diseño de dormitorios

En el dormitorio, si hay algo que tiene todo el protagonismo es la cama. Por eso, es importante contar con una cama bien vestida, y con buena presencia. En Westwing te enseñamos cómo vestir una cama y convertirla en la joya de la corona del dormitorio durante todo el año. ¿Te vienes a descubrirlo?

Cómo vestir una cama elegante

¿No te queda una cama de revista? Entonces es porque hay algo que no estás haciendo de forma adecuada. Te enseñamos cómo vestir una cama de forma sofisticada, casi como de hotel. ¡Toma nota!

Sábanas blancas.

Las sábanas blancas son la mejor opción para vestir una cama. Si quieres darle un toque de color, te recomendamos que apuestes por colchas y fundas nórdicas más llamativas. En el caso de que también queramos añadir fundas nórdicas en color blanco, puedes introducir la dosis de color a través de los cojines, e incluso mezclando estampados.

Cama llena de cojines

Seguro que habrás visto como los hoteles llenan las camas de cojines para dar una buena impresión a sus huéspedes. En cualquier casa podemos recrear esa sensación de suite de lujo añadiendo bastantes cojines. Uno de los secretos para conseguir una cama de revista es añadiendo bastantes cojines. En cuanto a los colores, las almohadas deberíamos dejarlas blancas y los cojines de color para que hagan contraste con el cabecero.

Sin embargo, si lo que queremos es un verdadero cambio de look, deberíamos colocar las almohadas de forma vertical. Es un aspecto clave para dar el plus que buscamos a nuestra cama.

Cojines combinados

No vale con añadir los cojines de cualquier manera. Deberíamos añadirlos combinando geometrías, formas y tamaños, pero siempre bajo una máxima: deben tener algo en común, ya sea la gama cromática o el estilo. Normalmente, se ubican los cojines lisos detrás, sobre ellos los estampados y, muchas veces, se añade el toque final colocando uno alargado delante de todos. ¿La regla básica? Cuantos más cojines, ¡mejor!

Plaids con el mismo tejido que los cojines

Los plaids son fundamentales a la hora de vestir la cama. Para acertar, debemos elegir plaids que aporten calidez y suavidad. En cuanto al color, mejor si contrasta con el resto de textiles. Se pueden buscar looks más informales con estampados de contraste, o bien estilo patchwork, o apostar por líneas más sobrias que den luz y glamour a la habitación entera.

Un buen cabecero

El cabecero también es importante a la hora de vestir la cama. Hay cabeceros de todo tipo: altos y de capitoné. También algunos tipos orejero, que ofrecen protección y refugio gracias a sus extremos formando un ángulo recto. O con rejilla de mimbre, que dan un toque muy artesanal y natural.

¿Qué elementos no pueden faltar en una cama?

  • Un set de sábanas. Con las medidas adecuadas (es muy importante), compuesto por una bajera ajustable y una encimera a juego.
  • Una funda nórdica también a medida. Lo ideal es que llegue justo al suelo, sin quedarse corto y tampoco arrastrar. Podrás cambiarle la funda siempre que quieras: un pequeño gesto con el que sentirás que estrenas dormitorio.
  • Embozo. Al doblar la sábana por encima del nórdico en la parte superior de la cama sumarás este toque de elegancia.
  • Cojines y almohadas. Los cuadrantes son perfectos para los momentos de lectura. Cuando hagas la cama, colócalos detrás de todo. Luego, las almohadas y, delante, otros cojines: primero, los lisos y los más pequeños y decorativos delante.
  • Rellenos. Los rellenos son muy importantes. Que no sean rígidos. Es bonito que los cojines no queden perfectamente tiesos. Que tengan movimiento. También es muy personal… El número de cojines, siempre impares: dos cuadrantes y uno decorativo o dos cuadrantes y tres decorativos
  • Plaids y mantas. Colócalo a los pies de la cama, extendido de lado a lado, doblado, enrollado o con un toque casual.

Con estos consejos, ya sabes cómo vestir una cama como un profesional. Si quieres descubrir más sobre trucos para tu dormitorio, lee nuestros artículos de cómo hacer bien una cama o los mejores colores para el dormitorio.

Ropa de cama para una cama perfecta