Descuentos de hasta -70% ¡Regístrate!

Habitación con elementos decorativos de mimbre

Las fibras naturales están de moda, y una de ellas es el mimbre. El mimbre se ha utilizado durante siglos para la confección de cestas. En los mercados de antaño, las cestas de mimbre servían para transportar los alimentos.

En decoración, el mimbre ha sido durante años considerado un material relegado a espacios sencillos por su bajo coste. Pero en los últimos años, una mayor modernidad en el diseño de muebles y accesorios de mimbre lo ha convertido en uno de los materiales más deseados.

Frescura, ligereza, elegancia y naturalidad son algunos de sus atributos. Descubre la capacidad de este material para decorar multitud de espacios de la casa.

¿Qué es el mimbre y cuál es su historia?

El mimbre es una fibra vegetal que se extrae de un arbusto de la familia de los sauces. A diferencia del ratán, procedente de una palmera que crece en bosques tropicales, el mimbre se fabrica en España; por eso es un material que a todos nos resulta familiar.

Hay vestigios que demuestran que el mimbre se ha utilizado desde tiempos muy remotos a lo largo de la historia: durante la edad del Hierro, en el antiguo Egipto, durante el Imperio Romano… Ya en el siglo XX, concretamente en los años 70 y 80, este material se puso muy de moda para la fabricación de mobiliario de exterior. Aunque más tarde su uso recayó a favor de otros materiales sintéticos.

No obstante, en los últimos años el uso del mimbre ha vuelto a resurgir con fuerza gracias a una fuerte predilección por los materiales naturales.

Se trata de un material ligero, muy flexible y resistente, por lo que es ideal para fabricar muebles y accesorios decorativos de infinidad de formas y de muy poco peso. Es por ello que las sillas y los sillones de mimbre ofrecen gran elasticidad y un confort excelente. Y si, además, estos van acompañados de cojines o colchonetas, la comodidad de estos asientos aumenta considerablemente.

Ideas para decorar con mimbre 

El mimbre, como el resto de fibras vegetales, es muy fácil de combinar. Aunque antiguamente este material se utilizaba sobre todo para decorar espacios exteriores y se asociaba a las temporadas de primavera y verano, ahora lo podemos ver también el resto del año, muy especialmente a través de accesorios decorativos que aportan calidez y un aire muy natural a los interiores. Hoy en día el mimbre se ha convertido en un material muy versátil y atemporal. Si buscas un look sencillo y natural, este es el material que necesitas.

Para estilos rústicos, nórdicos, orientales y exóticos, o para darle un toque de naturalidad a ambientes modernos, el mimbre es una de las mejores opciones.

Te damos algunas ideas de cómo puedes combinarlo en diferentes espacios de tu casa:

  • Cocina: el mimbre y la madera son la pareja perfecta en la cocina. Aprovecha esta conexión para diseñar una cocina con mucho estilo y encanto. Añade accesorios en mimbre como salvamanteles, cestas para el almacenamiento…, o haz de este material el protagonista de tu mesa de comedor con unas sillas y una bonita lámpara.
  • Dormitorio: las fibras naturales son una muy buena alternativa para crear un ambiente de relax y descanso en el dormitorio. El mimbre es ideal para crear un pequeño rincón con un par de sillones y una mesa, si tienes espacio en el dormitorio. Además, es un material idóneo para almacenar. Puedes, por ejemplo, colocar un bonito baúl de mimbre a los pies de la cama y aprovecharlo para guardar ropa o accesorios de otras temporadas. Y un par de ideas DIY con el mimbre: coge varios salvamanteles de mimbre y colócalos de manera original como cabecero de la cama; y combina esta decoración con un par de cestas de mimbre, sobre las que puedes añadir borlas en los bordes para darles un plus de encanto.
  • Baño: una buena forma de tenerlo todo bien organizado en el baño es con cestas de mimbre. Gracias a la ligereza de este material conseguirás potenciar el ambiente de relajación en el baño, al mismo tiempo que tendrás todo en orden. ¡Marie Kondo estaría muy orgullosa! 
  • Habitación de bebé: las cestas de mimbre pintadas de blanco se ven estupendas en una habitación de bebé. Por un lado, el blanco potencia la luminosidad de la habitación y, por otro, la ligereza del mimbre nos permite manejarlas con facilidad mientras sostenemos al recién nacido. Esta opción de almacenaje tan bonita transmite además la calma, la tranquilidad y el aire natural que buscamos para este tipo de espacios.
  • Terraza: el mimbre sigue siendo el rey de las terrazas, solo superado por el omnipresente plástico. Si no quieres renunciar a un diseño exterior natural, el mimbre es la mejor opción. Añade sillones, bancos y sofás de mimbre con cómodas colchonetas sobre los asientos y acompáñalos con mesas a juego del mismo material. Ya sean mesas de centro o bajas, ¡el juego completo de muebles de mimbre no puede faltar!

¿Cómo limpiar y mantener el mimbre?

Toma nota de los cuidados básicos que debes tener en cuenta para mantener en buena forma tus objetos de mimbre:

  1. Pasa la aspiradora

    Si es una alfombra, mejor simplemente aspira la suciedad, y evita aplicar cualquier tipo de producto sobre el mimbre. 

  2. Usa agua y jabón

    Para eliminar la suciedad del mimbre, utiliza un paño ligeramente humedecido con agua y jabón, y olvídate de otros productos que puedan desgastar la fibra vegetal.  
    Procura no empapar de agua el mimbre, pues un exceso de humedad lo hincha, lo vuelve grisáceo y lo debilita

  3. Utiliza un cepillo de dientes

    Utiliza un cepillo de dientes para poder limpiar las zonas más inaccesibles.

  4. Evita la lluvia y la exposición constante al sol

    Si utilizas muebles y objetos de mimbre en el exterior, tápalos cuando llueva o haga demasiado sol. Si evitas de forma constante los agentes externos, los muebles y accesorios de mimbre te durarán mucho más tiempo.