Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Sala de estar con muebles de bambu

Natural, resistente, adaptable, ecológico y muy, muy bello. Así es el bambú, uno de los materiales de moda para decorar toda la casa. Y no nos referimos solo a que puedes decorar con complementos de bambú desde la terraza hasta el baño, sino también a que con bambú se hace de todo: desde los detalles más pequeños como un cuenco, hasta las piezas más importantes en la casa como un mueble de cocina o el mismísimo parquet. Incluso existen casas enteras fabricadas en bambú: ¡de suelos a paredes y techos! 

Bambú: nuestra madera favorita 

Nos hemos enamorado del bambú, sí, pero es que lo tiene todo para convencernos de que es una buena elección para nuestra casa. 

¿Por qué? Hay 4 características que lo hacen único: 

  1. Característica

    Es una madera sostenible. Bueno, técnicamente no es una madera, es una herbácea, pero el resultado de las piezas fabricadas con él le dan estatus de madera. ¿Por qué elegir piezas de bambú te convierte en un consumidor responsable con el medioambiente? Porque el bambú crece de una manera muy rápida, por lo que es una buenísima alternativa a las maderas tradicionales. Un dato: mientras que la madera de roble necesita 70 años para madurar, la de bambú necesita… ¡solo 5! 

  2. Característica

    Es duro y resistente porque su composición fibrada de alta densidad lo hace muy rígido y estable, más que el roble o el iroko, dos maderas famosas por su resistencia. ¿La prueba? ¡Con él se construyen incluso puentes! 

  3. Característica

    Se adapta a cualquier estilo dependiendo del acabado que reciba. Así, de bambú se pueden  conseguir piezas de una franja de colores que va desde el claro natural hasta el oscuro tipo chocolate. 

  4. Característica

    Es muy flexible, por eso con bambú puede fabricarse cualquier tipo de pieza: de cantos rectos, con respaldos curvos, ligeras como si fueran de mimbre… 

Muebles y detalles decorativos de bambú  

¿Piensas en un mueble de bambú y te remite inmediatamente a ambientes exóticos de corte oriental? Ok… Pero con bambú no solo se fabrican muebles coloniales. Con él también pueden fabricarse piezas de muy distintos estilos: desde el más clásico al más minimalista. Sillas, butacas, bancos, estructuras de sofá, mesas, aparadores… Puede hacerse de todo con bambú.  

Si te gusta este material pero ya tienes todos tus muebles y no quieres cambiarlos, apuesta por los detalles decorativos. Puedes elegir desde taburetes hasta lámparas o bandejas, por ejemplo. E incluso hay vajillas realizadas en bambú, muy ligeras y totalmente ecológicas. 

Más allá de los muebles y los detalles decorativos de bambú, están las propias cañas de bambú. Se llevan. Sobre todo en espacios que buscan un estilo exótico y en terrazas con un punto tropical. Un soporte bajo y alargado con una “pared” de cañas de bambú puede servir como biombo que separa ambientes, como detalle decorativo para dar personalidad al espacio e incluso como revestimiento de pared.  

Bambú también en el suelo 

¿Sabías que los parqués de bambú son tan resistentes y bonitos como los de madera? Para realizar parqués, se utiliza la variedad de bambú gigante o “moso”, que crece en regiones tropicales, mayormente en China. Es resistente y estable, dos características que se potencian todavía más a través de los procesos de fabricación.  

Pero no solo hay suelos de bambú para interiores. También en el exterior puede colocarse una tarima de bambú. Se trata de pavimentos termotratados que resultan todavía más resistentes que los de interior. 

Tiene un muy fácil mantenimiento 

Salón decorado con muebles de bambu

¡Súper fácil, realmente! Si tienes muebles o suelos de bambú, retiras el polvo con un trapo o un aspirador y le pasas un paño o una mopa húmedos. Voilà. ¿Y si se mancha? No hay problema: frótalo con un poco de agua y jabón neutro, ¡y como nuevo! Ya lo ves, es muy fácil mantener tus muebles y suelos de bambú impolutos y además, no tendrás que gastar en productos especiales, por lo que ahorrarás y seguirás cuidando al planeta. 

Y una última curiosidad: ¿sabías que también hay textiles de bambú? 

Son competencia directa del algodón orgánico puesto que el bambú es tan suave como este y, además, es muy absorbente. Pero además, tiene otras propiedades que merece la pena destacar:  

  • Los tejidos de bambú son antibacterianos y antimicóticos (si el proceso de fabricación ha sido respetuoso con la fibra), como la propia planta, que posee una sustancia que la ayuda a protegerla del ataque de hongos y otras plagas. 
  • Son muy higiénicos, puesto que cogen pocos olores.  
  • Son termoreguladores, así, en verano son frescos y en invierno, cálidos. 
  • Y tardan menos en desgastarse, por lo que son tejidos muy duraderos.