jardin con mesa y sillas

No siempre se dispone de un gran jardín para decorarlo con distintas zonas, sino que a menudo nuestro exterior es de un tamaño reducido. Y eso no significa que no podamos disfrutar de él igualmente. La clave está en saber elegir los elementos justos y adecuados para jardines pequeños. Es necesario tener las ideas claras sobre su diseño, el tamaño de los muebles o ir con cuidado con el número de plantas que ponemos. ¡Vamos con más sugerencias!

1. Diseña el jardín dependiendo de su forma

Los jardines pequeños suponen un reto de ingenio para maximizar su espacio. Planifica el espacio al milímetro: estudia sus características, como las horas de sol y su forma, para distribuir bien las zonas. Dadas sus medidas, no podrás tener muchas áreas diferenciadas, así que de aquí se deriva el siguiente punto crucial para jardines pequeños.

  • Si tu jardín es estrecho… haz que parezca más ancho incorporando líneas horizontales en su diseño, tanto en la disposición de las plantas como en su mobiliario.
  • Para que un jardín corto parezca más largo, acentúa la perspectiva estrechándolo con un camino de plantas en su zona final. ¿Qué tal un banco al final de un camino? De este modo, se aprecia con claridad el efecto de perspectiva.

2. Maximiza el espacio con muebles plegables

Los muebles plegables y apilables son los modelos más aconsejables en jardines pequeños. Fáciles de guardar cuando no se necesitan o llega el mal tiempo. Cuanto más pequeño sea nuestro jardín, más ligeros deben ser nuestros muebles para equiparlo. Los bancos en esquina son una gran solución para aprovechar el espacio y dar mucha capacidad de asiento.

Escoger una decoración minimalista puede favorecer a la amplitud. Opta por elementos sencillos y un mobiliario simple, a lo jardín zen.


3. Decora tu jardín pequeño de forma bonita y práctica

Sé minimalista respecto los ornamentos y complementos. No lo llenes. Opta por plantas y muebles proporcionados al tamaño del espacio. Y huye de las líneas rectas. Cuando se dispone de pocos metros, lo mejor es apostar por las curvas y trazados informales.

Nuestro truco: decora las esquinas. Una idea que nunca falla es decorar los bordes que delimitan el jardín, con piedras y flores, por ejemplo. Así creas un efecto óptico mas abierto y los limites que le ponen fin al terreno no estarán tan claros ni definidos.


4. Opta por colores claros

Los jardines pequeños reclaman una gama de color sencilla, clara y luminosa. Recuerda que los colores fuertes empequeñecen. Mejor escoge una gama de color, neutra, y respétala.


5. Aprovecha el espacio dándole un segundo uso

Asígnale uno o dos usos, no más. ¿Comedor exterior? ¿Rincón de lectura? ¿Espacio de juegos para los niños? ¿Solarium con una hamaca? Tendrás que escoger y decorar en consecuencia.

Elige el mobiliario adecuado: no tendrás una mesa para poder cenar con 10 comensales, pero es mejor optar por muebles pequeños y flexibles, como unos pufs, una mesa auxiliar y un par de sillas, antes que crear un espacio agobiante dado al tamaño de los muebles.


6. Añade plantas que no ocupen espacio

Las plantas trepadoras, como la buganvilla, la glicina o el jazmín, son una buena alternativa en jardines pequeños, ya que poseen una floración rica y exuberante sin ocupar espacio del suelo. Otra opción son las plantas arbustivas y las aromáticas.

Crea un jardín vertical: si el terreno no es demasiado extenso, una opción factible es crear un jardín vertical. Lograrás un ambiente exótico y salvaje. Pueden estar formados por enredaderas o bien maceteros individuales. De este modo también conseguirás tapar la vista del vecino.

Selecciona especies vegetales que crezcan a lo alto. Busca plantas de tallo alto con follaje en su copa. Ejemplos: platanera, bambú, ciprés, laurel, pequeños árboles frutales…

Crea un foco de atención: una manera de decorar un jardín pequeño sin ocupar demasiado espacio es crear un foco de atención en una de las partes del jardín. Por ejemplo, realza una esquina y siembra una palmera en miniatura rodeada de piedras blancas.

No renuncies a la madera: reservar un espacio para la madera siempre es un acierto, ya que aporta mucha calidez y estilo. Puedes crear un macetero perimetral de madera, que recorra los bordes de tu pequeño jardín, y decorarlo con plantas.


7. No olvides la iluminación para jardines pequeños

Escoge la iluminación adecuada: un punto a favor de tener un jardín pequeño es que la iluminación es una tarea muy sencilla, ya que no hace falta sobrecargar el exterior con lámparas o antorchas. Bastará con algunos farolillos, guirnaldas y también velas. ¡Será un lugar mágico! El sueño de una noche de verano…


8. Decora las ventanas

El alfeizar de las ventanas es un espacio perfecto para decorar con flores o velas. Así la visión de nuestro jardín será mucho más estética y también dará sensación de más amplitud. Apuesta por flores coloridas o pequeños cactus.


9. Elige materiales acordes al clima y ubicación

Al diseñar cualquier espacio exterior, la funcionalidad es clave. Los muebles y los acabados deben resistir a la lluvia, al salitre, al sol abrasador y al viento, además de al desgaste del uso frecuente.

Siguiendo la tónica de nuestros anteriores consejos, en los jardines pequeños reducir la paleta de materiales a dos o tres, no más, será lo acertado.

  • Usa materiales naturales, resistentes y de calidad. Al tener un espacio pequeño, la ventaja es que puedes elegir materias de primera calidad sin miedo a quedarte sin presupuesto, ya que el exterior exigirá menos cantidad de material.
  • Una tarima de madera, natural o sintética, para las zonas de estar o bien piedra natural, dará una riqueza decorativa importante.
  • Para las áreas ajardinadas, rompe la monotonía de un césped, natural o artificial, con parterres hechos con grava.
  • La combinación de vegetación, madera, fibras naturales y piedra es la ganadora para obtener frescura y calidez en equilibrio.
  • Para las paredes, una pintura blanca y un muro ajardinado con trepadoras será todo un acierto. Puedes poner un espejo con marco de mimbre o ratán para crear un efecto óptico interesante.

10. Mantenlo siempre ordenado

Y para lograr un éxito rotundo, a la decoración sencilla pero acogedora debe sumársele el orden. Sin organización, un espacio pequeño, interior o exterior, no tiene sentido. El orden hará que tu jardín pequeño parezca más grande.