salon blanco con accesorios crema

El blanco es un color poderosísimo capaz de cambiar la percepción de los espacios. Y es que una estancia pintada de blanco siempre se verá más amplia y luminosa, quedará bien decorada en todos los estilos que se te ocurran y con todos los colores que puedas imaginar. Y, además, las paredes blancas son eternas, con lo que nunca tendrás la sensación de que tu casa está pasada de moda. Por eso no es sorpresa que sea uno de los colores de moda para paredes 2022. Eso sí, el color blanco también puede hacer que los espacios se vean algo fríos si no los decoramos con mimo. En este artículo vamos a centrarnos en cómo decorar salones blancos para potenciar su luz, su amplitud y a la vez, hacerlos cálidos. ¿Nos sigues?

¿Cómo decorar un salón total white?

¿Te gusta el color blanco hasta el punto de querer decorar tu salón con efecto total white? Es un estilo decorativo muy impactante y probablemente el más luminoso de todos. Se trata de pintar las paredes de blanco y decorar el salón con sofás, alfombras, mesas de centro, auxiliares, lámparas y detalles también blancos. Si buscas conseguir más amplitud visual, este es un método infalible. Pero tiene un riesgo: que resulte demasiado frío. ¿Cómo podemos contrarrestar este efecto? Para empezar, el blanco puede tener mil matices, partiendo de un blanco nuclear y llegando a blancos que viran a arenas, a nude o maquillaje, o a grises, por ejemplo.

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Si apuestas por una pintura blanca nuclear para las paredes, en piezas como cortinas, sofás, butacas y textiles, elige blancos rotos. Añadirán un toque de calidez al ambiente sin apartarnos del objetivo total white. Por otro lado, las texturas de los textiles también ayudarán a que tu salón se vea más acogedor. El truco está en mezclar distintos tipos de tejidos, desde algodón a lana y terciopelo, por poner tres ejemplos. Las fundas de cojín de punto son especialmente recomendables para añadir calidez; los plaids de pelo sintético blanco, también y para las alfombras, puedes optar por una alfombra blanca de pelo largo, tipo bereber. Con piezas como estas, los salones totalmente blancos resultan maravillosamente luminosos y acogedores.

Salones blancos y arena: luz y calidez

Hay muchas formas de dar calidez a los salones blancos. Una de nuestras favoritas es decorando el espacio con piezas de mobiliario y detalles en tonos arena, que también es uno de los colores de tendencia. Puedes optar por elegir un sofá tapizado en un color arena, por supuesto, pero también por piezas como mesas de centro, auxiliares y aparadores en madera natural –cuanto más clara, mejor– y, cómo no, con piezas realizadas en fibras vegetales, por ejemplo: una gran alfombra de yute, sillas que combinen madera y rejilla vienesa, cojines de fibras, pantallas de lámparas, etc. La combinación del blanco en las paredes y el color tostado claro del mobiliario y los accesorios conseguirá un espacio lleno de luz, pero también de mucha calidez.

Salones en blanco y negro

Cuando el negro hace su presencia en un salón pintado de blanco, todo gana fuerza y personalidad. En este tipo de ambientes, el negro queda perfecto aplicado en muebles de metal, en pequeños detalles como cojines y en líneas gráficas que pueden aparecer en el estampado de fundas de cojín, de alfombras o incluso de láminas. Con un tercer color bisagra como el gris hormigón, la madera envejecida o el marrón de un sofá o una butaca de cuero, tipo Chester, conseguirás un salón de estilo industrial sobrio y luminoso. Añade plantas para que gane calidez y naturalidad.

Salones en blanco, rosa y dorado

¡Luminosos, sofisticados y tan chic! Así son los salones pintados en blanco que combinan mobiliario en rosa y dorado. Imagínate un sofá de formas orgánicas tapizado en rosa y muebles como la mesa de centro, butacas o el aparador, con una estructura metálica dorada. También las lámparas con pie dorado encajarán perfectamente en este salón que juega con la suntuosidad de las texturas, la sofisticación del color rosa y los brillos y el carácter de las piezas en dorado.

Salones blancos con mucho color

¿Es posible decir “salones blancos con mucho color”? ¿o se trata de un oxímoron? ¡Por supuesto que es posible! Y el efecto decorativo es maravilloso. Puedes hacerlo de muchas maneras, pero una de las que más nos gusta es elegir también mobiliario blanco y darle color a través de textiles como los cojines, las alfombras y los detalles decorativos como cuadros, jarrones o esculturas. Apuesta por piezas de colores vivos y conseguirás un salón blanco luminoso y muy alegre, ideal para todo el año, pero especialmente para la primavera y el verano, cuando se agradece el color.

Ahora que has visto las enormes posibilidades decorativas que tienen los salones blancos, ¿por qué estilo te decantas? Si has hecho tu elección, sigue conectado con nosotros. En Westwing descubrirás los muebles, textiles y accesorios que encajarán mejor en tu nuevo y blanquísimo salón. ¡Luz, espacio y mucho estilo!