Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Cama blanca con cubrecamas de lana color crema y lámpara de pared

Es la habitación que te acoge al final del día, cuando solo buscas descansar y recuperar fuerzas, y la que te da los buenos días. Dos momentos clave de tu día a día, ¿no? Merece la pena planificar bien su decoración para conseguir un espacio maravilloso en el que dé gusto entrar y del que, difícilmente, quieras salir. Y para ello, Westwing cuenta con las mejores ideas. Si quieres que tu habitación se convierta en uno de los dormitorios de matrimonio más envidiados de tu barrio, estás en el lugar adecuado.

8 piezas must have de los dormitorios de matrimonio 

  1. La cama. Debe ser cómoda para los dos, con lo cual, deberá tener el colchón que os vaya bien a ambos, pero también la altura adecuada. Hay otra opción: contar con dos camas individuales adosadas para que cada uno tengáis el colchón que mejor se adapte a vuestra espalda y a vuestro tipo de descanso. La separación se salva con sábanas que consiguen unir ambos colchones sin que se note.
  2. Mesitas de noche. Dependiendo de cómo las elijas, pueden servir como pieza extra de almacenaje. Sobre todo si hablamos de dormitorios pequeños, este puede ser un mueble clave y aligerar el armario, pudiendo guardar en ellas desde pequeños complementos hasta la ropa interior.  ¡Ojo! No hace falta que las mesitas sean iguales. Puedes optar por dos distintas. Se llevan diferentes y aportan un aire más personal a los dormitorios de matrimonio.  
  3. Banco o banqueta. Es una pieza ideal para sumar a la decoración del hogar. Colócala a los pies de la cama. Sirve no solo de superficie de apoyo sino también como almacenaje extra si vas corto de metros.
  4. Una silla o butaca. Imprescindible. Os servirá para dejar la ropa o simplemente para relajaros junto a la ventana.
  5. Una cómoda. Los cajones son muy prácticos. Más que las baldas. Contar con piezas con cajones para la decoración para la casa, y en especial, para el dormitorio, te ayuda a mantener el orden por más tiempo.
  6. Una alfombra. Una grande o varias pequeñas a ambos lados de la cama e incluso a los pies. Contar con una alfombra hace los dormitorios de matrimonio mucho más cálidos y acogedores.
  7. Lámparas. No solo dos, a ambos lados de la cama. Sino también una de pie. Otra sobre la cómoda… Se trata de crear distintos puntos de luz para conseguir un espacio cálido, acogedor y con suaves matices lumínicos. Una idea convertida en regla universal de la decoración del hogar.
  8. El armario. Es importantísimo planificarlo bien. De ello depende el orden de toda la habitación y tu comodidad.

Si sois dos, ¡pensad en dos!

Por supuesto. Esto implica todos los rincones de la habitación. Los dormitorios de matrimonio que cuentan con un espacio pensado para cara miembro de la pareja son nuestro objetivo. Ese espacio debe estar contemplado en las mesitas de noche o en la iluminación, que debe tenerlos en cuenta a los dos, es decir, es importante instalar lámparas a ambos lados de la cama para que cada uno pueda leer cómodamente antes de acostarse pero sin deslumbrar al otro. Ahora bien, donde es imprescindible pensar bien en los dos es, como decíamos, en la planificación del armario. ¿Qué hay que tener en cuenta?

  • Un espacio para colgar las piezas más largas y otro para las más cortas para no perder centímetros útiles.
  • Perchas iguales para que quepa más ropa y no se arrugue tanto.
  • Baldas (si pueden ser extraíbles) para cada miembro de la pareja, donde no apilar más de 4 piezas (porque pueden desordenarse más fácilmente), y mejor colocarlas en escalera.
  • Cajones para los dos con separadores especiales según lo que se quiera guardar: desde cinturones hasta ropa interior.
  • Cajas especiales para cada uno. Una buena idea: que cada uno cuente con cajas de un color concreto para diferenciarlas enseguida o bien transparentes para encontrar con un solo vistazo lo que guardan.

Dormitorios de matrimonio más acogedores

En la decoración del hogar, a la hora de conseguir más calidez y un ambiente más acogedor, la luz es imprescindible. También el material de los muebles. Pero sobre todo importan los textiles. En los dormitorios de matrimonio, vestir bien la cama es el secreto. Las camas tipo hotel, con las sábanas completamente lisas y esquinas marcadas, no se llevan nada. Apuesta por la naturalidad de los tejidos como el algodón o el lino. Y vístela a capas, o sea, funda nórdica, plaid, pie de cama, cuadrantes y cojines de diversos tamaños para darle movimiento y riqueza… Una cama bien vestida es capaz de transformar una sencilla habitación en una habitación… ¡maravillosa! ¿Por qué no lo compruebas?