Puf artesanal de yute Bono, estilo boho

El yute es todo un chute de energía positiva para la decoración de tu casa. Esta fibra natural, y su característico brillo sedoso dorado, es uno de los materiales de moda por su estilo, naturalidad y resistencia sin igual. Fresco, bonito y fácil de combinar, el yute te ofrece un mundo de posibilidades decorativas. Pero es que, además, se trata de uno de los materiales más sostenibles. Así que, apuesta por piezas de yute. El planeta (y tu casa) te lo agradecerán.   

¿Qué es el yute? 

Conocido como la ‘fibra dorada’, el yute es la fibra vegetal extraída del tallo y de la corteza de la planta denominada yute blanco (Corchorus capsularis). Estas fibras pueden ser de un color amarillo, marrón claro o blanco amarillento, aunque también se puede teñir de otros tonos con facilidad. Además, es 100% natural, ecológico, biodegradable, reutilizable y reciclable. 

Las propiedades del yute

Te contamos las 9 propiedades más importantes del yute para que entiendas este materiales y lo incorpores a tu decoración:

  1. Proviene de un cultivo en el que apenas se necesitan fertilizantes y plaguicidas. 
  2. Su crecimiento es bastante rápido, generalmente unos 4–6 meses.  
  3. Es muy respetuoso con el medio ambiente. Una hectárea de plantas de yute puede absorber hasta 15 toneladas de dióxido de carbono y liberar 11 toneladas de oxígeno durante la temporada de crecimiento.  
  4. En las rotaciones, el cultivo del yute enriquece la fertilidad del suelo para la cosecha siguiente. Su combustión no genera gases tóxicos. 
  5. Reduce la contaminación. Utilizar sacos de yute minimiza el empleo de bolsas de plástico.  
  6. Es muy resistente y además, transpirable.  
  7. Se puede obtener en diferentes gramajes desde 80 a 310 gramos de grosor, algo que lo hace muy versátil en la elaboración de todo tipo de diseños y productos.  
  8. Una característica fundamental del yute es la posibilidad de ser usado separadamente o mezclado con una gama de otras fibras y materiales. Los hilos muy finos pueden separarse y convertirse en seda de imitación. También puede mezclarse con lana.  
  9. Otras ventajas del yute son su buenas propiedades aislantes y  antiestáticas, como también tener baja conductividad térmica. 

Los usos del yute en decoración 

Visto lo visto, seleccionar el yute para elementos de tu casa no solo responde a criterios estéticos o decorativos, sino que se trata también de una cuestión de sostenibilidad y ecología. ¡Pero es que encima queda genial en ambientes veraniegos, rústicos, modernos, nórdicos y boho! Inclúyelo en tu casa mediante los siguientes productos: 

  • Tela de yute: posee una gran resistencia a la tensión, bajo coeficiente de extensibilidad y garantiza una mejor respirabilidad de los tejidos. Con las fibras de yute se hacen textiles para cortinas, asientos de sillas o butacas, fundas de cojines, caminos de mesa y tapices. Muchas veces están mezcladas con otras fibras, tanto sintéticas como naturales. 
  • Cestas de yute: para almacenaje de todo tipo, las cestas de yute aportan naturalidad a tu despensa, lavadero, baño, dormitorio infantil o salón. Disponibles en una gran oferta de formas y tamaños, se adaptan a tus necesidades. 
  • Lámparas de yute: de techo, de suelo o de sobremesa, las lámparas de yute crean ambientes acogedores y aportan naturalidad. ¡Para cualquier estancia de la casa! Las amamos.  
  • Alfombras de yute: son las grandes protagonistas de salones y comedores de verano, tanto interiores como exteriores. Gracias a todas las características que te hemos explicado, ofrecen una pisada fresca y saludable. Al poderse tintar con facilidad, las hay de todos los colores, así como de varias medidas. Una alfombra de yute se adapta al espacio donde se quiera colocar con enorme flexibilidad.  

¿Cómo limpiar una alfombra de yute?

Lo básico para limpiar una alfombra es aspirarla, pero también debes limpiarla más profundamente de vez en cuando. Sigue estos pasos: 

  1. Cuando se derrame un líquido, lo ideal es actuar cuanto antes. Pon un paño o un papel absorbente sobre la mancha, sin frotar.  
  2. Utiliza un cepillo de cerdas suaves con una solución de agua y sal. Frota la mancha de fuera hacia dentro. Haz lo mismo por el otro lado de la alfombra. 
  3. Si la mancha es sólida, utiliza un cuchillo sin filo para quitar los restos adheridos y después con un cepillo de cerdas duras. Aspira y, si queda alguna marca, trátala como al resto de manchas: con un paño húmedo con jabón neutro. 
  4. Después de limpiarlo, utiliza el secador de pelo hasta que la humedad del interior de las fibras desaparezca. 
  5. Este tipo de alfombras se confeccionan trenzando las fibras, por lo que las partículas de polvo pueden traspasarlas. Para asegurar una limpieza eficaz, aspira semanalmente la alfombra por ambos lados.  
  6. Ten en cuenta que ciertos productos químicos son abrasivos con las fibras naturales y su aplicación puede estropearlas. Usa solo agua y jabón neutro. 
  7. Friega también el suelo en el que va colocada la alfombra y espera a que se seque para volver a ponerla. Así prevendrás la humedad, gran enemiga de este material. 
  8. Si es posible, después de pasarle un paño húmedo, tiéndela al aire libre un día de sol con algo de viento. Esto favorecerá también la oxigenación del tejido. 
  9. Para eliminar malos olores, espolvorea bicarbonato por toda tu alfombra de fibras, deja que actúe durante 15 minutos y después aspira. El bicarbonato es un desodorizante natural. 

Sabías que… El yute es la segunda fibra vegetal más importante después del  algodón, en términos de uso, consumo mundial, producción y disponibilidad. 

Incorpora el yute en la decoración de tu casa: