tabla de planchar en lavadero blanco

Pocas zonas de la casa resultan tan prácticas (y a menudo poco atractivas) como el lavadero. ¿Dónde ubicarlo? ¿Cómo organizarlo? ¿Qué decoración le va bien? Respondemos a estas y otras cuestiones para darte las ideas más frescas, funcionales y actuales para crear lavaderos modernos. Los trapos sucios se lavan en casa, pero no de cualquier manera, saca partido del estilo moderno.

Formas de tener un lavadero moderno. ¿Dónde lo pongo?

Sabemos que en los pisos modernos no es fácil ubicar una zona confortable para el lavado y planchado de ropa. Aún así, son tareas más que cotidianas, que debemos realizar con mucha asiduidad. Te ofrecemos tres soluciones para crear un área de lavadero en tu casa:

Lavaderos independientes

Si tienes la suerte de contar con una estancia, por pequeña que sea, para colocar una zona de lavado y secado, organízala de tal forma que puedas aprovecharla al máximo. Este cuarto suele estar anexo a la cocina, por cuestiones de funcionalidad, ya que así minimizas los desplazamientos por la vivienda con la ropa arriba y abajo. El lavadero debe contar con una toma de agua y desagüe y, como en cualquier habitación donde haya un grado alto de humedad, las paredes deben estar preparadas, mediante alicatado cerámico o con pintura plástica.

Para una atmósfera moderna, elige baldosas tipo metro o pintura en colores claros, que de amplitud y luminosidad. Crea armarios, altos y bajos, para guardar los productos, además de estantes o baldas para poder colocar la ropa una vez planchada. Si dispones de metros suficientes, instala una tabla de planchar extraíble o escamoteable, que se esconda fácilmente cuando no se precise.

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Un lavadero en la cocina

Si no dispones de esta estancia ni de un lavadero exterior, otra ubicación habitual donde integrar la zona de lavado es la cocina. De no poder colocar dos grandes electrodomésticos como la lavadora y secadora una al lado de la otra en horizontal, una solución práctica es apilarlos en columna. Si esta opción tampoco es factible, existen las lavadoras-secadoras que realizan ambas funciones. Si panelas esta zona con los mismos frentes que el resto del mobiliario de cocina, lograrás que pase inadvertida y se fusione decorativamente en el ambiente.

El lavadero en el pasillo

Los pasillos o distribuidores anchos pueden aprovecharse con armarios. Estos módulos pueden convertirse en un momento dado en lavaderos, usando el hueco del armario para colocar tu lavadora y secadora, algunos estantes, todo ello oculto tras unas puertas correderas. Eso sí, este mueble necesitará una toma de corriente y salida de aguas como instalación básica. Hacerlo a medida sería lo ideal.

Lavadero oculto en el baño

Si el cuarto de baño es amplio, colocar aquí la zona de lavado y secado es una buena opción, ya que forma parte del proceso de higiene y limpieza. Pon debajo de la encimera de baño la lavadora para que no ocupe mucho espacio visualmente y se integre mejor. Otra opción es introducir el espacio de lavado dentro de una armario creado expresamente para ello y donde estén diferenciadas las distintas zonas en estantes, cesto de la ropa y productos de limpieza.

Sea como sea, que no te de pereza destinar un espacio generoso a lavadero, ya que lo agradecerás en tu día a día.

Tips de organización para lavaderos modernos

Una vez tengas determinada la zona de lavadero, es hora de organizarlo. Actualmente existen muchas soluciones y gadgets para tener un área de lavado de revista:

  • Con muebles a medida: al ser zonas tan pequeñas, la mejor forma de aprovecharlas al milímetro es con un mobiliario a medida. La inversión valdrá la pena.
  • Lavadora y secadora: son los electrodomésticos imprescindibles en los lavaderos modernos. Puedes colocarlas en horizontal, en vertical o en pack (dos máquinas en una sola, cuando el espacio apremia).
  • Accesorios de almacenaje: deberán ser prácticos y decorativos. Ganchos, barras, cestos de mimbre, cajas de tela organizadoras… Puedes tener un cesto para la ropa sucia blanca y otro para la de color y así, al poner la ropa en la lavadora, los colores no se mezclarán. Las bandejas de fibras naturales también te pueden servir para que, una vez la ropa esté planchada, colocarla y llevarla al armario donde se guarda.
  • Tomas de corriente: para las máquinas y para la iluminación. Usa tiras led para debajo de los muebles altos. Ilumina bien las superficies de trabajo con focos orientables.
  • Haz que el orden se suba por las paredes: puedes usar las paredes para colocar una barra que sirva para tender aquellas prendas de ropa que no pueden ir a la secadora. De este modo, no tendrás que tener una sisí o tendedero portátil, que ocupa mucho más espacio.
  • Panela los electrodomésticos, para un ambiente integrado y moderno.
  • Usa puertas correderas o tipo granero: ocupan menos.
  • Una distribución top: debe girar alrededor del llamado “circuito de lavado”. Lo ideal es concentrar en una pared la zona de lavado con un punto de agua y los armarios con productos de limpieza. Y en otra, la zona de plancha. Intenta tenerlo todo en un orden que siga la sucesión de tareas: cesta de ropa sucia, columna extraíble con los productos de limpieza, lavadora, secadora, barras o tendedero para la ropa delicada, y zona de planchado.
  • Un fregadero para lavar a mano las prendas delicadas siempre es bienvenido.

Decoración para lavaderos modernos

Una vez tengas todos los elementos básicos para la óptima ejecución de las tareas, toca decorar:

  • Un papel pintado moderno en la pared de la zona de planchado subirá de nivel el look de cualquier lavadero.
  • Rótulos luminosos. Las luces de neón aportarán un aire moderno y crearán un ambiente acogedor.
  • Carteles e ilustraciones. Desde láminas con las instrucciones para el lavado y planchado de ropa según sus etiquetas, pasando por pinturas abstractas, hasta carteles vintage. Cualquiera de estas opciones hará de tu lavadero un espacio más moderno.
  • Plantas y flores. El estilo natural está de moda, por lo que poner alguna planta o ramo de flores secas en el lavadero es buena idea. Trabajarás más a gusto.
  • Velas aromáticas, difusores de aceites esenciales y mikados: es importante que tu lavadero huela bien. Para ello, recurre a una vela de olor a ropa limpia, mikados y aromas de lino o algodón.
  • Cestas de fibras vegetales: que sean todas iguales. En un espacio pequeño, como es el lavadero, nada de tener cestos y cajas de diferentes materiales y diseños. Armoniza el ambiente con cestas del mismo material. Pueden tener diferentes medidas, eso sí.
  • Cajas organizadoras de tela: con estos elementos pasa más de lo mismo. Selecciona un modelo de caja textil para organizar tu ropa y repítelo las veces que sea necesario.
  • Recipientes dosificadores de jabón y suavizante: los envases de detergentes no suelen ser muy decorativos… Para darle a tu corner de lavado mucho estilo, usa recipientes iguales para almacenar los productos.
  • Botes de  cristal para las monodosis de lavado. Si no usas jabón líquido ni en polvo, sino monodosis, ponlas en tarros de cristal con cierre hermético.
  • Colgadores decorativos: los ganchos para la ropa de madera o metal resultan modernos.
  • Alfombra lavable o de fibras en el centro, para darle calidez al cuarto de lavado.

Con estas sugerencias para lavaderos modernos, las tareas de lavado, secado y planchado de la ropa se harán más llevaderas. Una buena organización, orden y decoración de tu lavadero te ayudará a agilizar los trabajos de limpieza y conservación de tus prendas, con una sonrisa de oreja a oreja. ¡Qué gustazo de lavadero moderno!