dormitorio blanco moderno con madera

Si estás pensando en un nuevo look para tu dormitorio, los dormitorios blancos modernos son una solución sencilla que te ayudará a que el espacio luzca su mejor versión. ¿Crees que la decoración en blanco es aburrida? ¡Nada más lejos! Estas ideas de dormitorios blancos modernos que nuestros interioristas han preparado para ti te sorprenderán: verás cómo si haces del blanco el protagonista absoluto de esta habitación, el dormitorio se llena de posibilidades y queda de maravilla con cualquier estilo. ¡Comenzamos!

Dormitorios blancos modernos en madera: el estilo scandi chic

La combinación escandinava por excelencia: el blanco y la madera. Perfecta para crear dormitorios de matrimonio en blanco y madera, llenos de luz y de paz. En definitiva, ideal para una zona que invite al descanso, como todo dormitorio debe ser.

Además, el estilo escandinavo nos enseña que se puede conseguir un gran resultado sin necesidad de incluir demasiados accesorios. Más bien, al contrario: la apuesta que hace este estilo es prescindir de todo aquello que no sea primordial y elegir muy bien aquello que vayamos a incluir. Es decir: un mobiliario cuidado, de buenos acabados y líneas limpias. Un cabecero imponente y bello en su sencillez (la madera te ayudará a que sea así, especialmente si se trata de madera al natural).

Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Quizás quieras reservar un espacio en el dormitorio para el aseo personal: nos encanta el efecto de los tocadores. Haz que esté flanqueado por una elegante lámpara de pie y quizás una cómoda, con la que proporcionar el suficiente espacio de almacenaje para que el orden impere en el cuarto. La norma es siempre la misma: no incluyas nada que no vayas a usar, todo lo que esté formando parte de tu dormitorio debe ser útil y tener un empleo muy concreto. Funcionalidad y diseño unidos por fin en un estilo que nunca defrauda.

Para los elementos textiles, te recomendamos también una apuesta por las fibras naturales, que combinarán a la perfección con la madera. El yute y el mimbre serán tus nuevos materiales fetiche y, para la ropa de cama, puedes optar por elegantes tonos hueso, crema, beige y hasta destellos grises, azulados o verdosos. Todo suave, fresco y lleno de elegancia nórdica.

El estilo escandinavo en el dormitorio no prescinde necesariamente de pequeños detalles: las flores secas, las plantas y las alfombras con personalidad que atrapan miradas son algunos elementos cuidados que te ayudarán a agregar personalidad al espacio.

Si el dormitorio es pequeño y te gustaría saber sacarle el mayor partido, estás de suerte, con el blanco lo vas a conseguir. Además, te recomendamos que te plantees la posibilidad de hacerlo tan diáfano como puedas. Elimina separaciones innecesarias y, en caso de querer introducir alguna, hazlas siempre lo más discretas posible. Por ejemplo, una puerta corredera que conecte el dormitorio con el salón o el comedor sin restar metros cuadrados con el ángulo de apertura es una gran opción.

¡Ya lo tienes! ¿Listo para disfrutar de tu dormitorio nórdico y moderno? ¡Dulces sueños!

Dormitorios modernos blancos con gris y carbón: el estilo industrial

Otra de las posibilidades para dormitorios modernos blancos que vuelven locos a nuestros interioristas son las que nos ofrece el estilo industrial. ¿En el dormitorio? ¡Sí, es posible! Nos encanta el minimalismo que también acompaña a este estilo, pero, eso sí, con unas reglas ligeramente distintas a las que propone el estilo escandinavo.

Y es que en el estilo industrial al protagonismo del blanco omnipresente en el dormitorio le acompaña una paleta de tonos mucho más oscuros. El estilo industrial no le tiene miedo a la combinación con una potente escala de grises que se va oscureciendo hasta llegar a un imponente tono carbón, casi negro. Y, para qué negarlo, ¡queda de maravilla la intensidad de este contraste!

Para rematar los acabados, el estilo industrial opta por dejar al aire estructuras y materiales en crudo. La madera, los ladrillos, el metal se muestran tal y como son, incluso con pequeñas señas de deterioro que suman encanto a la composición.

¿Quieres llevar la personalidad y el glamur urbano de este estilo a tu dormitorio? Entonces, apunta bien. Vas a necesitar madera blanca, ladrillos, piedra decorativa y hormigón arquitectónico para sentar las bases de la estructura. En lo que respecta al mobiliario, podrás hacer también que el blanco, en contraste con los grises, sea el protagonista. Un marco de cama grande y bajo es un must del estilo industrial que será toda una fantasía en tu dormitorio. ¿Y qué tal un burro para colgar la ropa y dejarla a la vista? ¡Mucho más cool que un armario clásico!

No descuides los espejos y las lámparas: son el auténtico fetiche de todo loft urbano. Al estilo industrial le gustan las lámparas colgantes de líneas rectas y los espejos de formas insólitas que agregan personalidad a la estancia. El blanco también puede ser una gran opción para todos ellos.

Dormitorios blancos modernos con rosa: el estilo romántico

¡Ay los soñadores! Ellos quieren un dormitorio, claro, a la medida de sus ideales. Y el estilo romántico llega para ponérselo muy fácil. También aquí el blanco es el protagonista, pero, eso sí, en alianza con tonos pastel y con el rosa como protagonista. Un resultado sereno y delicado como pocos que te arrojará inmediatamente a brazos de Morfeo.

Olvídate del fucsia y de colores estridentes: si quieres conseguir en el dormitorio la delicadez del estilo romántico, combina la base en blanco con sutiles tonos rosa pastel. Nada perturbará tu descanso. El rosa palo es la opción ideal: inclúyelo en accesorios, en alfombras, en ropa de cama, en cojines, en lámparas de mesilla, jugando con distintas tonalidades de la misma gama, pero sin pasarse en intensidad.

Los dormitorios blancos modernos están llenos de glamur y de posibilidades: con madera, con gris intenso casi negro o con rosa palo, seas fan del minimalismo escandinavo, de las rupturistas propuestas del estilo industrial o de la suavidad y serenidad que propone el estilo romántico, hacer del blanco el protagonista de tu dormitorio será una decisión ideal.