Donald Robertson x Westwing Collection: ¡lanzamiento hoy a las 16h!

salon en colores neutros y blanco

El salón es la estancia más acogedora de la casa. Se trata de un espacio concebido para estar a gusto, relajarse, charlar, ver la tele, leer… Su esencia es de lo más placentera, así que para que cumpla sus funciones, hemos de decorarlo en consecuencia. Y si es invierno, más aún, ya que pasamos el doble de tiempo en esta sala, recibimos a familiares y amigos, hay más ganas de disfrutar de una buena serie o libro, sofá y manta. ¿Cómo lograr un salón acogedor en invierno? Aquí van algunos de nuestros trucos para el invierno más sencillos. No te puedes perder estas cálidas sugerencias.

Cómo hacer que tu salón sea acogedor en invierno

Esa sensación de cuando entras en un salón y no quieres marcharte. Parece que el espacio te abrace, te invite a sentarte y a sentirte en casa. Esa sensación puede conseguirse si aplicas algunos must de invierno en la decoración para un salón acogedor:

1. Crea una zona de juegos

Si tienes peques en casa, reserva un área de tu salón para que pasen largas tardes de juegos. Una alfombra mullida y calentita, una cesta con juguetes y una cómoda para guardar los juegos de mesa serán los elementos imprescindibles para que esté todo reunido, ordenado y recogido.

2. Y un rincón de lectura

Otro ambiente que no puede faltar en tu salón acogedor en invierno es el compuesto por una butaca, con su plaid, una mesita auxiliar para dejar el libro, la vela y el té, y una lámpara de pie, aplique o flexo para gozar de iluminación puntual para una cómoda lectura. ¡Un rincón de lectura ideal!

3. Alfombras de lana o pelo largo

Son las reinas de un salón acogedor invernal. Aportan calidez a la pisada y a la vista. Y son capaces de cambiar el look de una sala de estar de un plumazo. Cuando llegue el buen tiempo, cambias tu alfombra calentita por otra más fresca, de fibras vegetales por ejemplo, y salón nuevo.

4. Colores que relajen el ambiente

Los colores más acogedores para el invierno son: colores neutros, calderas, terracotas, verdes oliva, azules oscuros… Elige una gama cromática aplicando la regla del 60/30/10 y combinarás las tonalidades con éxito. Consiste en escoger un color predominante (que ocupará el 60% del ambiente), otro secundario (30%) y otro complementario, solo en un 10% de la estancia. Verás como estos tres tonos, en dicha proporción, crearán una atmósfera equilibrada, armónica y rica.

5. Texturas que aporten calidez

Terciopelo, fieltro, la lana, el algodón, incluso el punto o el ganchillo. Los tejidos y tapizados serán el mejor apoyo para los colores, en el plano decorativo. Y si hablamos de funcionalidad, las texturas suaves y cálidas servirán para sentirse más a gusto en el salón. Algo también imprescindible en un dormitorio acogedor.

6. Cortinas generosas

Ya sean térmicas o que combinen estores con cortinas a ambos lados. Cuanto más vestidas estén las ventanas o balconeras de tu salón, menos frío se colará por las rendijas y mayor sensación de calidez.

7. Dale al plaid

Las mantas que se colocan sobre sofás, chaise longues o butacas no solo cumplen una función práctica, para taparse mientras lees o ves tu serie favorita, sino que también son decorativas. Ya sabes, escógelas en los colores de la temporada y con texturas invernales.

8. Cojines de borreguito

¡se llevan! Son un must para este invierno. Enfunda tus cojines con telas de lana que imitan el rizo de una piel de borreguito, en blanco crudo, y dale otro aire a tus asientos del salón.

9. Luces puntuales o focalizadas.

En invierno oscurece antes, así que es esencial que tu salón disfrute de una buena iluminación puntual, más acogedora que la general. Pon lámparas de sobremesa o de pie en rincones de estar o que queden oscuros.

10. Iluminación indirecta

Velas por doquier, faroles, candelabros… Son otras piezas lumínicas que añaden una enorme calidez y sentido acogedor a tu salón.

11. Plantas de invierno

Deja entrar a la naturaleza en casa con bonitas plantas capaces de soportar y sobrevivir al frío. Serán el toque de verde necesario para una atmósfera natural y de refugio.

12. Accesorios de materiales naturales,

como cestas de mimbre u objetos de madera sin tratar. La artesanía y las fibras vegetales reforzarán la imagen de recogimiento que perseguimos.

13. Muebles de líneas curvas

Porque dan la sensación de que son más amables. Unas butacas con brazos de look clásico, una mesa de centro tapizada en capitoné, una vitrina de madera o un sofá que te abrace son piezas de mobiliario que añadirán cariño al ambiente.

14. Una pared nada fría

Sube la temperatura de la sala cubriendo su muro más deseangelado con un bonito papel pintado, una composición de cuadros, espejos o fotos.

15. No te olvides de una buena distribución

Y por último, pero no menos importante, es poner atención a la posición de tus muebles y accesorios. Un salón bien distribuido invita a estar, a compartir charla, y eso se resuelve con la disposición de los muebles. Se trata de que los espacios en el salón queden marcados: zona de estar, de tertulia, de lectura, comedor…

Con estos trucos para el invierno, conseguirás tener un salón acogedor para los meses más fríos del invierno.