Comoda con un espejo de pared y un florero

Ideas de decoración low cost para una casa high level. Este es el objetivo, porque no siempre lo barato sale caro. Escoger piezas buenas a precios asequibles y lograr un ambiente con estilo sin gastar demasiado es más fácil de lo que crees… 

Caro parece, low cost es 

La clave principal, el quid de la cuestión, está en la mezcla. Como pasa en la moda, combinar piezas caras con otras low cost es todo un acierto. Invertir en un clásico del diseño, como una butaca icónica o una lámpara emblemática, hará que la estancia gane un caché especial y te permita introducir otras piezas low cost. Este mix subirá el nivel gracias a la visión de conjunto. 

La proporción puede ser 80% de piezas deco low cost y 20% de objetos de firma. Con eso bastará para guardar el equilibrio perfecto. 

Barato no es igual a malo 

Hay muebles y accesorios que resultan económicos pero que pueden llegar a ser sofisticados gracias a un buen diseño. Los materiales que mejor transmiten sensación de lujo son los dorados envejecidos, la porcelana, el terciopelo o el cristal. Cuánto más simples, más prácticos y elegantes.  

Utiliza los colores para subir el nivel 

Otro modo de sumar elegancia a un ambiente, sin invertir mucho dinero, es mediante un óptimo manejo de los colores. Los tonos oscuros, en su justa medida, suelen elevar el nivel de un ambiente, aunque esté amueblado con piezas económicas. Escoger una pared de acento y pintarla de un tono topo, por ejemplo, hará que esa cómoda low cost que tiene delante se vea con más solera.  

Si a otra pared de otra habitación le añades una composición de distintos espejos, de diferentes tamaños y estilos, o de láminas e ilustraciones, crearás un fondo ideal con poca inversión. Ah, y no olvides que una pincelada de blanco y negro siempre es chic.  

Estilos de decoración low cost 

Cuando hablamos de decoración low cost, a la mayoría se le viene a la cabeza un gigante sueco. Y si bien es cierto que es el estilo de decoración nórdica low cost más famoso, no es el único. Cada vez más, existen tiendas que venden muebles y accesorios a precios competitivos, con diferentes estilos. 

  • Estilo nórdico: es, sin duda, el rey de la decoración low cost. Y es que los suecos popularizaron el diseño con muebles y complementos para una casa acogedora, moderna, luminosa y funcional. El estilo nórdico low cost nos ha conquistado por su variada y amplia oferta para toda la casa: muebles, textiles, accesorios, objetos decorativos, etc. Destila cierta sobriedad y minimalismo, sin ser frío. Al contrario, se trata de un estilo cálido y acogedor, muy actual, fácil de reconocer y encontrar. 
  • Vintage: se puede conseguir este estilo, con una decoración low cost, buscando en tiendas de segunda mano, almonedas o mercadillos y rastros. Puedes encontrar auténticas joyas a precio de saldo si eres constante.  
  • Boho Chic: Si eres amante del estilo bohemio, dale al DIY (do it yourself). Por ejemplo, haciendo muebles con palets, como una mesa de centro para la terraza. Restaura una cómoda con chalk paint; no hace falta que te quede un acabado perfecto, porque el boho chic ama las imperfecciones que dan una personalidad única a cada pieza. 
  • Mid Century: Siguiendo este estilo, se reproducen muebles y objetos decorativos típicos del diseño de los años 50. Una estética muy conocida y elegante que se recupera para dar glamour a la casa contemporánea. Podrás encontrarlos en tiendas como Zara Home o H&M Home.  
  • Effortless chic: Es ese estilo donde los ambientes respiran cierto aire relajado, despreocupado y natural, pero muy estudiado. Para lograrlo sin gastar demasiado, puedes echar mano del reciclaje. Dando otra vida a cosas que ya tienes, restaurándolas, apostarás por un estilo así. Por ejemplo, decapando y pintando las puertas de tu casa, renovando un mueble viejo, cambiando la pantalla de una lámpara… 

Ideas de decoración low cost para toda la casa 

Vamos a recorrer, estancia por estancia, todo el hogar, para que le des un push a tu decoración, con soluciones low cost.  

  • El recibidor. Uno de los puntos flacos de la decoración low cost es que quizás mucha gente tenga el mismo mueble zapatero en el recibidor. Puedes customizarlo o “hackearlo” a tu gusto con tiradores nuevos y llamativos. 
  • El salón. Añádele clase con elegantes molduras y arrimaderos, al más puro estilo piso parisino. Se trata de tiras de un material ligero, como el polietileno, que se pegan con adhesivo y que, además, pueden pintarse en el color de la pared. Puedes instalarlos tú para reducir costes. 
  • El comedor. Una lámpara de techo en acabado dorado -en su versión cepillada o mate-, combinada con una mesa de madera natural y pulida tiene resultados asombrosos. No hace falta que sean modelos caros, esta composición creada con piezas asequibles puede parecer muy top.  
  • La cocina. Renueva tu cocina sin obras y con poco presupuesto en tres pasos: pinta los muebles, cambia tiradores e instala baldosas adhesivas.  
  • El dormitorio principal. Cambia tu ropa de cama para vestirla de un modo sofisticado. Juega con una base de sábanas lisas, de algodón, básicas, y súmale un plaid o colcha a los pies, a poder ser de un tejido aterciopelado y de un color vibrante, como azul noche o mostaza. Además, ponle un par de cojines grandes y otros dos pequeños en la zona de las almohadas, combinando distintos estampados como rayas y flores. La cama es el centro del dormitorio y, coordinado bien sus elementos, acaparará todas las miradas sin importar que no sean conjuntos de algodón egipcio.  
  • El dormitorio infantil. Empapela una de las paredes principales con un papel pintado de un gran mapamundi, pequeños topos en blanco y negro, ilustraciones sutiles o algún vinilo. Con esta simple intervención, transformarás todo el cuarto.  
  • El baño. Dale un lavado de cara, cambiando simplemente las toallas, la alfombrilla y la cortina de ducha. Unos buenos accesorios de baño, a conjunto, también lo subirán de categoría. Usa cestas de fibras naturales para almacenar toallas o papel higiénico de repuesto, así como productos de higiene y belleza.  

Y un último tip, pero no menos importante: si no tienes mucho presupuesto para decorar, cíñete al ‘menos es más’. No atiborres los ambientes. Cuánto más respiren y menos cosas acumules, más amplitud lograrás. Unas flores frescas y unas velas pueden ser complementos económicos que darán un aire glamouroso a tu casa.  

¿Estás buscando piezas low cost para cada estancia?