Si tu baño es pequeño, no lo dudes: el blanco es tu color. Porque da mayor sensación de amplitud, lo hace más luminoso, es fácil de combinar y no pasa de moda ¡jamás! Si con estas cuatro buenas razones aún no lo ves claro, te damos más trucos para sacarle todo el partido a los baños blancos pequeños.

10 ideas para decorar baños blancos pequeños

Si tu cuarto de aseo no va sobrado de metros, dale un baño de blanco. Los techos blancos parecen más altos y las paredes ganan amplitud. Además, es el color que mayor sensación de higiene y limpieza transmite. Te damos 10 tips para lograr que tu pequeño baño se transforme:

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

  1. Opta por el blanco en encimeras (de mármol son lo más), mobiliario y sanitarios. De esta forma conseguirás una efectiva sensación de continuidad.
  2. Los azulejos de estilo metro o las baldosas cerámicas, en blanco, son los revestimientos ideales para aseos pequeños.
  3. Si eres fan del estilo nórdico y sueñas con un baño blanco moderno, apuesta por diseños de líneas rectas y formas orgánicas.
  4. Si instalas un gran espejo y alguna superficie brillante, el blanco se encargará de repartir la luz, tanto natural como artificial, por todos los rincones.
  5. ¿El blanco te parece frío? Sube la temperatura del ambiente seleccionando un tono blanco con matices en amarillo o tostados. La diferencia es sutil, pero el ambiente será más acogedor. No olvides que existen diferentes tonos de blanco.
  6. La madera es otra gran aliada en los baños blancos pequeños. Estantes, muebles, baquetas y complementos en madera natural, preferiblemente clara, de haya, pino o roble, añadirán calidez.
  7. Los cestos de fibras vegetales, como el mimbre, el ratán, el bambú o el yute, son otros elementos claves en este tipo de baños. Su función radica en atemperar el ambiente y dotarlo de alma.
  8. Deja que el dorado o el cobre se cuelen en los baños blancos pequeños, mediante lámparas, apliques, marcos de espejo o accesorios, con el fin de concederle certeros toques chic.
  9. Las toallas, albornoces y alfombrillas serán textiles que pueden dar mucho juego en este tipo de espacios. Escojas el tono que escojas para ellos, destacarán sobre el fondo blanco, como en ningún otro.
  10.  El color blanco cede todo el protagonismo a piezas como los tiradores de las puertas de los muebles, las ya mencionadas toallas, jabones y velas, así como a cualquier otro elemento decorativo. Las plantas y flores resaltan más en los baños blancos.

Trucos para ampliar baños blancos pequeños (sin reformas)

Amplitud y luminosidad son los dos requisitos básicos para un baño perfecto. Si ya has apostado por el blanco en su decoración, aquí te damos otras sugerencias con las que ganarás metros, aunque solo sea visualmente.

  • Elige un lavabo en suspensión o con un estante. Los muebles bajo-lavabo hasta el suelo pueden ocupar demasiado.
  • Espejos XL. Te servirán para duplicar el espacio y la luz. Sin marco suelen resultar más ligeros y amplios.
  • Los radiadores toalleros te ayudarán a tener bien guardadas, colgadas y calientes, tus toallas. Si eliges un modelo en blanco, pasará inadvertido ya que quedará camuflado sobre una pared blanca.
  • Los inodoros blancos y en suspensión parecen más ligeros visualmente. Además, permiten una limpieza integral más fácil de los suelos.
  • Griferías empotradas en el muro. Te permitirán colocar un lavabo más estrecho sin perder espacio de encimera.
  • Plantéate colocar una mampara de cristal fija en vez de una puerta de apertura frontal en la ducha.
  • Deja que el orden se suba por las paredes. Si has tenido que renunciar a un mueble grande y profundo por falta de espacio, la solución a tus problemas de almacenaje pasa por instalar estantes en las paredes, aprovechando dichas superficies verticales para tener el papel higiénico de repuesto o los productos cosméticos a mano.

Cómo animar los baños blancos pequeños

Si un baño blanco y encima pequeño puede resultarte un tanto desangelado, te proponemos una serie de intervenciones que lograrán darle dinamismo y personalidad:

  • Con suelos de mosaico hidráulico: un baño con total look en blanco sube de tono con un pavimento de baldosas decoradas con motivos geométricos y colores suaves.
  • Con plantas y flores. Resaltarán y darán mucha vida a los baños blancos pequeños. Escoge un ramo de flores silvestres preservadas, para que te duren mucho tiempo.
  • Con velas y mikados. Escoge piezas en colores diferentes al blanco y destacarán, no solo por sus aromas.
  • Con toallas de colores con personalidad. De rayas, topos o estampados en zigzag. Unas toallas especiales subirán los colores de este tipo de aseos.
  • Con una foto o cuadro. Este tipo de elementos en un baño para nosotros son un rotundo sí. No hace falta convertirlo en una galería de arte, pero te aseguramos que con una foto o una lámina enmarcada, tu aseo alcanzará otro nivel.
  • Con griferías en negro, para darle contraste al conjunto impoluto. El baño blanco y negro es de pura tendencia.

Las baños blancos pequeños tienen infinidad de posibilidades. Además de resultar más amplios y luminosos, ofrecen unas sensaciones de limpieza y calma únicas. Y, como has podido ver, ¡dan mucho juego decorativo!