decoración mediterránea

El estilo mediterráneo ha conseguido hacerse un hueco con nombre propio en el universo de la decoración. Se trata de la tendencia patria más arraigada e internacional. Y por algo será. Porque, sin duda, la decoración mediterránea es la que más se lleva en los espacios veraniegos de nuestro país. ¿Será por su frescura y naturalidad? ¿Será porque evoca sensaciones de calma y alegría? ¿Será por su atemporalidad? Por qué será, será…

Los 10 mandamientos de la decoración mediterránea

La esencia del estilo de decoración mediterránea se basa en lograr ambientes sencillos, serenos y muy naturales, que evoquen las calas y costas de nuestro mar Mediterráneo y su estilo de vida. Para llevarlo dentro de casa, deberás seguir estas máximas:

  1. Blanco y azul, los colores de esencia marinera: Este es el primer mandamiento de la decoración mediterránea: una paleta de color basada en el blanco en el 60%, el azul en el 30% y con una pincelada de coral en el 10% restante. Si mantienes estas proporciones en la decoración de tu casa, harás que el espíritu mediterráneo inunde todas las estancias.
  2. Fibras naturales en complementos y muebles: Alfombras de yute, tumbonas de mimbre, individuales de ratán, lámparas de bambú, rafia, sisal… Las piezas realizadas artesanalmente con fibras naturales son muy mediterráneas. Además, una de las tendencias actuales más sobresalientes habla de mezclar mobiliario indoor/outdoor, eliminado los límites entre exterior e interior de la casa, algo que encaja con el “mediterráneamente”.
  3. Lleva el fondo del mar a tu deco: Con estampados de peces, figuras de corales, caracolas, estrellas de mar, botellas con arena de playa, anclas… Los tesoros sumergidos salen a la luz en forma de objetos decorativos que nos zambullen de lleno en el Mediterráneo.
  4. ¡Viva las rayas! El estampado marinero por antonomasia. Así que no dudes en incluirlo en cojines o ropa de cama, para una decoración mediterránea de dormitorios.
  1. Aporta el toque verde con plantas autóctonas: Buganvillas, madreselva, passiflora, jazmín, romero, ramas de olivo o tomillo. Todas ellas aportarán una decoración mediterránea moderna, a la vez que aromatizarán tu salón o terraza.
  2. Suelos hidráulicos: Son un clásico de las antiguas casas mediterráneas, por lo que si la tuya no posee este tipo de pavimentos, ¡ningún problema! Los suelos con estampados y dibujos tipo hidráulico están más de actualidad que nunca en años. Puedes encontrarlos en la mayoría de grandes distribuidores. Si eliges tonos blancos, azules y verdes, apoyarás la sensación mediterránea que perseguimos.
  3. Luz y brisa: Son dos de las características intangibles de la decoración de casas mediterráneas. Poténcialas con cortinas de telas vaporosas y de colores claros.
  4. Materiales y texturas naturales: Suelos de barro, piedra vista en las paredes, madera sin tratar, textiles de lino y algodón… Todo ello debe estar presente en una casa con esencia mediterránea.
  5. Velas con aromas a mar, cítricos y madera: Estas serán las encargadas, junto con las plantas mencionadas antes, de envolverte con sutiles olores que te trasladarán al Mediterráneo.
  6. Apuesta por la sostenibilidad y los productos eco: Es el último, pero no menos importante, mandamiento de la esencia mediterránea. Apuesta por piezas artesanales, típicas de las maravillosas islas Baleares o de cualquier localidad de nuestro litoral este.

Complementos para conseguir una decoración mediterránea

Vayamos a la práctica. Si quieres desde ya introducir el estilo mediterráneo en tu decoración, toma nota de esta lista de accesorios que no pueden faltar en tu hogar:

  1. Vajillas esmaltadas y menaje del hogar natural

    Platos y tazas esmaltados, en blanco y con bordes en azul. Manteles de lino, lisos o con estampados de rayas. Individuales de rafia. Cuencos y ensaladeras de madera. Cubiertos con mangos de madera. Todo ello te ayudará a crear una mesa muy mediterránea.

  2. Lámparas de fibras naturales

    De techo, si las pones sobre la mesa del comedor, o auxiliares, en el suelo del salón. Darán el toque cálido y te ayudarán a crear la atmósfera.

  3. Alfombras de yute

    En la zona del salón, bajo la mesa del comedor o en el dormitorio. Es un complemento que delata el verano bajo tus pies. Además, su tono natural recuerda a la arena de las calas.

  4. Textiles con estampados de rayas

    En fundas de cojines o ropa de cama, ¿hay algo más marinero que las rayas?

  5. Objetos decorativos inspirados en el fondo marino

    marino: sobre la librería, un estante o la mesa de centro.

  6. Plaids, toallas, manteles y juegos de cama en algodón y lino

    Es algo muy nuestro.

  7. Muebles de madera natural sin tratar

    Porque cuanto más naturales, más mediterráneos.

  8. Sillas y bancos de mimbre

    No necesariamente en la terraza. Llévalos al salón y verás qué cambio

  9. Las damajuanas

    Hechas con cristal soplado, con el cuello estrecho y el cuerpo esférico, se han convertido hace ya algún tiempo en objetos de deseo. Las hay en múltiples colores, y todas ellas son ideales para utilizar como jarrones, con o sin agua. En el recibidor, en la cocina o en el hueco de la chimenea, esta ligera botella con aspecto de sobrepeso encandila por sus curvas.

Descubre los productos perfectos para una decoración mediterránea