patio pequeño con sillones de fibras

Te traemos ideas frescas para hacer que tu patio lateral sea algo más que una zona de paso. A menudo estas piezas de una casa se convierten en trasteros improvisados o ambientes desangelados, sin ningún uso concreto ni gracia. Pero, en realidad, los patios laterales son espacios con mucho potencial. Sácale todo el partido al tuyo, con estas fórmulas prácticas para la decoración de patios.

10 posibles usos para un patio lateral

Los patios laterales pueden tener una gran utilidad dentro del contexto doméstico. No los subestimes y habilítalos como una estancia más de tu hogar, al aire libre, pero con privacidad:

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Zona de paso

En muchas ocasiones, los patios laterales son meras áreas de paso para comunicar la parte delantera de la casa con la trasera. Estos pasillos exteriores pueden tener más sentido (y sensibilidad) si los equipas bien. Para el suelo, opta por césped (natural o artificial; este segundo requerirá mucho menos mantenimiento) o tarima de madera. También puedes alternar ambas opciones, es decir, poner en un tramo césped, para que haya verde, y en otro un camino más firme con tarima. Las paredes, mejor blancas, para obtener mayor sensación de amplitud y luminosidad. Remata la parte superior con unos paneles de madera y la inferior con unos focos empotrados en el muro, para guiar los pasos por esta zona cuando se haga de noche. 

Área de almacenaje

En una casa nunca va mal una zona de almacenamiento extra, ¿verdad? Tu patio lateral puede convertirse en un sitio ideal para guardar bicis, herramientas de jardín y otros enseres de terraza, si lo acondicionas. Puedes crear un mueble a medida, perfectamente compartimentado para guardar cosas de distintos tamaños, con la profundidad justa para no interferir en la circulación. Puedes dejar alguna parte de este mueble al descubierto y usarla como jardinera. Todo un dos en uno.

Un comedor a la sombra

Los patios laterales suelen ser estrechos y alargados, por lo que es posible crear un comedor de verano, con los muebles adecuados. Una mesa rectangular y extensible, sillas ligeras y plegables, una alfombra de exterior cubriendo el perímetro y una guirnalda de luz para las noches. Si toca mucho sol en esta parte de la vivienda, coloca un toldo vela o sombrilla.

Una sala de estar al aire libre

Lo más habitual es tener el salón exterior en el patio trasero o la terraza delantera de una casa. Pero si por la arquitectura de tu vivienda esto no es posible, te animamos a crear una zona de estar agradable en el patio lateral. Un banco de obra alargado, con cojines, una butaca-balancín, una mesita auxiliar plegable, con alguna planta, y un farolillo pueden componer la escena.

El lugar de la barbacoa

Los patios laterales pueden ser un buen sitio para tener la barbacoa. Mejor si escoges un modelo con ruedas, para poder moverla en caso de necesidad. Decora esta zona del chef con algún cartel de madera o metálico, estantes y ganchos para tener el menaje a mano y una mesita auxiliar plegable para ir poniendo los platos que vayas a servir en otro lugar del jardín.

Un jardín en el patio

Si tu patio lateral es realmente estrecho, te recomendamos poner un jardín vertical. Será el pulmón verde de esta parte de la casa y resultará decorativo por sí mismo.

La extensión del dormitorio

También es posible que tu patio lateral conecte con el dormitorio principal. Si es así, te sugerimos que lo habilites como zona de lectura, con alguna tumbona o butaca, sombrilla o toldo, puf reposapiés y una mesita para dejar el libro y tu bebida. Vincúlalo más y mejor con su habitación contigua usando los mismos estampados en ambas zonas. Reforzarás la imagen de conjunto.

Un relajante chill out

Cuando hablamos de patios laterales que conectan con la piscina, puedes recrear una atmósfera playera, al más puro estilo ibicenco chill out. Para lograrlo, pon colchonetas y/o pufs en el suelo, en tonos lisos y claros o estampados de rayas. Velas, farolillos y guirnaldas, así como plantas exóticas y una alfombra de yute acabarán de componer el espacio. También lo podrás utilizar para hacer yoga, pintar o meditar.

Para refrescar la casa, con una fuente

El elemento agua es crucial para que tu casa esté fresca durante la época más calurosa del año. Si instalas una fuente en un patio lateral, actuará como aire acondicionado natural y será una pieza relajante e hipnótica.

 El recreo de los niños

Si tienes peques en casa, móntales un patio de recreo en esta área. Cubre el suelo con alfombras, para que no se resbalen y puedan jugar cómodamente en el suelo. Baúles para almacenar sus juguetes y libros, un divertido tipi para esconderse y, si te cabe, un balancín, harán las delicias de los niños y niñas, que jugarán a sus anchas al resguardo del patio lateral.

Cómo decorar patios laterales con encanto

Los patios laterales no suelen tener metros de sobra, así que apostar por una decoración que abogue por la amplitud y la comodidad será lo más acertado. Aquí tienes la lista para que a tu patio lateral no le falte de nada:

  • Alfombras de paso: largas y estrechas, este tipo de alfombras deberán ser aptas para estar en exterior. Las de fibras naturales, como el yute, el ratán o el bambú, y las de tejidos sintéticos, con estampados geométricos o ikat, quedarán impecables aquí.
  • Ilumina tu patio lateral: al ser áreas de circulación, siempre es bueno añadirle farolillos, velas LED, guirnaldas de bombillas o focos empotrados a suelo o a muro para un buen patio de luces.
  • Dale vida y uso con los complementos: maceteros tipo cestos, plantas, cojines de suelo, un banco o dos sillas alrededor de una pequeña mesita circular, convertirán este espacio en un lugar con mucho encanto. ¡Será el rincón favorito de tu casa!

Los patios laterales son todo un lujo, no los desaproveches y decora con estos consejos estilosos y ganarás una estancia fabulosa.

Encuentra los productos perfectos para tu patio lateral