dormitorios blancos y madera

Madera en bruto, plaids elegantes de estampado geométrico, vigas de madera al natural o pintadas con un acertado efecto chalk paint, detalles que nos roban el corazón, como coquetos cestos que guardan mantas de pelo o collage de fotos que protagonizan una pared del cuarto, dormitorios de elegancia nórdica o de imponente efecto industrial y moderno… Y todo ello, con un mismo hilo conductor: la combinación única que ofrecen los dormitorios en blanco y madera. Una alianza ganadora que no admite imitaciones. Si tú quieres saber también cómo aplicarla en tu hogar, atento a las claves que nuestros interioristas traen para ti. ¡Comenzamos!

1. Acierta con los complementos para dormitorios en blanco y madera

Los detalles importan siempre, pero en dormitorios de matrimonio con decoración en blanco y madera más si cabe, porque serán el distintivo que rompa la monotonía. Si el blanco es el color dominante y la madera su complemento sin paragón, elige bien los accesorios decorativos: el plaid, los cojines, la ropa de cama, las alfombras, los cuadros, el cabecero… Un tercer color, como el color aguamarina, puede darle un toque fresco, dulce y acogedor a la estancia.

Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

2. Pinta las vigas en dormitorios en blanco y madera

Los techos abuhardillados son de lo más acogedor y cool, para qué negarlo, pero es cierto que, cuando son demasiado bajos, pueden reducir demasiados metros y producir una incómoda sensación de achicamiento Si este es el caso de tu dormitorio, emplea un sencillo truco lleno de estilo: pinta de blanco las vigas para aligerarlas y hacer el cuarto más amplio visualmente. El contraste lo pondrá el suelo: siempre de madera natural.

3. El romanticismo de las camas con dosel en dormitorios en blanco y madera

Para soñar a lo grande, se necesitan también grandes ideas. Y una cama con dosel es una de lo más oportuna. Te encantará rendirte a los brazos de Morfeo con una de estas en tu cuarto. Tan llena de glamur y tan romántica, combinará de maravilla con las paredes en blanco. Para romper y energizar el conjunto, te recomendamos un atrevido toque de color. El rojo será ideal en conjunción con el blanco y la madera. Puedes incluirlo en la colcha, en los cojines o en un elegante plaid. ¡Nos encanta!

4. Dormitorios en blanco y madera que sube por las paredes

Blanco para el mobiliario y madera para las paredes: juega a invertir los roles con esta combinación original, cálida y triunfadora. Además, un cabecero integrado en la pared de madera será de lo más moderno: con espacio de almacenaje para hacer de mesilla, de estantería o de armario para la almohada. ¡Un resultado de diez!

5. Chalk Paint para dormitorios en blanco y madera

Tiene ese estilo DIY y al mismo tiempo el toque cuidado y suave de los tonos pastel: el chalk paint es la técnica ideal para divertirte de lo lindo cuando diseñes tu dormitorio en blanco y madera. Una forma única de tratar la madera al natural y llenarla de textura y color, tanto para el cuarto de los adultos como para la habitación de los niños. ¡Lánzate ya!

6. Elige una pieza de cabecero única en dormitorios en blanco y madera

Ya lo avanzábamos al inicio: un dormitorio en blanco y madera es ideal, pero necesita complementos que lo destaquen y lo hagan ser único. ¿Y cuál es la pieza protagonista por antonomasia en un dormitorio? Sí, la cama y ¡el cabecero! Hazte con uno de lo más original, que cause impacto de inmediato.

Las posibilidades son múltiples, pero hay una que nos gusta especialmente: las puertas de madera recuperadas y reconvertidas en cabecero. Con pintura o con un desconchado natural para incrementar el efecto raw. El contraste es tremendo y triunfal. Como colofón, potencia la cama, ese gran protagonista, con plaid y cojines de tonos alegres. El lima o el amarillo serán tus aliados.

7. Una pared de espejos en dormitorios en blanco y madera

Este cuarto es el primer lugar donde nos despertamos por la mañana. Y qué mejor que dotar una pared de espejos para recibir el día y ver nuestro reflejo. Con ellos, ya sea un gran espejo protagonista o un atrevido collage lleno de personalidad, conseguirás potenciar la sensación de amplitud al tiempo que podrás construir un pequeño vestíbulo en el que decidir qué prenda te queda mejor. Un dormitorio sin espejos es un dormitorio que desaprovecha su potencial. ¡Así que manos a la obra y elige el tuyo!

8. Texturas y más texturas en dormitorios en blanco y madera

Para ofrecerle a esta combinación un sugerente contraste, otra opción, más allá de emplear accesorios de color alegre en la decoración y en los elementos textiles, es jugar con las texturas. Y esta alternativa, lo confesamos, en Westwing nos gusta especialmente por lo atrevida, original y fresca que resulta.

Un dormitorio en blanco y madera es perfecto también para establecer otros diálogos: le sentará de maravilla la piedra, quizás en el pavimento, en la pared o en algunos originales acabados; también más madera, en el mobiliario, en elementos estructurales como las vigas y hasta en las paredes o en techo; lo mismo con el ladrillo y hasta el hormigón al aire si quieres un cuarto de auténtico efecto industrial y muy urbano.

Ya los materiales en sí mismos traen consigo un brutal potencial estético: aportan color, aportan matices y aportan textura. Una combinación ganadora puede ser suficiente para conseguir un dormitorio de diez sin apenas elementos decorativos. No te olvides de los otros materiales tampoco: los textiles. Y es que serán el contrapunto ideal para aportar suavidad. Unas cortinas suaves, en seda, una alfombra imponente de pelo o de fibras naturales, mantas, colchas y cojines. Nuestro dormitorio queremos que llame a gritos al descanso. Un efecto de los más embriagador.

Los dormitorios en blanco y madera han conquistado nuestro corazón y nuestros sueños. Motivos no nos faltan. ¿Tú también te has dejado seducir por esa gran combinación? ¡Pues manos a la obra! Ahora ha llegado el momento de ponerla en práctica y disfrutarla.