Donald Robertson x Westwing Collection: ¡lanzamiento hoy a las 16h!

Ropa colgada

Una tarea tan cotidiana como tender la ropa para que se seque puede convertirse en todo un reto cuando afuera llueve y hace frío. Es el momento de sacar el ingenio para encontrar fórmulas, fáciles y eficaces, para secar ropa en invierno. Con estos trucos para el invierno, tus coladas se agilizarán y el mal tiempo no será impedimento para que tus prendas luzcan limpias y secas en un periquete. Si no tienes secadora en casa, ¡toma nota!

Cómo secar la ropa en invierno dentro de casa

A menudo, los días invernales nos regalan jornadas grises y húmedas. ¡Y lo bien que se está en casa mientras llueve! Peeero, la cosa se tuerce cuando has puesto una lavadora y tienes que tender la ropa. Que no cunda el pánico. Con estos trucos, pondrás al mal tiempo buena cara, ya que no será un impedimento para poder seguir haciendo tus coladas con total regularidad.

  1. No sobrecargues la lavadora. Así, la ropa no solo saldrá más limpia, sino  también menos mojada y, en consecuencia, se secará más rápido.
  2. Escurre bien las prendas. Este paso previo es necesario para agilizar el secado de tu ropa. Escúrrelas bien del exceso de agua tras el lavado, o bien manualmente o aplicando un ciclo de centrifugado adicional. Esto se puede hacer con la ropa de tejidos resistentes que se pueden centrifugar a 1200 rpm.
  3. Recurre a ciclos de lavado cortos, así el centrifugado será más rápido.
  4. Si no te queda más remedio que tender la ropa dentro de casa, hazlo en la estancia más grande y luminosa de tu hogar y pon un deshumidificador. Reducirá la humedad relativa del aire, manteniendo el porcentaje de humedad en el ambiente de forma controlada y constante.
  5. Los tendederos portátiles y plegables, metálicos o de resina (que resisten más peso y son más estables), serán elementos claves. Elige tu tendedero con alas plegables, cuanto más grande mejor, para que el aire circule entre las prendas. Cuanto más estiradas, antes se secarán y, en consecuencia, acumularán menor humedad y evitarás los malos olores. También existen tendederos eléctricos, que incluyen cables calefactores. Cuestan más pero en ellos la ropa se seca más rápido.
  6. El orden de los factores sí importa. En las filas más externas, coloca las prendas más pesadas, para que se sequen más fácilmente. En cambio, en las últimas filas, las prendas más ligeras.
  7. Vuelta y vuelta. Cuando tengas la ropa colgada en el tendedero, dale la vuelta a las prendas pasadas unas horas. Este simple gesto hará que la colada se seque más rápido, por ambos lados.
  8. Aprovecha las corrientes de aire. Pon el tendedero entre dos ventanas abiertas dentro de casa y la ropa se secará más rápido gracias a la ventilación que se formará.
  9. Los radiadores serán tus aliados. Aunque no es aconsejable colgar la ropa directamente en el radiador, ponerla cerca, en tendederos, sillas o percheros, hará que se sequen más rápido. Si no cuentas con radiadores, estas ideas sobre cómo calentar la casa sin calefacción te ayudarán.
  10. Un segundo uso para tu secador. En el caso de prendas pequeñas, pásales el secador de pelo.
  11. Enrolla la ropa en una toalla seca. Extiende la toalla y coloca la prenda que desees secar. Después, enrolla la toalla y ejerce presión, para eliminar la humedad.
  12. Cuando laves sábanas, fundas nórdicas o pantalones vaqueros, introduce en la lavadora una toalla gruesa. Aplica un buen programa de centrifugado y así la toalla se encargará de absorber más cantidad de humedad.
  13. Usa el congelador. Puede parecerte una locura, pero la verdad es que este truco funciona. Coloca la prenda dentro de una bolsa de plástico (las típicas de cierre hermético) y luego métela en el congelador un par de horas. Sácala de la bolsa y plánchala.
  14. En tu cocina tienes otro artilugio que te ayudará a secar ropa en invierno: el escurreverduras. Pon calcetines y prendas pequeñas de ropa interior, por ejemplo, y quítales el exceso de agua y humedad. ¿A que no se te había ocurrido este uso para tu escurreverduras?
  15. Pon la lavadora a primera hora de la mañana. Así tendrás más horas de sol, si colocas tu tendedero dentro de casa delante de una ventana o balconera, y la ropa se secará más rápido. Ya sabes lo importante que es aislar ventanas del frío.

No te pierdas nuestro artículo con los símbolos de lavado explicados para que aprendas qué significa cada uno y tengas tu ropa perfecta durante más tiempo.

Y si tienes secadora… Consejos para usarla bien

En el caso de que cuentes con lavadora-secadora o secadora en casa, este electrodoméstico te ayudará a secar ropa en invierno del modo más cómodo y rápido posible. De todas formas, siempre es bueno conocer algunos trucos para optimizar su uso:

  • Adapta la temperatura y el programa de la secadora al tipo de tejido de las prendas. Así evitarás el clásico susto de “¡oh, me ha encogido!”. Lo más seguro es que tu secadora tenga programas específicos para cada tejido. Funcionan a través de un sensor de humedad residual que detecta el grado de humedad de la ropa y aplica la temperatura y el tiempo de secado adecuados.
  • Mira las etiquetas de las prendas, también para ahorrarte disgustos. Para un secado uniforme, clasifica la ropa según el tipo de tejido.
  • Cierra las cremalleras, abrocha los botones y abotona las fundas. Y nunca metas ropa con lentejuelas, perlas o apliques de goma.
  • No metas demasiada ropa en la secadora, ya que el aparato consumirá mucha energía para poder secar una gran carga. Los expertos recomiendan dejar libre el 20% del tambor. Es mejor poner dos veces la secadora que una a rebosar.
  • Mantén limpios los filtros para que la secadora mantenga su eficiencia energética más tiempo. El condensador se debe limpiar unas 3-4 veces al año para un correcto funcionamiento.
  • Busca siempre aparatos con una calificación energética de A+++. Te ahorrarán tiempo y dinero a la larga.
  • Mezcla ropa grande con ropa pequeña, así conseguirás una buena distribución de la colada durante el proceso de secado.
  • Una vez que acabe el ciclo de secado, no dejes la ropa mucho tiempo en la secadora ya que la humedad condensada dentro del tambor podría volver a humedecerla.

Estos trucos para el invierno son esenciales si no quieres que tu ropa acabe oliendo a humedad. Antes de guardar la ropa en el armario, asegúrate de que está bien seca y así tus prendas se conservarán mejor.

Cestas de la ropa perfectas para tu colada