¿Estás planteándote una reforma en casa y te apasiona la idea de tener el baño integrado en el dormitorio? Los baños integrados en los dormitorios son un habitual de las casas modernas y de todas las revistas de arquitectura y diseño de interiores. En Westwing hemos recogido para ti grandes ideas para distribuir bien el espacio y conseguir un dormitorio en suite ideal. ¿Las vemos?  

7 Claves de los dormitorios con baño integrado  

Si quieres tener un dormitorio en suite, también conocido como dormitorio con baño integrado, te damos las claves para conseguirlo:

  1. Araña metros para el dormitorio en suite 

    El espacio suele ser el gran problema para conseguir un dormitorio en suite con el baño integrado, y el vestidor, a poder ser. Si te faltan metros, habrá que plantearse anexar una habitación contigua al dormitorio. Tirar un tabique no es costoso y puede darle a tu habitación la oportunidad de convertirse en un dormitorio de película. Lo que sí debes tener en cuenta es si ese tabique que piensas tirar tiene bajantes o tuberías empotrados: esto elevará los costes, pero el resultado te compensará.  

  2. El orden regala espacioen un dormitorio en suite

    Para que un dormitorio en suite se vea bonito y confortable, es prioritario que cada área cuente con su espacio por pequeño que este sea y que esos espacios estén en orden, algo que se consigue no acumulando muchas piezas tanto de ropa como de mobiliario –cuanta menos ropa, menos espacio necesitarás para guardarla, y (seamos sinceros) ¡no nos ponemos ni la mitad de lo que tenemos!  

  3. Conexiones óptimas 

    Lo ideal es que el baño integrado en el dormitorio conecte con el armario o vestidor y que el espacio de la cama tenga más intimidad. Una distribución ideal sería colocar el baño y el vestidor a la entrada de la habitación y la zona de la cama, al fondo, más cerca de la ventana o el balcón, para recibir el máximo de luz natural y crear un espacio visualmente más amplio.   

  4. Armoniza los espacios en un dormitorio en suite

    En un dormitorio en suite con el baño integrado es muy importante unificar tanto el estilo de las distintas áreas que haya en el espacio como la combinación de colores. Elige un máximo de dos tonos y dos materiales que se combinen tanto en la zona de la cama, como en la de vestidor y en la de baño. Y utiliza un tercer color y material como acento en detalles decorativos.   

  5. Pavimento continuado 

    Si quieres que el baño integrado en el dormitorio quede perfecto, hay un must ineludible: el suelo. Elige el pavimento igual tanto para el dormitorio como para el baño. La percepción de un suelo continuo hace que el espacio, por zonas que tenga, se vea más armonioso y, a la vez, se gana una mayor amplitud visual.  

  6. Consigue sensación de profundidad 

    A veces, aunque hayamos podido anexar una habitación al dormitorio, no se consiguen espacios muy amplios –es el problema de los pisos pequeños–, por lo que no está de más decorar la habitación para que parezca más grande, aunque realmente no lo sea. ¿Cómo? Utiliza la ilusión óptica que puede darte decorar la pared del cabecero con un cuadro XL, por ejemplo, o con la pared del fondo pintada de un color intenso.  

  7. Asegúrate un buen descanso 

    Lo ideal es que ni la ducha ni el inodoro se apoyen en la misma pared en la que lo hace el inodoro, porque el ruido de la grifería o de la descarga del wc podrían interferir en tu descanso. 

Medidas para un dormitorio en suite

Si hablamos en términos de medidas, al área de descanso de tu dormitorio en suite deberías darle un mínimo de 2,90 m y un largo de 2,80 cm. Si hay alguna pieza, como una cómoda, por ejemplo, cerca de la cama, piensa que, de esta a la cómoda, debe haber un paso de 80 cm. Y si los armarios también quedan en el área de descanso, tendrás que contar con esos 80 cm de paso más 62 que ocupará el fondo del armario. Teniendo cubiertas estas medidas –como mínimo– para la zona de la cama, podrás dejar el resto del espacio al baño. 

La distribución ideal para disfrutar de un dormitorio en suite

La practicidad de un dormitorio en suite depende en gran medida de cómo esté distribuida la habitación. Por tanto, te contamos qué hacer para separar el baño del dormitotrio para sacarle el máximo partido:

  • Tras el armario: Utilizar la trasera del armario para separar visualmente un baño integrado en el dormitorio es el sistema que requiere menos intervención y queda tan cómodo como bonito. 
  • Tras un tabique: si no llega hasta el techo, permitirás que la luz llegue al baño y también le regalarás sensación de espacio. Puedes incluso dejar el paso del dormitorio al baño sin puerta para que la amplitud sea mayor.      
  • Con una distribución semiabierta: implica tener el baño abierto al dormitorio dejando a la vista el lavamanos –e incluso la bañera, si la tienes exenta y es muy decorativa–, que puede estar junto a los armarios, y encerrado, el lavabo. Lo ideal es que no veas el wc desde el dormitorio. Esta distribución es la que aporta más metros a nivel visual y, a la vez, resulta muy cómoda porque permite que el baño se utilice al mismo tiempo por varias personas de forma cómoda. 
  • Una pared acristalada: traslúcida si quieres máxima intimidad o bien con vidrio transparente y cuarterones de metal negro si prefieres darle un toque industrial muy actual– separará el baño del resto del dormitorio con elegancia y aportando amplitud.  

¿Has cogido ideas para disfrutar de tu propio dormitorio en suite? Pues, ahora, te invitamos a entrar en Westing y seguir inspirándote. Westwing es más que una tienda online. Y es que, junto a nuestra selección de productos, ponemos a tu disposición una guía de estilo con ideas y consejos de decoración. ¡Descubre las últimas tendencias en decoración de dormitorios de la mano de Westwing! 

¡No te olvides de una decoración de baño que complemente tu suite!