-20% adicional en todas las ventas

Hay salones con mucha personalidad gracias al mobiliario que los decora. Hay salones tremendamente bellos por sus textiles y sus detalles decorativos. Y los hay cuya belleza irradia directamente de las paredes. Y es que un buen uso del color puede convertir un salón cualquiera en el salón de tus sueños. En este artículo vamos a abordar cómo pintar un salón en dos colores para darle personalidad y a la vez, modificar el espacio y crear el ambiente que necesitas. ¿Estás a punto? Pues empecemos a descubrir los colores de moda para ello.

7 combinaciones de color TOP

Antes de empezar a ver cómo podemos pintar un salón en dos colores, repasemos las combinaciones de color ideales con los colores de moda para paredes del 2022. Estas son nuestras favoritas:

  1. Gris suave y blanco: una pareja que nunca decepciona. Los dos tonos son muy luminosos y juntos, crean espacios serenos que nunca pasan de moda.
  2. Verde y arena claro: el verde es uno de los colores estrella del año. Crea ambientes frescos y naturales. Combinado con tonos arena claros, gana luz y calidez.
  3. Azul intenso y blanco: la combinación cromática preferida para los salones de costa. Muy fresca y luminosa.
  4. Azul intenso y azul grisáceo: sobrio y envolvente. Para crear ambientes acogedores, con personalidad y muy urbanos.
  5. Rosa y gris claro: dos tonos que, unidos, generan una atmósfera sofisticada y chic. Si los acompañas con piezas de terciopelo y metal dorado, conseguirás un look muy glamuroso.
  6. Gris plomo y gris claro: sobriedad y modernidad máximas.
  7. Marrón y beige: una combinación de colores cálida y envolvente al 100%.

¿Te gustaría tener una casa de revista? Regístrate ya en Westwing y no te pierdas las rebajas de hasta el 70% para amueblar y decorar tu casa con estilo.

Cómo pintar un salón en dos colores para modificar el espacio

A veces, los salones no tienen la forma deseada. O son muy alargados o muy estrechos, con techos demasiado altos o quizás demasiado bajos. La buena noticia es que con el color puedes modificar visualmente los espacios y, de alguna manera, “corregir” esas pequeñas imperfecciones para que, visualmente, ganen armonía. ¿Necesitas ejemplos? Vamos a ver cómo pintar un salón en dos colores para modificar su forma y que se vea más equilibrado.

  • Si tu salón es demasiado alargado, pinta la pared del fondo de un color más intenso y el resto, claras. Conseguirás que la pared más oscura “se acerque” de alguna manera, modificando ópticamente la forma de tu salón y haciendo que parezca más cuadrado de lo que es.
  • Si tu salón es demasiado diáfano y necesitas hacerlo más acogedor, pinta paredes y techo del mismo color –no lo elijas muy claro– y deja el segundo color –más claro– para las carpinterías.
  • Si el techo es demasiado alto, elige el tono más oscuro para este y el más claro para las paredes. Verás que el techo parecerá haber bajado.
  • En cambio, si tus techos son muy bajos, hazlo al revés: pinta las paredes de un tono más subido y el techo del salón, de un color muy claro –blanco, a poder ser–.

Un salón a franjas: un clásico muy decorativo

Habrás visto en más de una ocasión salones pintados a franjas. Tal vez todas las paredes o tal vez solo una. Es un estilo de pintura de aire clásico que nunca pasa de moda. Y no solo resulta muy decorativo sino que también consigue modificar la percepción del espacio del salón. Así, las franjas horizontales harán que tu salón se vea más ancho, mientras que tendrás que pintar las franjas en vertical si lo que quieres es que se vea más alto.

Los mejores diseños para decorar tus paredes

Cómo pintar un salón en dos colores para ganar luz

Pintar el salón den dos colores también puede ser una buena manera de conseguir una estancia mucho más luminosa. ¿Cómo? Si pintas la pared donde se abren las ventanas de tu salón de un tono oscuro y el resto de paredes, sobre todo las paredes en las que rebota la luz, de un tono claro –con acabado satinado multiplica aun más la luz que recibe– , conseguirás que, por contraste, la luz parezca mucho más brillante. Por otro lado, si aprovechas para pintar las carpinterías de color blanco (o del color claro que hayas elegido como pareja del tono oscuro), potenciarás esa luz al enmarcar su entrada.

Dos colores para hacerlo más práctico

El salón es la estancia más social de la casa. Todos queremos tener nuestro rincón en él y cuando invitamos a familia y amigos, siempre acabamos en el sofá para charlar y pasar el rato. Un espacio con tanta vida, puede que acabe notando el ir y venir continuo y en las paredes aparezcan roces de sillas, de mobiliario o del mismo paso de las personas. Pues bien, la solución pasa por pintar un zócalo que, no solo proteja la zona de más roce, sino que también haga que tu salón se vea más acogedor y mucho más elegante. Puedes optar por dos tipos de zócalos:

1. Un arrimadero pintado en un tono oscuro que dé color a 1/3 de la pared. Para separarlo del color más claro, una idea es hacerlo con una moldura de madera o de yeso pintado, que dará un mejor acabado y será mucho más decorativo.

2. O bien puedes optar por pintar un zócalo alto, de unos 30 cm. Si tus techos son muy altos o tienes un piso antiguo, cuanto más alto hagas el zócalo, más estiloso quedará y más protegerá la zona de la pared que queda a merced de los golpes de escobas o de aspiradoras.

Aprovecha para elegir una pintura lavable para tu zócalo o arrimadero, de esta forma conseguirás mantener el color de las paredes de tu salón en perfecto estado por más tiempo.  

¿Columnas? ¿Paredes irregulares? ¿Pasos?

Aprovecha los elementos más curiosos de tu salón para destacarlos con la pintura. Así, una columna que en principio pueda molestarte, pintada de un color distinto al del resto de las paredes, se puede convertir en un elemento decorativo de peso en el salón. Lo mismo con paredes irregulares como pueden ser las paredes de un salón montado en una buhardilla. O con pasos que separan dos ambientes distintos en un mismo salón. Y por supuesto, combinar dos colores para pintar un salón también puede servirnos para separar ópticamente distintas zonas en un mismo ambiente: quizás la pared que enmarca el comedor o un rincón de trabajo, por ejemplo.

Jarrones fáciles de combinar con cualquier color

Aquí termina nuestro artículo sobre cómo pintar un salón en dos colores para modificar el espacio, ganando amplitud o altura; para hacerlo más luminoso; para mantenerlo siempre perfecto o para darle un toque decorativo más estiloso y que no pase nunca de moda. Esperamos haberte inspirado y animarte a repintar tu salón para conseguir que sea tan bonito como siempre has soñado.