas que aportarán un aire clásico a tu baño.
  4. Nórdico: azul, gris y dorado. El trío ideal para un baño de estilo nórdico que puede presumir de estética atemporal.

Si tu aseo no es demasiado grande, ni tiene mucha luz natural y quieres darle un aire original, un baño azul claro puede ser la respuesta. Este color con connotaciones zen, que nos recuerda al mar, puede llenar nuestra estancia de armonía y hacer un baño elegante.