pasillo blanco estilo industrial alfombra sillón cuero banco verde terciopelo

Para conseguir un gran pasillo se ha de tener en cuenta una serie de elementos que deben relacionarse entre sí. Las dimensiones y una adecuada iluminación de pasillo son esenciales, pero también lo son el mobiliario y los elementos decorativos, las alfombras de pasillo en particular, que enriquecen y dan vida a esta transitada zona de la casa. ¡Descubre cómo elegirlas!

Un clásico que nunca falla 

Una de las opciones más utilizadas a la hora de decorar un pasillo es el uso de las alfombras. Las alfombras de pasillo ya no solo decoran aportando, en la mayoría de los casos, ese toque de color y calidez, sino que protegen una de las zonas de paso más transitadas y utilizadas en nuestro día a día. Además, pueden servir para delimitar visualmente el espacio y evitar el tan temido efecto pasillo.  

Y es que, decorar con alfombras puede convertirse en la alternativa perfecta si se tienes en cuenta algunos trucos importantes.  

Cinco cuestiones clave a tener en cuenta 

Dale un respiro a tu alfombra

Como ya hemos mencionado, delimitar visualmente el espacio y evitar el efecto pasillo es posible mediante el uso de una adecuada alfombra de pasillo. Esta ha de cubrir prácticamente el ancho del pasillo, pero no debemos olvidar que es fundamental que la alfombra ‘respire’ para evitar el efecto tubo, muy habitual en estas zonas de paso. Sin embargo, si es demasiado estrecha, se verá muy pequeña en comparación y no quedará bien.  

Aunque podemos encontrar gran variedad de alfombras de diferentes tamaños, medidas y formas, te recomendamos medir bien el espacio y optar por alfombras de pasillo a medida. De esta forma, nos aseguraremos de que encaja perfectamente teniendo en cuenta las dimensiones y características de nuestro pasillo. 

Consejo: Marca en el suelo de tu pasillo las dimensiones con cinta de pintor o papeles, simulando tu futura alfombra. Así, conseguirás hacerte una idea más realista de cómo quedará y cuál podría ser su efecto final.  

Asegúrate de que disponga de una base antideslizante

A veces, nos lanzamos a decorar dejándonos llevar por nuestras ganas e imaginación y se nos olvidan cuestiones tan básicas como esta. Debemos tener presente que las alfombras pueden jugarnos malas pasadas y provocar tropiezos si no están adecuadamente fijadas al suelo. Por ello, hemos de asegurarnos de que cuentan con una base antideslizante o, en su defecto, con tiras adhesivas que faciliten su fijación.  

De esta manera, evitaremos algún que otro tropiezo garantizando, por otro lado, que la alfombra no acaba moviéndose y se mantiene en su posición inicial en todo momento.  

Ten en cuenta la apertura de puertas

Para que la alfombra no suponga un posible obstáculo en algo tan esencial como la apertura de las puertas, se ha de tener muy en cuenta hacia dónde se abren y sus medidas.  

Si se abren hacia el pasillo y apenas hay espacio entre la puerta y el suelo, podemos aprovechar ese hueco como separación entre alfombras de diferentes medidas. Un truco perfecto para pasillos estrechos y largos, pues añadiendo varias alfombras se consigue un efecto óptico que evita la sensación de tubo.  

Materiales y colores

Una vez tenemos las medidas y nos hemos asegurado de que dispone de una base antideslizante, es importante elegir bien los materiales, así como los colores de nuestra alfombra de pasillo.  

Al tratarse de una zona de paso diaria y de mucho tránsito, el material ha de ser resistente y fácil de mantener. Te recomendamos las alfombras de sisal, caracterizadas por ser muy resistentes, y las de pelo corto, ideales para pasillos con acceso a las habitaciones. Con estos materiales la suciedad no se acumulará tanto y serán muy fáciles de limpiar. Os lo aseguramos. 

La alfombra es el comodín del color. En pasillos pintados o decorados con una decoración monocolor o decorados con relajantes tonos claros y neutros, se puede aportar una pincelada de color y contraste mediante el uso de una bonita y original alfombra tipo kilim. Conseguiremos un espacio más vívido en esta zona de la casa, tan solo con ponerla en el suelo.  

Alfombras de pasillo modernas 

Cuando pensamos en alfombras para pasillos, normalmente solemos imaginar las típicas alfombras alargadas o rectangulares, que son ideales para reducir el efecto túnel si se ponen varias de estas alfombras seguidas.

Sin embargo, una tendencia en pasillos modernos y que ha llegado para quedarse son las bonitas alfombras redondas que, además, también consiguen reducir dicho efecto túnel. Y es que, un truco visual que siempre, siempre funciona para reducir la sensación de tubo o túnel es colocar varias alfombras circulares de forma irregular y en línea, separadas unos centímetros entre sí.  

Si quieres aportar un toque moderno y original a tu pasillo, hazte con una alfombra de sencillos estampados geométricos. ¡Acierto asegurado! 

Como ya habrás ido viendo, las alfombrasde pasillo visten cualquier espacio aportando un plus de calidez y personalidad a nuestro hogar. No es necesario que sean ni muy grandes ni muy vistosas, sobre todo si no disponemos de grandes espacios ni muchos metros. Tan solo hay que tener en cuenta estas cinco cuestiones básicas para transformar tu recibidor y pasillo en una estancia más acogedora y delicada. 

¡Ponte manos a la obra para conseguir tu alfombra (o alfombras) de pasillo ideal(es)!