Las sartenes son elementos de cocina que se deben limpiar con frecuencia. Pero es cierto que no todas las sartenes se limpian igual. En Westwing te damos algunos trucos para que puedas aprender a limpiar bien las sartenes, y de forma sencilla.

Hay varios tipos de sartenes: antiadherentes, con revestimiento cerámico, de acero inoxidable, hierro mineral o fundido. Cada una se limpia de una manera diferente. Por ejemplo, las sartenes con revestimiento antiadherente se limpian de forma más fácil que cualquier otra sartén, pero también es cierto que hay cuidarlas más para alargar su vida útil.

Cómo limpiar las sartenes antiadherentes

Aunque sean compatibles con el lavavajillas, algunos jabones pueden dañar a largo plazo el revestimiento antiadherente. Para un buen mantenimiento se recomienda dejar enfriar la sartén y limpiarla a mano con una esponja no abrasiva y detergente líquido neutro.

Debemos repetir este procedimiento cada vez que usemos la sartén, para eliminar la grasa que pueda quedar en la superficie.

¿Y si no son sartenes antiadherentes?

Si las sartenes no son antiadherentes podemos eliminar la suciedad de otra forma. Te damos algunos trucos caseros para eliminar la grasa: 

  • Hierve agua con vinagre durante unos minutos. Después añade sal y deposita las cazuelas, dejándolas en remojo hasta que se enfríen. Será más fácil eliminar la suciedad.
  • Con agua tibia y jabón: vierte un poco de agua en la sartén y llévala al fuego a temperatura media y añade un poco de detergente líquido. Dejar hervir unos segundos y apagar el fuego. Lava con agua limpia y con un estropajo.
  • Con pasta de bicarbonato: Pon un poco de agua en la olla o sartén y caliéntala en la vitro hasta que hierva. Añade dos cucharadas de bicarbonato y remueve, dejando actual la solución unos 10 minutos. Después, limpiar normalmente con agua y jabón neutro.
  • Con vinagre: Pon agua en hasta que cubra la superficie de la sartén, ponla a fuego medio y cuando esté a punto de hervir, añade una cucharada de vinagre. Después ya puedes limpiarla con agua, detergente y estropajo suave.
  • Con sal: Calienta la sartén, añade tres cucharadas de sal y dejar hasta que esta se vuelva de un color oscuro. Luego, lavar con mucha agua. Además de quitar todo rastro de grasa, este truco ayudará a que no se pegue al antiadherente.

Cómo dejar las sartenes de forma impecable

  • Para hacer brillar los utensilios de acero inoxidable, podemos agregar unas gotas de vinagre o zumo de limón.
  • Siempre es importante secar bien las sartenes antes de guardarlas.
  • Al almacenar las sartenes es preferible utilizar protectores de sartenes para evitar arañazos.
  • En el caso de que las sartenes no queden limpias en el lavavajillas, es recomendable sacarlas cuando esté a máxima temperatura, pasar un estropajo y volver a meterlas en el lavavajillas.
  • Antes de estrenar sartén siempre cubre un centímetro de su fondo con vinagre y deja reposar durante una hora. Luego limpia bien las sartenes, seca y frota con una pequeña cantidad de aceite.

Cómo secar las sartenes

Es muy importante secar bien sartenes tras su limpieza, ya que así evitarás que se oxiden. Nuestro consejo: secar las sartenes con un paño suave o papel de cocina, hasta que no quede ni una gota de agua.

Cuidados especiales a la hora de limpiar las sartenes

Las sartenes son utensilios delicados, ya que si no las limpiamos bien podemos estropearlas. Esto es lo que tienes que tener en cuenta para una limpieza correcta:

  • Evitar utensilios metálicos. Utiliza preferiblemente utensilios de madera, de silicona o nylon para evitar rayar la superficie de ollas y sartenes.
  • Evitar cortar alimentos encima de la sartén, para no dañar el revestimiento.
  • No dejar al fuego la sartén sin supervisión. Si la calentamos durante mucho tiempo sin cocción podríamos llegar a quemarla.
  • Al lavar las sartenes, evitar esponjas duras, ya que pueden dañar la superficie.

Cómo limpiar las sartenes quemadas

Todos tenemos en casa una sartén quemada que no hay forma de limpiar. Para que puedas limpiar y aprovechar estas sartenes, te damos algunos trucos, ¡y todos con remedios naturales!

Vinagre blanco y bicarbonato de sodio

El vinagre blanco y el bicarbonato de sodio son muy recurridos a la hora de limpiar en la casa. En el caso de las sartenes nos ayudarán a dejarlas limpias y brillantes. Para ello, debemos coger ½ cucharada de vinagre blanco, una taza de agua (250 ml) y dos cucharadas de bicarbonato de sodio (30 gramos).  Te enseñamos el paso a paso:

  1. En primer lugar, vierte el vinagre blanco sobre la sartén quemada.
  2. Añade el agua y ponlo a hervir.
  3. A continuación, retira la sartén del fuego y agrega el bicarbonato de sodio. Comenzará a reaccionar con un efecto efervescente, lo que hará que la suciedad se despegue con facilidad.
  4. Después, frota con la esponja del estropajo y desecha los restos quemados.
  5. Por último, si queda algún residuo pegado, frota sobre él con bicarbonato de sodio seco.

Bicarbonato de sodio y limón

El bicarbonato de sodio tiene un poder astringente lo que nos ayudará a remover antes los residuos de grasa de la sartén. Pero, además, combinado con limón, desincrusta con facilidad los restos quemados. Como en el caso anterior, solo necesitas dos ingredientes que todos tenemos en casa, que son dos cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g) y medio limón. Estos son los pasos que debes seguir para limpiar una sartén quemada con este remedio:

  1. Antes de nada, distribuye el bicarbonato de sodio sobre la sartén.
  2. Después, toma el medio limón y frota por toda la superficie.
  3. Restriega durante unos minutos hasta que la sartén adquiera su aspecto brillante original.
  4. Si las manchas no terminan de desaparecer, caliéntala con un poco de vinagre y repite el proceso.

Ahora que ya sabes cómo limpiar sartenes, descubre cómo limpiar la vitrocerámica o cómo limpiar el acero inoxidable.

Descubre nuestra selección de sartenes