Habitación con suelo y paredes blancas, espejo y jarrón de plantas minimalista

Por la mañana empezamos el día frente al espejo con el cepillo de dientes en la mano. Antes de una cita importante, pasamos horas mirándonos al espejo para ponernos guapos. Salimos de casa y damos un último vistazo al espejo para comprobar que ropa y pelo están perfectos. Espejo. Espejo. ¡Espejo! Hay un espejo en muchos momentos de nuestro día a día. Nos ayudan y, a la vez, decoran y suman luz y espacio a nuestra casa: pocas piezas ofrecen tanto juego en interiorismo como los espejos. ¡Son un detalle más que imprescindible! Además, un marco tiene el poder de convertir un espejo simple en un auténtico objeto de deseo. Por eso, hoy te proponemos 5 ideas DIY para convertir tu espejo en el más original de los espejos decorativos.

¿Te animas a hacerlas?

1. Un espejo decorativo con flores artificiales

¿Te gustan los interiores románticos?, ¿el look afrancesado?, ¿los estampados de flores? Entonces, este espejo decorativo te encantará. Es ideal para decorar un tocador. Haz una selección de las flores artificiales que más te gusten, corta los tallos –unas tijeras de jardinero te servirán–, fija las flores en el marco con una pistola de silicona caliente, et voilà! ¿Y si tu espejo no tiene marco? ¡No hay problema! Puedes hacer lo mismo fijando las flores al borde del vidrio. Es más, os proponemos una idea todavía más interesante: si tu espejo es redondo, puedes hacer una corona de flores artificiales enrollando los tallos en un alambre con forma de circunferencia. Una vez hecha la corona, la pegas en el espejo y ya tienes un elemento decorativo romántico y muy original para tu casa.

2. Un espejo decorativo con conchas

De innegable look mediterráneo, este espejo decorativo es ideal para vestir las paredes de casa de mar y costa. ¡Ah! Y queda perfecto en cualquier estancia, desde el recibidor hasta el baño. Necesitarás conchas, un poco de arena fina y una pistola de silicona caliente. ¿Que no sabes por dónde empezar? ¡Sigue nuestro paso a paso!

Paso a paso para crear tu espejo decorativo de look mediterráneo:

  1. Limpia a fondo el espejo de suciedad y grasa. La mejor manera de hacerlo es usando un producto que disuelva la grasa, como un quitaesmalte, alcohol, un detergente desengrasante o vinagre disuelto en agua. A continuación, seca el espejo con un paño de microfibra para no dejar pelusa (o con papel de periódico arrugado, si lo prefieres).
  2. Ahora empieza con las piezas grandes: pon un poco de silicona en la concha y presiónala inmediatamente sobre el espejo. Muy importante: pega cada concha individualmente para evitar que el pegamento se seque antes de pegarlas.
  3. ¿Te gustaría embellecer tu espejo con un poco de arena? Aplica una cantidad generosa de silicona en una área del espejo. A continuación, pon la arena sobre ella y presiona firmemente. Es mejor trabajar en secciones pequeñas para evitar que la cola se seque demasiado rápido.
  4. Cuando todo esté seco, levanta el espejo y agítalo ligeramente sobre un papel de periódico para que caigan las piezas que no se hayan encolado bien o la arena sobrante. Sopla alrededor de las conchas para eliminar los granos de arena sueltos; también se pueden quitar con un cepillo de dientes viejo.

3. Un espejo decorativo mix&match

¿Quieres darle un aire original a tu espejo y así convertirlo en un original espejo decorativo? ¡Puedes hacerlo con infinidad de materiales! La mezcla consigue crear piezas únicas. Madera, cuerda, monedas antiguas… Encolar una cuerda sobre un marco da un aire marinero muy rústico. Las monedas antiguas pueden conseguir un estilo original, entre vintage e industrial. Incluso unas pinzas de madera encoladas en el borde pueden transformar un espejo redondo en una especie de espejo “solar”. No le tengas miedo a espejos que puedan ser más suntuosos porque, aunque el espacio sea pequeño, seguirán creando sensación de amplitud y dándole mucha originalidad a la estancia.

4. Un espejo decorativo con botones viejos

Los botones viejos también pueden ser muy decorativos, ¿no te parece? En este caso, habría que pegar con silicona caliente o cola de carpintero tu colorida colección de botones –pequeños, grandes, mates o nacarados– en el marco del espejo. Así conseguirás convertirlo en un elemento decorativo divertido y original, perfecto para el recibidor o la habitación de los niños. ¡Ah! Ten en cuenta que, para realizar este espejo decorativo, los botones planos son los que mejor te irán.

5. Un espejo decorativo con pintura

Puedes pintar el marco… ¡o pintar incluso el espejo! Dependiendo de lo que prefieras, necesitarás un tipo de pintura distinta. Es una de las opciones DIY más sencillas y que mejor pueden encajar en casa porque, en cuanto a colores, hay infinidad entre los que escoger y siempre conseguirás el tono que sintonice con tu hogar. ¡Ah! Y otra buena noticia: pintar es fácil y te permite cambiar el color de tu espejo decorativo cuando te canses, ¡o por temporada! En primavera, verano, Navidad…

4 tips para pintar tu espejo perfecto

  1. Pinta el espejo sobre una superficie plana protegida con papel.
  2. Antes de pintar, limpia bien el espejo y sécalo.
  3. Pinta de atrás hacia delante, comienza con los fondos y luego trabaja los detalles.
  4. No cuelgues el espejo en la pared hasta que la pintura se haya secado completamente, ya que puede estropearse fácilmente.

¿Dónde quedará mejor tu espejo decorativo?

Cualquier lugar será ideal: los espejos son en sí mismos una obra de arte y podemos utilizarlos para darle un toque especial a cualquier estancia. De hecho, se deberían colocar en todas las habitaciones ya que un cuarto sin espejo es como una habitación sin ventanas. Eso sí, cuélgalos a la altura de los ojos para que sean útiles. En el pasillo, nos permite alargarlo visualmente (si está al final) o ensancharlo, si lo colocamos en uno de los laterales. En el dormitorio, sobre el tocador o en la puerta del armario, es perfecto para ayudar a iluminar y proporcionar más superficie reflectante. En el salón o el comedor los espejos se acoplan muy bien sobre el sofá o colocados en la pared correspondiente al lado más largo de la mesa. Cerca de la entrada o en el recibidor son esenciales, así podemos vernos y repasar los últimos retoques antes de salir a la calle. En el cuarto de baño resultan, por supuesto, indispensables: sobre el mueble del lavamanos y siempre con muy buena iluminación.

¡Otro detalle a tener en cuenta! Que el espejo sea proporcional al espacio; si es demasiado pequeño, hay que acompañarlo para que luzca. ¿Un ejemplo? Si tienes un espejo decorativo pequeño pero te gustaría ponerlo sobre el sofá, lo mejor es acompañarlo de una composición de cuadros.  

¿Y sabías que, dependiendo de dónde lo coloques, un espejo decorativo puede conseguir que tu estancia se vea más luminosa? Nuestros expertos en interiores recomiendan colgarlo (o apoyarlo) de tal manera que la luz exterior o la de una lámpara incida en él: de esta manera, el espejo la refleja y, con ello, multiplica su efecto. Por la noche, puedes crear una atmósfera especial colocando unas velas delante del espejo o una lámpara con luz cálida. También puedes jugar con la posición e inclinación de los espejos y utilizarlos para iluminar zonas en penumbra.

Un consejo: si tienes varios espejos decorativos juntos, que no sean demasiado grandes, ya que fácilmente recargarían la pared. En este caso, es mejor elegir espejos decorativos de diferentes tamaños, pero con un diseño similar.

7 claves para colgar correctamente los espejos

  1. Los espejos decorativos grandes pueden ser poco manejables y pesados. Por esta razón, solo deben colgarse con los tornillos, tacos o soportes suministrados, y siguiendo las instrucciones. ¡Ah! Y busca ayuda para colgarlos si no quieres hacer malos gestos que puedan lesionarte: mejor si hay al menos dos personas para la tarea.
  2. Los espejos decorativos deben colgarse a la altura de los ojos. Si son de cuerpo entero, es aconsejable comprobar de antemano la altura a la que debes colgar el modelo por encima del suelo, según quién vaya a mirarse en él.
  3. Si cuelgas tu espejo decorativo para que refleje la luz de la ventana opuesta, toda la habitación parecerá más grande. En un pasillo oscuro sin ventanas ni luz adicional, lo ideal es colgar un espejo frente a la puerta principal.
  4. ¿No quieres taladrar ni atornillar? Hay soluciones adhesivas extrafuertes que funcionan muy bien para colgar espejos, especialmente si no son muy grandes.
  5. Otra alternativa económica para los espejos de pared en el baño son los prácticos azulejos de espejo. Son muy ligeros y normalmente se pegan con una cinta adhesiva fuerte. De este modo, las paredes o las puertas enteras pueden transformarse en espejos de pared con un aire retro nostálgico. ¡Y todo esto sin necesidad de hacer agujeros!
  6. La humedad puede estropear el esmalte del espejo y hacer que se “pique”. Para que el espejo brille como nuevo durante muchos años, hay que evitar colocarlo en sitios húmedos. En el mercado hay selladores especiales para los espejos de baños.
  7. Nada de experimentar. Los espejos son muy frágiles y las personas supersticiosas pueden acabar con mala suerte ¡durante los próximos 7 años!

¿Ya tienes toda la información que necesitabas para transformar cualquier espejo en un espejo decorativo? ¡Genial! Pues sigue conectado a nuestra tienda online. En Westwing encontrarás la inspiración para decorar tu casa con mucho estilo y personalidad.