Accede a las mejores marcas hasta -70%

Accede a las mejores marcas hasta -70%

Taza de vajilla esmaltada blanca

Los diseños con esmalte se hacen a partir de procesos de fabricación tradicionales donde se combina un diseño versátil con un toque nostálgico. Este acabado se ha convertido en en uno los estampados de moda, sobre todo los platos esmaltados. ¡Descúbrelo! 

Esmaltado: un material duradero con tradición 

¿Qué es el esmalte? El esmalte es una masa de composición inorgánica, compuesta principalmente de silicatos y óxidos. Su composición se produce a través de la fusión de cristal con un sustrato que se calienta a más de 750ºC. Esta masa se aplica posteriormente en forma de pasta a otros materiales como el metal o el vidrio. Los platos, las tazas, los accesorios de cocina, tales como tazas de medir y cucharones, así como las ollas, sartenes y bandejas para hornear, se recubren con la capa de esmalte brillante. 

La vajilla esmaltada está de moda 

La vajilla esmaltada está experimentando su regreso en los últimos años. Esto se debe a que empresas tradicionales como la austriaca Riess, fabricante de esmaltes ha comenzado a volver a producir este tipo de vajillas que tanto popularidad les dio. Y es que la producción de esmaltado comenzó aquí, en Reiss, en 1922.  

El esmalte se caracteriza por su superficie lisa y sin poros; antibacteriana y resistente a los cortes y arañazos. Esto también hace que sea muy fácil de limpiar. Es importante evitar cepillos muy abrasivos como los de acero para no dañar la superficie de estos platos esmaltados. No utilice cepillos de acero o abrasivos agresivos cuando limpie los platos de esmalte para evitar dañar la superficie. 

El esmalte no sólo es adecuado para vajillas como platos y tazas, sino que además podremos encontrar otros productos recubiertos de este material como moldes para hornear u ollas. Y es que el esmaltado es perfecto para cocinar en el horno ya que resistente muy bien el calor; también es adecuado para las placas de inducción.   

Platos esmaltados para clásicos y modernos 

Las vajillas esmaltadas cuentan con una amplia variedad de colores y diseños. Los tonos pasteles especialmente claros son los que más están triunfando en las cocinas. Pero también los colores brillantes como el amarillo, el rojo o el verde tienen un hueco en este espacio. Ayudan a aumentar la sensación de calidez y frescura en la cocina. Otras de las opciones que también hemos visto en platos esmaltados son colores como el blanco, azul, marrón o negro. Estos colores consiguen crear un ambiente rústico y de campo perfecto. Ya sea en la mesa, en las estantería de la cocina, la vajilla esmaltada de moda llamará la atención de tus invitados. Sorprende con una vajilla artesanal y atemporal que, ¡nunca falla!