Salón con sofá gris y mesa de madera con portavelas de cristal

Tanto si te gusta decorar con velas compradas como tus propias velas DIY, pocos accesorios decorativos son capaces de iluminar, añadir calidez y crear mágicos ambientes con la facilidad con la que lo hacen las velas. Basta encender sus mechas y observar cómo cambia nuestro entorno y actitud, acercándonos más al descanso, las confidencias o el romanticismo. Y de eso sabe mucho Mónica Klamburg, interiorista y estilista de numerosas revistas de decoración, que nos ofrece 10 sencillas ideas para transformar el look de nuestra casa empleando velas.

1. En conserva

“Los tarritos de yogur y las latas, vacías y limpias de anchoas u otras conservas, son estupendos y baratos portavelas”, explica Mónica. Además, al ser fáciles de mover y recoger al mismo tiempo la cera de la velas, puedes distribuirlas cómodamente por todo el salón sin miedo a estropear ningún mueble.

10-ideas-para-decorar-con-velas---WESTWING-MAGAZINE

2. Con jarrones

Decorar con velas de té o alargadas, introducirlas en jarroncitos de cristal transparente nos permitirá crear exquisitos portavelas. “Yo recomiendo agruparlos, en diferentes tamaños y estilos, y colocarlos sobre una bandeja antigua para conseguir un centro de mesa espectacular para el comedor o la consola del recibidor”, comenta Mónica.

3.  Velas aromáticas

Mónica apuesta por las velas con un toque natural y que además aromatizará tus espacios: “vacía unas naranjas, unos limones o unas manzanas y coloca dentro de ellas tus velas a modo de coloridos portavelas”. Una opción sencilla y muy llamativa.

10-ideas-para-decorar-con-velas-WESTWING-MAGAZINE-3

4. Papel reciclado

” Una hoja de papel de periódico o una página de un libro antiguo pueden convertirse en un original portavelas si envuelves la vela con ella y la atas ayudándote de un hilo metálico”, explica Mónica. Decorar con velas con papel reciclado será un detalle perfecto para espacios de inspiración rústica y vintage… ¡100% trendy!

5.  Bodegón rústico

“Madera, piedras y velas de té”. Eso es para Mónica todo lo que necesitas para dar forma a un bodegón que encajará muy bien en casas de campo en las que quizá incluso puedes encontrar una rama de árbol donde incluir huecos para colocar dentro algunas velas y crear un centro de mesa alargado para el comedor.

10-ideas-para-decorar-con-velas-WESTWING-MAGAZINE-4

6. Farolillos DIY

Las bolsas de papel pueden convertirse en farolillos craft, ideales para fiestas en la terraza o en la playa. Mónica nos explica cómo: “elige una bolsa de papel, que no sea totalmente opaca, llénala de suficiente arena en su base para que se mantenga abierta y coloca dentro una vela de tamaño medio”.

7. Colgadas de un alambre o una cuerda

“Los tarros de cristal de yogures o conservas, limpios de etiquetas, son perfectos para convertirlos en portavelas añadiendo un asa de alambre o de cuerda en la zona de rosca del mismo”, señala Mónica. Puedes colgarlos en cualquier sitio, tanto en un árbol del jardín como en una zona pergolada de la terraza.

10-ideas-para-decorar-con-velas-WESTWING-MAGAZINE-2

8.  A la antigua

Optar por objetos en los que sea visible la pátina del tiempo siempre es recomendable para añadir carácter a nuestra sala de estar o porche. Para ello, Mónica opta por “emplear un elemento antiguo, un barreño, un cubo o similar e introducir varias velas. Además, si el recipiente es de cobre, con el reflejo de la luz de la vela conseguiremos una iluminación dorada muy especial”.

9. Acuáticas

“Dentro de un cubo, en una alberca o directamente dentro de la piscina. Las velas acuáticas son una gran idea, sobre todo, para las cenas o celebraciones nocturnas al aire libre”, resalta Mónica. Incluso, si cuentas con velas pequeñas normales, también puedes convertirlas en flotantes con ayuda de unas cuantas cáscaras de nueces.

10-ideas-para-decorar-con-velas-WESTWING-MAGAZINE-5

10. Copas y tazas

Busca en alacenas y vitrinas aquellas piezas de vajilla que pertenecen a conjuntos incompletos o que ya no utilizas y conviértelas en portavelas perfectos para la mesa de comedor. Coloca una copa de vino o agua boca abajo y encima, una vela de té o, busca una tacita de porcelana decorada y pon dentro la vela para dar un aire naïf a tus meriendas.