Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Decoración de terraza en tonos verde agua

El color verde agua nos remite al verano, al mar, a las aguas cristalinas y a la frescura del estío que no acaba. Pero es un color que puede vestir nuestra casa más allá de los meses más calurosos porque aporta vida, luz y un aire muy suave y natural a nuestros espacios. Y depende de con qué lo combines, puede ser perfectamente un tono invernal muy natural. Aplícalo en cojines, jarrones, lámparas y, por qué no, también en piezas grandes como puede ser un sofá o un aparador recuperado al que le hayas dado una mano de chalk paint para actualizarlo y alargar su vida con mucho estilo.  

Colores para combinarlo bien 

El verde agua puede adquirir distintas personalidades en función de con qué lo combines. Estas son las parejas que mejor le sientan: 

  • Verde agua y amarillo: el amarillo le aporta vida y multiplica su luz. Verde y amarillo es sinónimo de verano. El agua nos remite al mar y el amarillo, al sol. Calidez y frescura a partes iguales. 
  • Verde agua y blanco: luz a raudales. Una combinación playera, sí, pero también campestre. Para estilos hippy-chic nada ostentosos.  
  • Verde agua y verdes oscuros: aire selvático. Cuanto más oscuros sean estos, más fresco se verá el verde agua. Una combinación armoniosa y muy cool. 
  • Verde agua y azules: otra combinación muy, muy fresca. Si el azul es oscuro, la combinación gana fuerza y elegancia. 
  • Verde agua y rosa: un mix joven, divertido y desenfadado, con cierto aire vintage.  
  • Verde agua y gris: suavidad extrema. El gris compensa su frescura con sobriedad y lo convierte en un tono perfectamente invernal. 
Jarrones y elementos decorativos en verde agua con flores rosas

Acentos en verde agua 

Elegir complementos pequeños en verde agua no tiene ningún problema. Puedes poner en tu casa tantos como quieras. Y si te cansas un día del color, cambiar los complementos no representa ni un gran gasto ni un gran esfuerzo. Pero si la que es verde agua es una pieza importante como el sofá, aquí, lo mejor es no abigarrar de verde el espacio. Elige, pues, un sofá en verde agua y deja que sea único en la estancia. Como mucho, pon algún detalle más en el mismo color, pero pocos. Solo así conseguirás no cansarte nunca de él.   

Otra forma de decorar con el verde agua sin miedo a saturarse es a través de los textiles. Cojines, plaids o colchas son muy fáciles de cambiar y no representan un desembolso imposible de hacer cuando sientes la necesidad de redecorar tu vida.  

Fibras y madera, la pareja ideal del verde agua 

No hay materiales que le sienten mejor. Porque le aportan la calidez que le falta y enfatizan su aire natural. ¿Ejemplos? Sillas de fibra y cojines en verde agua; una mesa de madera y una vajilla en verde agua; un cabecero de bambú y ropa de cama en verde agua… Son parejas perfectas que aportan un aire muy natural, fresco y eco a tu casa. 

El verde que viene… 

Pero si el verde agua siempre es bienvenido en casa, sea la estación que sea, hay otro color de la misma gama que llega para intentar usurparle el trono: el verde menta, actualizado con un nuevo nombre: Neo Mint. Se trata de un verde muy luminoso que no solo compite con el verde agua sino también con el eterno gris porque puede ser tan fresco como aquel y tan elegante como este último. Un comodín decorativo que también crea espacios naturales y, a la vez, de tendencia. 

Verde, el color de la calma  

Cualquiera de los dos tonos, verde agua o verde menta, generan una atmósfera serena y armónica, y consiguen transmitir estas sensaciones a quienes rodean. Así, un espacio pintado o decorado con estos tonos nos equilibrará y conseguirá que nos sintamos mucho más tranquilos y confiados. Son los colores de la calma.