El salón es el lugar de reunión por excelencia dentro de los hogares. Por eso, crear una estancia cómoda y acogedora debería de ser una de las prioridades a la hora de decorarla. La clave para conseguir un salón clásico moderno está en saber combinar molduras, chimeneas ornamentadas y muebles clásicos con un diseño actual y vanguardista. Materiales como el mármol, el terciopelo o el cuero son un must para conseguir resultados glamourosos y el encanto único del estilo moderno. En nuestra guía, te contamos que materiales, colores y detalles debes utilizar para conseguir la mezcla perfecta entre lo clásico y lo moderno.

Los colores para salones clásicos modernos

Si vas a empezar a decorar un salón clásico moderno, lo primero que debes tener en cuenta es que el color blanco va a ser tu mejor aliado, sobre todo en paredes. Con esta premisa conseguirás un espacio más amplio y luminoso, que te servirá como base para empezar a decorar. Incluso si eres más atrevido puedes pintar una pared de otro color como el azul oscuro o el verde oscuro para que destaque y el efecto sea más elegante. Añade en muebles y otros complementos colores como el beige, marrón chocolate, negro, tonos grisáceos y azulados.

Si quieres buscar un estilo un poco más sobrio, puedes emplear colores más oscuros de base, pero debes de tener en cuenta que el espacio puede parecer más pequeño por lo que no te lo recomendamos si tu salón no tiene muchos metros cuadrados.

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Di sí al color dorado

¿Te gusta el estilo clásico, pero no quieres que tu salón se quede desfasado? El dorado es la apuesta segura que necesitas para un salón clásico moderno.

El color dorado es muy elegante y hace que los interiores parezcan más lujosos, elegantes y únicos, pero hay que tener cuidado al usarlo, ya que demasiado puede resultar abrumador a la vista. El secreto está en la moderación. Escoge accesorios que decoren sutilmente el salón y que no sean sumamente llamativos, sólo necesitas algunos elementos pequeños para conseguir un buen resultado, como portavelas, alguna figura decorativa, jarrones, marcos de fotos, espejos, lámparas… Si quieres ser un poco más ostentoso, puedes decantarte por una mesa de centro dorada.

Atrévete con molduras

Utilizar molduras en paredes, techos y puertas puede dar un look más clásico y estilizado a una decoración moderna. Son un recurso muy actual con el que decorar la casa, subir el nivel de la decoración y darle personalidad propia. 

Si tu salón ya tiene molduras, ¡estás de suerte! Pero si tu casa es de nueva construcción lo más probable es que no las tenga, pero no te preocupes, ya que gracias a los nuevos materiales con los que se fabrican, es fácil poder instalarlas por ti mismo, ahora los materiales son más ligeros, lo que facilita su colocación. Las molduras son capaces de cambiar la imagen de tu salón y darle un toque mucho más sofisticado, además, pueden pintarse y ofrecen muchas opciones de personalización.

Incluso si no quieres apostar por unas molduras clásicas y quieres un look más moderno, existen también opciones muy actuales que pueden combinar perfectamente con un salón clásico moderno, por ejemplo, puedes decidirte por unas cornisas de pared que escondan luces led detrás de ellas, así puedes lograr una iluminación indirecta muy acogedora y decorativa y ampliar la sensación de espacio.

Apuesta por el terciopelo y mezcla tejidos

Asociado al lujo y la ostentosidad, el terciopelo es un tejido es un material muy utilizado en decoración de salones modernos.

Un sofá de terciopelo de algún tono llamativo puede ser la joya de un salón clásico moderno. Escoge entre colores como el verde, el azul turquesa o el amarillo mostaza, que aporta mucha calidez a los ambientes. Si no te atreves con una pieza tan grande, puedes decantarte con unas butacas o unos cojines. Pero sin duda, introducir este material es todo un acierto.

Una de las claves para decorar con terciopelo es combinar adecuadamente las tonalidades para crear volumen y restar un poco de pelo visual. Por ejemplo, si eliges un sofá de terciopelo y quieres restarle peso visual, escógelo de un color claro o neutro y coloca unos cojines de otra textura de otro color más oscuro o llamativo.

Apuesta por texturas en paredes

Decorar las paredes es la última tendencia para los espacios de interior ya que son auténticos lienzos en blanco que puedes aprovechar para modernizar el aspecto del salón. Por ejemplo, las texturas en papeles pintados son una buena idea para poder dar un toque al salón, o si prefieres algo más natural, llamativo y puedes apostar por un revestimiento de paredes con piedra, ladrillo o microcemento, si son de colores oscuros y en una única pared, el resultado es de lo más sofisticado.

Otra de las maneras de conseguir texturizar una pared de manera sencilla es el efecto rascado, este consiste en pintar la pared de un color, y luego darle otra capa de otro distinto y rascar la capa superior para que parezca el color de la inferior. ¿El resultado? Un aspecto industrial actualizado muy interesante, perfecto para dar un toque moderno a una decoración clásica.

¡Atrévete con un salón clásico moderno!

Ahora ya tienes todas las claves para crear la decorar un salón clásico moderno perfecto. Sigue inspirándote con nosotros y descubre más trucos e ideas de decoración para tener una casa con mucho estilo, ¡Hazte miembro de nuestro club de ventas de Westwing y entérate de todas las novedades!