salon blanco con madera

Un estilo lleno de calidez, minimalista y natural al tiempo, capaz de transmitir paz como ninguno y de llevarnos a un verano eterno. Así es el la decoración en blanco en combinación con la madera. Lo admitimos desde ya: es una de nuestras alianzas favoritas y creemos que los salones blancos y madera son lo más. Por eso, venimos preparados con las mejores ideas para que tú también pruebes en tu hogar las bondades de esta mezcla de ensueño.

Salones blancos y madera que saben fusionar estilos

Una de las cuestiones que no debe pasar desapercibida ante esta combinación es lo internacional que resulta. Y es que esta combinación es tan irresistible que son muchos los estilos que han querido hacer de ella una marca de identidad propia. Es el caso del estilo nórdico pero también el los estilos orientales que apuestan por el minimalismo, como el japandi, o de las frescas propuestas playeras y veraniegas del estilo scandifornian, la fusión más bohemia del estilo scandi chic.

Todos ellos han querido exprimir las posibilidades que de esta combinación: luminosidad y frescura, calidez y relajación, sofisticación y sobriedad. ¿Todavía no sabes por cuál decantarte para crear uno de esos salones modernos blancos y madera que quitan el hipo? Muy atento a nuestra selección de propuestas entre las que, estamos seguros, encontrarás la tuya.

Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Salones blancos y madera: una propuesta sin límites

Nuestro primer consejo para aplicar esta combinación ganadora, además de decantarte por el estilo que más te identifica (ya hemos visto que son muchos los que han apostado por esta fusión) es que no te limites y abraces con entusiasmo todas las posibilidades decorativas que este dúo te va a brindar.

Intensos y luminosos blancos, delicadas gamas de tono crema, sofisticados gris perla y blancos rotos… ¿Tienes claro que blancos hay, en realidad, muchos y que lo primero va a ser saber cuál es el tuyo?

Una vez que tengas el tono protagonista identificado, ya podrás comenzar a pensar en la madera que le va a servir de contrapunto, clara y al natural, oscura e intensa con matices caoba, con vetas, con un acabado en brillo… ¡Una vez más son muchas las posibilidades! Pero que no te abrumen: juega con ellas, decide el grado de contraste que necesitas y no temas en introducir notas de color con la decoración cada vez que el conjunto lo pida. ¿El resultado? ¡Un salón de infarto!

Salones blancos y madera: que el minimalismo te guía

No nos imaginamos una combinación tan sutil y agraciada como esta que pierda su encanto natural por una sobresaturación de elementos de decoración. Este pecado capital no tendrá cabida en tu salón si dejas que el minimalismo sea tu sabia guía en cuestiones de interiorismo y diseño.

Y es que el blanco y la madera son dos de los principales fetiches del estilo minimalista. Apuesta por un espacio de líneas rectas, con suficiente espacio de almacenaje para tenerlo siempre todo ordenado, sin pequeñas piezas a la vista. Si la distribución y las características del salón te lo permiten, abre un gran ventanal y deja que la luz bañe la estancia: prescinde de cortinas.

Los salones con muebles blancos y madera son una gran opción minimalista para darle protagonismo a este revestimiento al natural en otro tipo de elementos, como las vigas. Si tienes la suerte de que tu salón cuenta con una de estas estructuras, déjalas al natural y deja también que tengan mucho que decir.

Olvídate del horror vacui: incluye el mobiliario justo y lo mismo con los elementos decorativos. ¿No tienes demasiado claro por cuál decantarte? ¡Plantas! Este punto orgánico le sienta genial a esta combinación y admite, además, muchas posibilidades de instalación. Plantas y lámparas que cuelgan del techo o que emergen del suelo. ¡Juega con este par de ases y triunfa con los elementos decorativos!

Salones blancos y madera que son puro frescor

En una estancia como esta casi podemos respirar el aroma mentolado. Y es que el verde oliva se lleva de maravilla con tan estupendo dúo. Verde, blanco y madera. No se nos ocurre un acabado más moderno y natural que este para que tu salón luzca un look total que impactará a tus invitados.

La tonalidad fresca y alegre del verde, al que se le pueden arrancar diversos matices, contrastará con la suavidad del blanco y la calidad de la madera para recrear en tu salón un conjunto único. Como colofón, elige texturas apetecibles para las mantas, los cojines y el sofá y, para el suelo, alfombras de fibras vegetales y una bonita cesta de mimbre que será un espacio de almacenaje de lo más estiloso.

Salones blancos y madera que son el colmo de la sofisticación

El estilo señorial también se atreve con esta combinación y quedará de maravilla en tu salón. Eso sí: además de servirse de la iluminación natural y de imponentes lámparas de pie y de techo para que no falte la luz cuando el sol se pone, la clave para recrear el ambiente de absoluta elegancia en los salones de estilo señorial que apuestan por conjugar el color blanco con la madera está, precisamente, en el tono, en el acabado y en el color de la madera elegida.

A diferencia del scandi chic, el estilo señorial prefiere madera robusta de tonalidades oscuras. El roble tratado es uno de los elementos estrella y el blanco, que admitirá sutiles juegos de beige y que tenderá más a una gama de cremas, será el contraste perfecto. El lujo en el mobiliario y la decoración tampoco podrá faltar pero sin exagerar: la ostentación excesiva puede resultar contraproducente y sobrecargada. Para un estilo verdaderamente sofisticado preferimos materiales de alta gama, como el marfil, que brillen en todo su esplendor sin adornos excesivos.

Para el suelo, el parquet de espiga será una opción de lo más acertada. El lino blanco para el sofá y el mobiliario rústico harán el resto para conseguir uno de esos salones blancos y madera al más puro estilo señorial.