Donald Robertson x Westwing Collection: ¡lanzamiento hoy a las 16h!

dormitorio moderno gris y negro con cuadros

¡Sube la temperatura en tu dormitorio! No es un consejo “picarón”, sino decorativo. Y es que cuando las temperaturas bajan, la calidez debe subir, es un hecho inversamente proporcional. Disfruta de un mayor confort en tu habitación de descanso con estos trucos para el invierno muy prácticos, decorativos y sencillos y así lograr un dormitorio acogedor en invierno.

Cómo hacer que tu dormitorio sea acogedor en invierno

Los cambios de estación marcan también ciertas modificaciones decorativas en las estancias principales de la casa, para adaptarse a las nuevas circunstancias y necesidades de la época del año. Esto se nota sobre todo en verano y en invierno, en espacios como el salón y los dormitorios. El 21 de diciembre empieza oficialmente la temporada de invierno y con ella llegan cambios en nuestra decoración. Para conseguir un dormitorio acogedor necesitarás:

1. Una ropa de cama calentita

En invierno, la cama tiene más capas que una cebolla. Vamos a desgranar capa por capa, para que aciertes en su composición y logres una cama que te abrace.

  • Las sábanas: las más calentitas son las de satén, un tejido más denso y de tacto afelpado, o de franela, con una alta capacidad térmica. Para los menos frioleros, existen otros materiales también termorreguladores, que se adaptan a la temperatura corporal, como el lino y las sábanas de punto de jersey.
  • El nórdico: el relleno puede ser de plumón, fibra o microfibra. El gramaje mide el grado de capacidad calorífica del relleno nórdico. A mayor gramaje, mayor abrigo.
  • La funda nórdica: las confeccionadas con fibras naturales, como el algodón orgánico, el lino o la fibra de bambú, permiten la transpiración y que resultan fáciles de mantener.
  • Los cuadrantes, cojines y plaids: serán los complementos perfectos para que tu cama transmita el efecto comfy deseado.

2. Una manta o plaid a los pies de la cama

De lana, mohair, algodón, tricot… No hace falta que estos elementos estén perfectamente encajados, porque si los colocas de manera informal también quedan genial, muy ‘effortless chic’.

3. Alfombras a tus pies

Bajo la cama, si es muy grande, a ambos lados si son dos alfombras medianas-pequeñas, o a los pies de la cama. Sea donde sea, una alfombra aportará profundidad y calidez a tu dormitorio. Por algo son un must de invierno.

4. Cortinas de tejidos con caída

Si son de la misma gama cromática que tu ropa de cama, mejor, ya que así se respirará un ambiente más armónico y coherente.

5. Plantas de invierno

Y quizás te preguntarás: ¿plantas en un dormitorio? Pues sí, porque existen ciertas variedades con grandes propiedades para la renovación natural del aire, con claros beneficios sobre la salud y para la decoración de un dormitorio acogedor. Las plantas apropiadas para un dormitorio son: la lavanda, la Sansevieria, el jazmín, Aloe vera, orquídeas, la cinta o la valeriana.

6. Materiales naturales

Como pasa cuando deseas lograr un salón acogedor, introduce en el dormitorio piezas de mimbre o bambú, cestas para guardar los cojines y plaids, lámparas de fibras vegetales y complementos artesanales que hayas traído de algún viaje y que te transporten a momentos de paz y felicidad.

7. Cojines, más vale que sobren que no que falten.

Son los mejores aliados para una decoración invernal, ya que suman calidez y comodidad. Elige modelos de diferentes tamaños, texturas y colores para dar profundidad al cabecero de tu cama.

8. Cabecero mullido

Y hablando de cabeceros… nada mejor para un dormitorio acogedor que un cabecero mullido, tapizado, de esos en los que apoyarse cómodamente mientras lees por la noche.

9. Colores cálidos

Te ayudarán a subir la temperatura de la estancia: rosas empolvados, azules ciruela, rojo borgoña, terracotas, mostazas, el greige… tonalidades con personalidad que reforzarán la atmósfera cálida que perseguimos.

10. Luces puntuales para crear escenas únicas

La iluminación del dormitorio es fundamental. Una iluminación cálida y tenue te ayudará y mucho, por lo que es importante introducir en este cuarto focos puntuales como lámparas sobre la mesilla de noche o apliques de pared a ambos lados de la cama.

Truco Westwing: las luces regulables te servirán para modificar, de forma sencilla, el tipo de ambientación.

Otros complementos ideales para un dormitorio acogedor

Pero además puedes añadir pequeños accesorios que darán el toque final a tu dormitorio acogedor este invierno.

  • Cuadros: decora la pared del cabecero de la cama con un cuadro XL, un díptico o una composición de ilustraciones, fotos y pinturas.
  • Espejos: si añades un espejo, el espacio y la luz se multiplicarán.
  • Papel pintado: si no quieres poner cuadros sobre el cabecero, te animamos a forrar la pared donde se apoya la cama con un bonito papel pintado, en tonos neutros y relajados.
  • Un banco o banqueta a los pies de la cama. Servirá como descalzador y prolongará la imagen de la cama visualmente.
  • Mesillas de noche: son piezas tan prácticas como decorativas, ya que sirven para el almacenaje y además aportan personalidad a un dormitorio. Por eso, elígelas bien, midiendo el espacio donde encajarlas. Si optas por mesillas de madera, este material transmite mayor calidez que otros como el metal o el acabado espejo, más fríos.
  • Velas y aromas: elige fragancias que sugieran la llegada del frío en forma de bastoncillos de mikado, velas aromáticas, perfumes para la ropa de cama o difusores de aceites esenciales. Los aromas a madera, vainilla, canela o azahar, te ayudarán a crear un ambiente más acogedor.

Con estos trucos para el invierno dormirás a pierna suelta, aunque afuera reine un frío polar.

Accesorios perfectos para tu dormitorio