calabazas de halloween

La noche más terrorífica del año se acerca. Es momento de ponerse manos a la obra para que la decoración de tu casa esté a la altura. ¿Difícil? En absoluto. Con materiales y objetos sencillos, un poco de imaginación y algo de tiempo, conseguirás que tu hogar sea un lugar espeluznante. Si necesitas ideas, presta atención. Estos son nuestros consejos de Halloween DIY.

1. Las calabazas, siempre imprescindibles

No puede haber decoración de Halloween sin calabazas. Los mejor es que hay mil maneras de transformarlas en objetos fantasmagóricos. Si no tienes mucho tiempo, solo tienes que dibujar en ellas la cara con un simple rotulador o hacer unos ojos y una boca de cartulina y pegarlos.

Pero, si te apetece hacer algo más trabajado, vacía las calabazas y recorta los rasgos. Luego solo tienes que introducir una vela para darle un aspecto de lo más fantasmagórico.

Mesas ideales para colocar tu calabaza

2. Consejos de Halloween para el interior de casa

Dentro de casa puedes dar rienda suelta a toda tu creatividad. Lo más sencillo es poner telarañas artificiales por aquí y por allá, o puedes hacerlas tú con lana negra y alambre. Añade algún fantasma hecho con un globo y una sábana vieja ¡y listo!

Por cierto, los globos dan mucho juego. En blanco y naranja, con expresiones horripilantes pintadas o hechas con papel de seda negro, son perfectos para adornar una pared o un rincón. Puedes acompañarlos con unos botes decorados con brujas, gatos negros o arañas y una vela dentro.

¿Algo más? Rellena unos guantes negros y colócalos de forma que parezcan que salen de los armarios. O haz unas arañas con tapones pintados de negro y alambre para las patas y colócalas sobre los muebles.

Si no pretendes asustar a nadie, solo colocar algo decorativo, también hay ideas vistosas. Con unos girasoles o flores secas, unas castañas y unas calabazas pequeñas decoradas (si no tienes pueden servir mandarinas), puedes hacer unos increíbles centros de mesa como adornos de Halloween.

3. Una entrada de miedo

No hay nada como ir creando ambiente ya desde la puerta de casa. Si tienes jardín, puedes convertirlo en un inquietante cementerio. Solo tienes que recortar, pintar y escribir epitafios en unas planchas de poliespán. Un esqueleto por aquí, una mano de goma que se asoma por el suelo por allá y el resultado será espectacular.

¿Buscas algo más sencillo? Unas simples calabazas decoradas en el suelo, unas telarañas en la puerta y en las ventanas y algún murciélago de cartulina colgando del techo crearán ese efecto que buscas.

Coloca estos candelabros en tu entrada para una atmósfera perfecta

4. Consejos de Halloween DIY para los peques

A los niños les encanta Halloween. Por eso siempre es buena idea implicarles en la decoración. Una idea sencilla, pero muy resultona es hacer una guirnalda terrorífica. Con pelotas de ping pon o de poliespán y papel de seda blanco es muy fácil dar vida a unos fantasmas supersimpáticos. Y podéis alternarlos con murciélagos, solo hay que pintar de negro las pelotas, hacer las alas con cartulina del mismo color y unos ojos en cartulina blanca y pegar.

Y mucho más sencillo es dibujar gatos negros, brujas, momias o murciélagos y pegarlos en las ventanas para que se vean desde fuera. O transformar los cojines en momias solo envolviéndolos en gasa y pintando unos ojos y una cicatriz.

Como ves, un Halloween DIY es mucho más sencillo de lo que tal vez pensabas. Ni siquiera necesitas mucho tiempo, solo un poco de imaginación. Tu casa, más que espectacular, será un lugar escalofriante. ¡Con estos consejos de Halloween seguro!

Fuente: habitissimo