Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Mujer con flores

Los jarrones son una pieza muy apta para cualquier estación del año debido a su versatilidad, que les permite adaptarse a cualquier estilo. Darán un toque distinto a tu hogar si los añades. ¿Has pensado alguna vez que los jarrones, por ejemplo, podrían utilizarse sin la necesidad de incluir flores en ellos? Crearás composiciones muy originales, como si de una obra de arte se tratara. ¿Quieres saber más trucos relacionados con este objeto ornamental? ¡Pues sigue leyéndonos!

Jarrones sin flores

Como te decíamos, los jarrones también funcionan sin flores. Por ejemplo, en otoño puedes añadir castañas, nueces o avellanas dentro de un jarrón de vidrio, con lo que conseguirás un efecto muy particular y, desde luego, muy acorde con las sensaciones que transmite esta estación. En pleno invierno, funcionan muy bien las bolas navideñas (del estilo de las del árbol, pero más pequeñas); escógelas de muchos colores para convertir el jarrón en una especie de arcoíris decorativo que contraste con los típicos colores de diciembre en una casa. Las piñas también se adaptarán muy bien a tu jarrón. En Semana Santa, llena tus jarrones con pequeños huevos de Pascua. Por último, primavera y verano piden frutas de variado colorido y de muchos tipos, como las bayas. Intenta que sean frutas que no se maduren demasiado rápido para que no se pudran. ¡Podrás ir cogiéndolas directamente del jarrón para comerlas! En pleno verano, pequeños limones (o incluso su ralladura) o conchas te transportarán directamente a las playas más paradisiacas. Son muchas las posibilidades y harás que tu salón sea completamente original. 

Jarrones decorados con arena 

¿No te convence mucho la posibilidad de meter frutas o conchas en el jarrón? ¡Tienes más opciones! ¿Arena? ¡Sí! Puede ser arena decorativa o, si quieres dar un paso más, arena de tu playa preferida (de esta manera, además, el diseño sería todavía más personal). Las arenas de colores, en contraste, llaman mucho la atención, y combinarán muy bien con los diferentes elementos de tu casa. Junto con la arena, puedes meter pequeñas plantas decorativas, como los cactus.

¿Y si metemos ramas?

Pues sí, las ramas también pueden formar parte de un jarrón. Las flores de cerezo para Semana Santa, o las clásicas ramas de abeto para Navidad, con bolas de colores, son perfectas. Para el resto del año, utiliza ramas de todo tipo. Todas valen. La elección dependerá de tus gustos o de la zona de la casa que desees decorar. Algunas flores artificiales, como los eucaliptos o helechos artificiales, también se ajustan muy bien a esta idea ornamental. ¡Pon a prueba tu creatividad!

Jarrones y materiales

Una vez te decidas por una de las ideas que te hemos dado, solo te quedará pensar en el estilo del jarrón. Hay muchos tipos, disponibles en diferentes colores, formas y tamaños. El material también es importante: los de vidrio, por ejemplo, funcionan muy bien con lo que te hemos explicado; son atemporales y van bien con estilos de toda clase, más boho o más country. Si no quieres ir hacia la opción más convencional, los jarrones de porcelana o gres son otra posibilidad bastante duradera por su resistencia. Para los más atrevidos, hay jarrones de madera o mimbre que, sin duda, harán las delicias de tus familiares y amigos. Sea cual sea el material, quedará muy bien con las flores que añadas (si es que, finalmente, no te convencen las decoraciones sin flores): en primavera con margaritas, tulipanes o violetas; en verano, girasoles bien brillantes; en otoño, dalias en compañía del mimbre; en invierno, azaleas o plantas del algodón en cerámica con toques dorados.

¿Cómo lo hago?

La última de las preguntas con una respuesta pendiente: “¿cómo puedo decorar mi jarrón, elija el que elija”? Esta pregunta surge especialmente con los jarrones de suelo, que son más grandes y destacarán bastante en la zona de la casa en la que los pongas. Te explicamos cómo decorarlos para el verano, aunque tú puedes hacer variaciones para cualquier época (por ejemplo, ramas o flores de tallo largo, dándole al salón un punto minimalista):

  1. Llena un tercio del jarrón con arena. Puede ser la de tu playa favorita, como te decíamos.
  2. Introduce una vela sobre la arena para que se quede firmemente sujeta.
  3. Rodea la vela con piedras o conchas para completar este aspecto bastante vacacional y único.

Otra opción es que te hagas con un jarrón grande, tamaño XXL, y metas en él unas velas grandes para crear una buena luz ambiental y parpadeante. En la misma línea, los jarrones de cristal cuadrados también son una opción excepcional: además de ofrecer mucho espacio para añadir flores y ramos, o incluso velas para crear ambiente, son muy fáciles de colocar en estanterías o mesas auxiliares, pues son bastante estables en cuanto a su estructura. Te vendrán muy bien si tu casa tiene un estilo industrial.

Jarrones en zonas poco esperadas

Los jarrones no son solo para el salón o el recibidor: en el cuarto de baño, un pequeño juego de jarrones de cristal para guardar cepillos, pasta de dientes o algodón, marcarán la diferencia. En tu escritorio, podrás almacenar bolígrafos, tijeras, etc. Un número impar de jarrones te asegurará una composición extremadamente armónica. Finalmente, los floreros pequeños, pero de al menos diez centímetros de altura, pueden servir perfectamente de copas. En la terraza también se pueden colocar jarrones de cristal con unas velas dentro, altos, finos y elegantes.

Con todas estas ideas, ya sabes: consigue un jarrón especial, aplica estas ideas, y dale rienda suelta a tu imaginación. El resultado te sorprenderá gratamente.

Decorar con jarrones de formas inusuales

Redondo, angular, grande o pequeño: ¿por qué no utilizar una forma más inusual, por ejemplo, un jarrón ovalado para la decoración? 

Los jarrones ovalados atraen las miradas simplemente por su aspecto, que no siempre requiere una decoración lujosa. En un jarrón ovalado de cristal, con flores secas o velas llena toda la habitación. Este jarrón se adapta siempre a su concepto de decoración, ya que es completamente independiente de la estación del año. Ya sea primavera u otoño, verano o invierno: en un jarrón ovalado siempre tendrá éxito.